No tiene artículos en su carrito de compras.

Importe: $0
  • Red de Librerías
  • Mi cuenta
  • Carrito de compras
  • Buscar
  • Buscar
  • Menú

Bibliomanía

Bibliomanía

Mucho se ocupó el siglo XIX de la mente humana. Fue el tiempo en el que nació la psiquiatría y el psicoanálisis y en el que varios estudiosos, sobre todo galos se preguntaron si la escritura no es la huella del delirio solitario. En 1934, Raymond Queneau buscó editorial para su manuscrito En los confines de las tinieblas que es una antología de los alienados franceses del siglo XIX que fueron publicados. No fue el primer intento, pero sí el más esforzado, por presentar la locura a través de las letras. Escribir puede derivar en la vesania o quizá sea un conjuro para ella. No por nada Georges Bataille dijo: "pienso que lo que me obliga a escribir es el miedo a volverme loco". Pero, ¿es posible que los libros conduzcan a la demencia?

  Precio Cantidad
Bibliomanía
  • Libro Impreso Impreso
$68
$97
  • ISBN/ISSN: 9786070272776
  • Dependencia editora: Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial
  • Edición o Número de Reimpresión: 1a reimpresión de la 1a edición, año de reimpresión -2019-
  • Tema: Literatura universal
  • Número de páginas: 45
  • Peso en Kg: 0.5000
  • Tamaño: 11.5 x 17
  • Terminado o acabado: Rústico
  • Idioma: Español

Flaubert, Gustave

(Ruán, Francia, 1821 - Croisset, id., 1880) Escritor francés. Cronológicamente el tercero de los grandes novelistas del realismo francés (tras Stendhal y Balzac), Gustave Flaubert fue el más exigente y perfeccionista de ellos en materia de objetividad y estilo. Hijo de un médico, la precoz pasión de Flaubert por la literatura queda patente en la pequeña revista literaria Colibrí, que redactaba íntegramente, y en la que de una manera un tanto difusa pero sorprendente se reconocen los temas que desarrollaría el escritor adulto.
Estudió derecho en París, donde conoció a Maxime du Camp, cuya amistad conservó toda la vida, y junto al que realizó un viaje a pie por las regiones de Turena, Bretaña y Normandía. A este viaje siguió otro, más importante (1849-1851), a Egipto, Asia Menor, Turquía, Grecia e Italia, cuyos recuerdos le servirían más adelante para su novela Salambó.
Excepto durante sus viajes, Gustave Flaubert pasó toda su vida en su propiedad de Croisset, entregado a su labor de escritor. Entre 1847 y 1856 mantuvo una relación inestable pero apasionada con la poetisa Louise Colet, aunque su gran amor fue sin duda Elisa Schlésinger, quien le inspiró el personaje de Marie Arnoux de La educación sentimental y que nunca llegó a ser su amante.
Los viajes desempeñaron un papel importante en su aprendizaje como novelista, dado el valor que concedía a la observación de la realidad. Flaubert no dejaba nada en sus obras a merced de la pura inspiración, antes bien, trabajaba con empeño y precisión el estilo de su prosa, desterrando cualquier lirismo, y movilizaba una energía extraordinaria en la concepción de sus obras, en las que no deseaba nada que no fuera real; ahora bien, esa realidad debía tener la belleza de la irrealidad, de modo que tampoco le interesaba dejar traslucir en su escritura la experiencia personal que la alimentaba, ni se permitía verter opiniones propias.
Su voluntad púdica y firme de permanecer oculto en el texto, estar («como Dios») en todas partes y en ninguna, explica el esfuerzo enorme de preparación que le supuso cada una de sus obras (no consideró publicable La tentación de san Antonio hasta haberla reescrito tres veces), en las que nada se enunciaba sin estar previamente controlado. Las profundas investigaciones eruditas que llevó a cabo para escribir su novela Salambó, por ejemplo, tuvieron que ser completadas con otro viaje al norte de África.
Su primera gran novela publicada, y para muchos su obra maestra, es Madame Bovary (1856), cuya protagonista, una mujer mal casada que es víctima de sus propios sueños románticos, representa, a pesar de su propia mediocridad, toda la frustración que, según Flaubert, había producido el siglo XIX, siglo que él odiaba por identificarlo con la mezquindad y la estupidez que a su juicio caracterizaba a la burguesía.
De esa misma sátira de su tiempo participa toda su producción, incluido un brillante, aunque inacabado, Diccionario de los lugares comunes. La publicación de Madame Bovary, que supuso su rápida consagración literaria, le creó también serios problemas. Atacado por los moralistas, que condenaban el trato que daba al tema del adulterio, fue incluso sometido a juicio, lo cual lo decidió emprender a un proyecto fantasioso y barroco, lo más alejado posible de su realidad: Salambó, que relataba el amor imposible entre una princesa y un mercenario bárbaro en la antigua Cartago.
Su siguiente gran obra, La educación sentimental (1869), fue, en cambio, la más cercana a su propia experiencia, pues se proponía describir las esperanzas y decepciones de la generación de la revolución de 1848. Su última gran obra, Bouvard y Pécuchet, que quedaría inconclusa a su muerte, es una sátira a la vez terrible y tierna del ideal de conocimiento de la Ilustración.
La abundancia de los trabajos que posteriormente se han dedicado a Gustave Flaubert, y en particular a su estilo, confirma el papel central que desempeñó en la evolución del género novelístico hasta la mitad del siglo XX.

Camilo Ayala Ochoa

Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México y maestro en Doctrina Social Cristiana por la Universidad Pontificia de Salamanca, España. Ha sido bibliotecario, corrector, ilustrador, escritor, guionista, redactor, editor, encuadernador, catalogador y consultor de editoriales. Ha impartido cursos y conferencias en diversas universidades del país y en el extranjero. Ha organizado distintos eventos nacionales e internacionales. Fue editor del boletín Leer en común del Programa Nacional Salas de Lectura del Conaculta. Ha sido publicado en las revistas Orden, Vértice, Obra Negra, Etcétera, Humanidades, UNAM Hoy, Eutopia, Acalán, Quehacer Editorial, Letralia, Cultura y Arte de México, educ@upn.mx, La Otra L, Relaciones Internacionales y Revista Alternativas. Es editorialista del programa de radio Interlínea. Cultura Editorial de la Universidad Autónoma Metropolitana. Es miembro del comité editorial de la colección Pequeños Grandes Ensayos de la UNAM y de la revista Quehacer Editorial. Es autor de los libros Hidalgo: el despertar de una libertad ausente (2010), Himno nacional mexicano (2011) y La cultura editorial universitaria (2015). Fundó el Banco de Información de Historia Contemporánea del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Creó el Centro de Información Libros UNAM de la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, dependencia universitaria donde ha ocupado distintos cargos y actualmente es jefe del Departamento de Contenidos Electrónicos y Proyectos Especiales. Es, además, miembro del Instituto del Libro y la Lectura y del grupo La Tertulia Editorial.

Productos Relacionados

Bibliomanía

MXN

$97

0