No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Alharaca

Alharaca

 

ISBN: 9786073005579

Autor(es): Raya, Javier

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección de Literatura

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$77

Precio Habitual: MXN$110

ISBN/ISSN 9786073005579
Entidad Académica Dirección de Literatura
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Poesía
Número de páginas 112
Tamaño 20 x 13.5 x 1
Terminado o acabado Rústica
Idioma Español

Detalles

Poeta funámbulo y mutante, en estas páginas Raya transita de la sencilla gravedad de la Pavane...raveleana a la festiva Ornitología de - ¿quién otro? - Charly Bird Parker, desmarcándose de estrategias postemporáneas y poéticas "de riesgo" reconocibles en títulos previos, para tensar la cuerda no menos peligrosa de una poesía intimista y entrañable -familiar en el sentido más amplio- en que la exposición emocional se encuentra siempre al límite, exactamente temperada por la respiración de quien inhala un aire denso con la confianza -nunca fe ciega- de purificarse en cada exhalación.

Raya, Javier

Ciudad de México, 1985. Escritor, traductor y tallerista. Hizo estudios de letras hispánicas en la UNAM. Ha publicado las colecciones de poemas El libro de Pixie (Torre de Babel 2010), Ordalía (Limón Partido, 2011), Por los rasgos de una bayoneta (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2011), Disentimientos de la nación (Ediciones Liliputenses, 2015), así como el ensayo Ejercicios de mecanografía (Centro de Cultura Digital/Malaletra, 2017 y la novela La rebelión de los negros (Cooperativa Editorial Ámbar, 2017). Tradujo Electropoeta: la leyenda de Silvery McLune, de Lionel Kearns, y NoVOGRAFÍAS, de Logan Philips. Parte de su trabajo ha sido traducido al inglés, portugués, árabe y spanglish.

RESPIRA Respira, Cuerpo. Respira, pulmón, ala de ceniza, árbol de sangre. Cómete el aire del mundo y no dejes nada salir. Ábrete como la boca de un océano, trágate las ciudades costeras, las palemras y los turistas. Nos hemos acostumbrado al desastre, Cuerpo, a ser ola y ser puño de agua, a tener un corazón impredecible, una tormenta de arena en el lugar de los ojos, una pareja de azores suicidas oteándose, cazándose en nuestras manos nerviosas. Respirar, lo importante es seguir respirando: la elaboración del poema sigue la misma ruta que el instante de un choque de autos: va del desastre hacia la exposición última del desastre, cuando lo real se vuelve una sospecha, un olor a combustible y sangre mojando vidrios y mujeres gritando como detrás de una pared muy delgada. (El paréntesis entre el instante y el instante: el poema y la escritura del poema. No lo que del poema vanamente pretendemos, sino lo que somos cuando el poema con más resignación que sabiduría nos aloja.) Repetición que es ciega obediencia; sabiduría que es torpe repetición. Pero la muerte que viaja en el asiento del copiloto es la que dicta las vueltas y los nombres que un auditorio de transeúntes ve pasar desde sus ventanillas: espectáculo que olvidarán -meras palabras- sus ojos acostumbrados a la estupidez, a la velocidad inmóvil del tránsito, al _zapping_.

Alharaca

MXN

MXN$110

0