No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Villancicos que se cantaron en la catedral de México (1693-1729)

Villancicos que se cantaron en la catedral de México (1693-1729)

 

ISBN: 9786073002882

Autor(es): Anastasia Krutitskaya

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Filológicas / Escuela Nacional de Estudios Superiores / Unidad Morelia

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$340
ISBN/ISSN 9786073002882
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Filológicas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Poesia
Colaborador Escuela Nacional de Estudios Superiores, Unidad Morelia
Número de páginas 412
Tamaño 23x14x2.5
Terminado o acabado rústico
Idioma ESPAÑOL
Contenido INTRODUCCIÓN 7
Criterios de edición 9
VILLANCICOS QUE SE CANTARON EN LA CATEDRAL DE MÉXICO (1693-1729) 13
Notas complementarias 139
ESTUDIO
PERSPECTIVA HISTÓRICA
Del villancico profano al villancico religioso: los cancioneros
poético-musicales de los siglos xv y xvI 159
Características del villancico religioso del siglo XVII . 163
El carácter teatral de los villancicos religiosos del siglo XVIII 165
El villancico religioso en la Nueva España 167
EL LUGAR DEL VILLANCICO EN LAS CELEBRACIONES RELIGIOSAS
La concepción del tiempo litúrgico, el oficio divino y las fiestas de la Iglesia 181
Villancicos vs. Responsorios: los antecedentes de esta práctica, sus adversarios y defensores 185
La música barroca y la composición de villancicos religiosos 191
Sobre el cabildo catedralicio y las funciones de sus miembros 194
La capilla musical de la catedral de México 196
¿Cómo se cantaban los villancicos en la catedral de México? 198
LAS FIESTAS Y LA IGLESIA 205
Fiestas cristológicas 210
Navidad (1693 -1715) 211
Ascensión 221
Corpus Christi: la fiesta del Santísimo Sacramento 223
Fiestas marianas 230
Concepción de Nuestra Señora (1698-1728) 234
Nuestra Señora de Guadalupe (1694-1728) 241
Asunción de Nuestra Señora (1701-1729) 260
Natividad de Nuestra Señora (1699-1713) 270
Fiestas del santoral 279
San Eligio 281
San Ildefonso 286
San Pedro Nolasco (1714-1719) 290
San José (1717) 297
San Pedro (1699-1726) 302
Santa Rosa 325
RECURSOS POÉTICOS
Variedades y funciones de las formas métricas 333
La versación de las introducciones 335
La versación de los estribillos 336
La versación de las coplas 346
El hilo de la rima 356
Rasgos populares 361
Rasgos teatrales 369
REFLEXIONES FINALES
Los villancicos religiosos entre artes y géneros 375
Modelos poéticos 382
Figuras cristológicas 382
Figuras marianas 383
Ejes del ciclo cristológico 383
Ejes del ciclo mariano 384
Paradigmas estructurales 386
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS 389
ÍNDICE DE PRIMEROS VERSOS 409

Detalles

Durante los siglos XVII y XVIII el villancico religioso tuvo una extraordinaria difusión en Hispanoamérica y produjo un importante legado cultural, integrándose plenamente a la fiesta barroca en un entorno litúrgico y ceremonial. Este libro contiene la edición crítica y el estudio de los textos de ochenta y cinco villancicos y una cantata que se conservan en partituras y forman parte del Fondo Estrada del Archivo del Cabildo de la Catedral Metropolitana de México. Se trata de las obras de autores como Agustín de Sala-zar y Torres, José Pérez de Montoro, Felipe de Santoyo y Diego de Ribera, entre otros -aunque la gran mayoría de ellas permanece anónima-, que fueron musicalizadas por los maestros de capilla Antonio de Salazar y Manuel de Sumaya. La exhaustiva investigación de archivo aporta datos para la historia de la circulación de los textos de villancicos desde su transmisión musical manuscrita hasta la transmisión impresa. El estudio aborda el villancico religioso desde la perspectiva histórica, examina su lugar en las celebraciones religiosas, analiza los textos en función de cada festividad específica y, finalmente, indaga sobre los recursos poéticos utilizados, así como sus rasgos populares y teatrales, para contribuir al tema de la migración de tópicos y motivos literarios de texto a texto en los límites de cada fiesta y entre una fiesta y otra. Desde su doble función -lúdica y adoctrinadora-, estas composiciones concurren en la celebración catedralicia y ocupan un lugar fundamental en la literatura y en la música novohispanas.

Anastasia Krutitskaya

Es Licenciada en Filología Románica por la Universidad Estatal de San Petersburgo, Rusia y Doctora en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó el posdoctorado en el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (UNAM). En el 2013 obtuvo el Premio Internacional “Margit Frenk” a la investigación sobre tradiciones poéticas. Sus principales líneas de investigación son: la literatura virreinal, los villancicos religiosos en la Nueva España y la religiosidad popular en la Nueva España.

El villancico religioso en los siglos xvii y xviii tuvo una extraordinaria difusión en España y Latinoamérica, y produjo un importante legado cultural. Son composiciones literario-musicales integradas por un estribillo, precedidas a veces por una introducción, que alternan con una o más coplas, y que cobran vida principalmente en el ámbito eclesiástico. Se interpretaban en las catedrales e iglesias durante diferentes festividades del año litúrgico, y su ejecución estaba a cargo de una capilla musical compuesta por un maestro de capilla, el coro y los músicos que tocaban diferentes instrumentos. El público podía variar considerablemente de iglesia a iglesia, pero en las fiestas principales asistían a la catedral el virrey, la Real Audiencia, los tribunales y toda la "nobilísima ciudad". Los villancicos adquieren una significación especial en el momento de su ejecución: son la manifestación de todo un mundo cultural y de sus tradiciones que conjugan la música, la poesía y la representación. La fuente principal de este trabajo es el Fondo Estrada del Archivo del Cabildo de la Catedral Metropolitana de México. El Fondo consta de 123 partituras, una de las cuales es pieza instrumental, ocho están en latín y las demás en español. Abarca, principalmente, la última década del siglo xvII y las primeras tres décadas del siglo xviii, que en su mayor parte corresponden a la obra de los maestros de capilla Antonio de Salazar y Manuel de Sumaya. También contiene algunas obras de Ignacio Jerusalem, Joseph Lasso, Ubeda, Matheo de la Rocca, Juanas, Contreras, Dallo y Francisco López. La historia del Fondo Estrada empieza para nosotros en el año 1998, cuando la familia del maestro Jesús Estrada decidió obsequiar esta colección a El Colegio de México. El director de El Colegio de México en aquel momento, el doctor Andrés Lira, amigo del padre Luis Ávila Blancas, el entonces director del Archivo del Cabildo de la Catedral Metropolitana de México, pensó que el lugar adecuado para estos manuscritos sería la catedral de México, su lugar de origen, y se la devolvió a la Iglesia. Así fue como esta colección llegó a los ojos de los investigadores y los musicólogos. El Archivo del Cabildo se abrió al público en 1995. Antes de esta fecha era difícil obtener acceso a los documentos debido a la política conservadora de la Iglesia respecto a la preservación de sus acervos. Sin embargo, en 1971 Thomas Stanford elaboró un catálogo general del archivo musical del cabildo que posteriormente fue publicado por la UNAM. En el catálogo de Stanford no figuran las piezas del Fondo Estrada y su trayectoria anterior al año 1998 sigue siendo un misterio. Por otra parte, el catálogo mencionado describe otras piezas musicales en lenguas vernáculas, posteriores a 1730, que no formarán parte de este estudio pero que representan valioso material para la historia literaria. Todos los textos son manuscritos y ninguno menciona el nombre del autor de la letra. El villancico era una composición musical que no estaba pensada para representarse repetidas veces; por el contrario, lo que se buscaba era que fuera original y que sorprendiera al público. Esto no impedía que tanto la música como la letra pudieran ser reutilizadas en diferentes catedrales y adaptadas a otras fiestas. La letra de los villancicos se imprimía en forma de pliego suelto para que los oyentes pudieran seguir el texto en ocasiones oscurecido por la interpretación musical (Sánchez Siscart, 1989: 328). Después de las partituras musicales, los pliegos sueltos son otra fuente de textos de villancicos y además un preciado apoyo para la investigación, pues en ellos se especifica el orden de los villancicos, el autor de la música y en muchas ocasiones de la letra, el lugar y la fecha en que se cantaron y la festividad para la que fueron compuestos. Existen testimonios de que en muchas ocasiones fueron los mismos maestros de capilla los que componían los versos, pero en otros casos recurrían a textos ya impresos o la letra se encargaba a otros villanciqueros, presbíteros y poetas, e, incluso, a autores renombrados. Un buen ejemplo de lo último son los villancicos de Sor Juana Inés de la Cruz. A major concernfor composers of villancicos was the acquisition of usable texts, a real challenge considering the number of sucia works a cathedral chapelrnas-ter was called upan to compose in a year. If one wrote, for example, the almost seventy-five villancicos specified in the chapelmaster's lob description at León Cathedral in 1663, the first requirement was the acquisition of seventy:five different texts, including more than thirty:fivefOr the octave of Corpus Christi (Laird, 1997: 153). La búsqueda constante de textos de villancicos, según Laird, englobaba al maestro de capilla que podía escribir los versos por su propia cuenta, la adquisición de pliegos sueltos de otras instituciones, el uso de colecciones publicadas y la contratación de un poeta, por parte de la institución, para escribir los versos de villancicos. La mayoría de los juegos que salieron de la imprenta y se cantaron en la catedral de México se encuentra actualmente en la John Carter Brown Library (Providence, Rhode Island), en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en la Biblioteca Palafoxiana (Puebla) y en la Biblioteca Cervantina (Monterrey), aunque también se preservan algunos ejemplares en la Biblioteca Nacional de España y en la de la Hispanic Society of America. Fue de sumo provecho consultar la colección de pliegos de villancicos y oratorios conservada en la Biblioteca Nacional de España, ya que permitió establecer antecedentes españoles de muchas piezas que se representaron posteriormente en la catedral de México. Por otro lado, el cotejo con los pliegos existentes de esta última también arrojó algunos resultados interesantes que se reflejan en las diferencias observadas entre la transmisión impresa y la trasmisión musical manuscrita. CRITERIOS DE EDICIÓN Dada la importancia del género del villancico eclesiástico en la vida social, cultural y religiosa de la época, la intención fue realizar un estudio literario, por un lado, y, por el otro, la edición crítica del corpus de textos de los villancicos del Fondo Estrada del Archivo del Cabildo de la Catedral Metropolitana de México (86 composiciones), que corresponden a la última década del siglo XVII y las primeras tres décadas del siglo XVIII. La primera dificultad consistió en la transcripción de los villancicos, conservados en partituras musicales, que son conjuntos de hojas sueltas o particelas. La música vocal polifónica llegaba a representarse en ocasiones hasta en dieciséis partes, resguardando cada una la notación musical y el texto para una sola voz, donde el texto aparece escrito debajo del pentagrama. La carilla externa de la primera hoja suele hacer de portada y la interna contiene la parte del bajo continuo. Frecuentemente el texto de una parte no correspondía al texto de otra, ya que las voces durante la ejecución se sobreponían y llevaban melodías diferentes. De tal manera que en ocasiones la reconstrucción del texto literario solo con la ayuda de los musicólogos se pudo reconstruir, parte por parte, el texto completo de algunos villancicos, restableciendo primero la partitura en su totalidad. En este sentido agradezco la ayuda brindada por parte de los musicólogos Bárbara Pérez Ruíz y José de Jesús Herrera Zamudio. En el subsiguiente proceso de la edición se fijó el texto, se quitaron las reiteraciones, que se explican por el ornato musical, y se estableció la disposición en versos. Se utilizaron los siguientes criterios de modernización: 1. Se modernizaron la acentuación (a excepción de casos que presentan diéresis y sinéresis), la puntuación y el uso de las mayúsculas.' 2. Se desarrollaron las abreviaturas. 3. Se modernizaron las grafías que no tuvieran valor fónico en el caso de las antiguas, las alternancias gráficas y las grafías latinizantes: 3.1. por o (dexad = dejad, descoxe = descoge); 3.2. por o por (magestad = majestad, recoje = recoge); 3.3. .<>. por (abraso = abrazo); por (nace = nace); por (pazes = paces); 3.4. ante por (quatro = cuatro); 3.5. por (reduse - reduce); por (sagalejos zagalejos); por (assusenas = azucenas);2 3.6. por (aciento = asiento); por (zaña = saña); 3.7. o (delante de e, i) por (asenso = ascenso, de-cender = descender); 3.8. (delante de e, i) por (exedo = excedo, exelsa excelsa); 3.9. por (esquisito = exquisito y esenciones = exenciones) y por (explendores = esplendores); 3.10. por (agassajan = agasajan); 3.11. o por o (alva = alba, niebe = nieve); 3.12. o con valor vocálico y semivocálico por o (Reyna = Reina, induje = incluye); 3.13. por <11> (ayá = allá);3 3.14. con valor vocálico por (vno = uno); 3.15. o por o (derota = derrota, rrecusan = recusan) 3.16. o <0> por <0> o (dado = helado, herrores = errores, aoga = ahoga, al = ahí); 3.17. los grupos consonánticos o vocálicos, cultos o no, (tropheo = trofeo), (throno = trono), (Christo -Cristo, cherubín - querubín), (fee = fe), (profhetas = profetas), (ante a, o, u) (ecco = eco), (apparedda = aparecida), (Redemptor = Redentor), (triumfo = triunfo). 4. Se conservaron las grafías con valor fonético: 4.1. de las oscilaciones en los grupos consonánticos cultos t/ct (delante de e, i) (fruto /fructo), c / cc (océano / occéano), m / mm (inmune / immune), s / bs (ostenta / obstenta); 4.2. de las líquida (sciencia); 4.3. de los demostrativos aqueste, aquesta, aquese, etc. 5. Se mantuvieron las contracciones de la preposición de (desta). Todos los textos van encabezados por el título de la festividad a que corresponden. Entre paréntesis figura el año de la ejecución del villancico en la catedral de México. Cuando la fecha se indica entre corchetes, se trata de atribución nuestra a partir de coincidencias con pliegos sueltos impresos. Al final de cada texto aparece el aparato de notas que indica la referencia de la fuente en el Archivo del Cabildo de la Catedral Metropolitana de México; el número en el catálogo elaborado por el proyecto Musicat del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM; el nombre del autor del texto literario, en caso de lograr identificarlo; el nombre del compositor que compuso la pieza; la descripción del soporte, y el título completo de la composición que aparece en la portada, normalizado. En "Correspondencias" figura la información sobre los pliegos de villancicos contemporáneos o anteriores, así como obras poéticas de diversos autores, donde aparece impreso el texto con o sin modificaciones. Se añade el campo de "Estudios", donde se incluyen referencias bibliográficas sobre cada texto. En "Datos musicales" se incorpora información como la cantidad de voces y su distribución en los coros.

Villancicos que se cantaron en la catedral de México (1693-1729)

MXN

MXN$340

0