No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Sonidos símbolo: una etnografía del calendario ceremonial de los huaves de San Mateo del Mar

Sonidos símbolo: una etnografía del calendario ceremonial de los huaves de San Mateo del Mar

 

ISBN: 9786070283352

Autor(es): Campos Velázquez, Roberto

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Coordinación de Estudios de Posgrado

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$553

Precio Habitual: MXN$790

ISBN/ISSN 9786070283352
Entidad Académica Coordinación de Estudios de Posgrado
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2016-
Tema Arte sonoro
Número de páginas 380
Tamaño 21 x 14 x 1.7
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

En esta etnografía se estudian las expresiones sonoro-musicales que los huaves del municipio de San Mateo del Mar, Oaxaca (México), realizan al celebrar su calendario ceremonial. Músicas, toques de campanas, matracas y cornetas, ruidos de cencerros, silbos, gritos, onomatopeyas de sonidos naturales y parlamentos rituales bufos, conforman el repertorio de expresiones con el que esta sociedad sonoriza sus ritos, fiestas y ceremonias religiosas. ¿Qué sentido tiene esta producción sonora para los escuchas locales? ¿Qué consecuencias sociales se derivan de ella? Esta producción codifica conocimientos mítico-ontológicos, históricos, económicos, políticos y estéticos. Las fiestas y ceremonias conforman los marcos sociales dentro de los que la experiencia de escuchar en conjunto, deriva en un dispositivo que permite la reproducción dinámica de conocimientos y sentimientos sociales relevantes.

Campos Velázquez, Roberto

Ha realizado su carrera académica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es licenciado en Estudios Latinoamericanos por la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), y en Etnomusicología por la Facultad de Música (FaM); maestro y doctor en Antropología por el Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA). Actualmente es profesor del área de etnomusicología en la FaM. Forma parte del grupo de académicos que coordina el seminario permanente "La antropología de la música y la etnomusicología en México" en el IIA. Sus temas de estudio son: música y ritualidad, acustemología, y recién incursiona en los estudios de música popular. Este libro es producto de su investigación doctoral, con la que recibió el Premio Fray Bernardino de Sahagún otorgado por el INAH a la mejor tesis en antropología social y etnología en 2016.

Cada pieza musical huave -interpretada con flauta, tambores y caparazones de tortuga percutidos con un par de cuernos de venado- es una pieza única, al mismo tiempo que es igual o similar a otras de su mismo género. Cada una tiene una estructura que la singulariza, es decir, un número determinado de enunciados melódicos con un acomodamiento particular y un número de patrones métrico-rítmicos determinados por los enunciados melódicos y por la estructura global de la pieza. Las piezas musicales huaves empiezan con una sección introductoria, una suerte de desorden organizado en donde las distintas fuentes sonoras aparecen e intervienen alternadamente. Luego viene la parte intermedia, esto es, la realización propiamente de una pieza, cualquiera que ésta sea. En esta sección intermedia se impone un pulso más bien rápido y la rítmica propia de esa pieza. Una vez que los músicos estabilizan la realización de esta parte intermedia, no hacen más que repetirla cíclicamente -alinoik nomb I otra vuelta más, de nuevo -. Cada vuelta, es decir, cada repetición de la estructura global de esta sección intermedia, puede variar un poco, pero la singularidad de la pieza no se ve alterada. Cuando un flautista decide ponerle fin a la pieza, éste hace una rápida figura melódica que indica que viene el final, o también deja una nota tenida o hace un gesto con la cabeza para que sus compañeros se pongan atentos. Las salidas de las piezas huaves son como una desfragmentación de la pieza que se estaba interpretando. Vuelve esa especie de desorden organizado, luego el fin, el silencio o el descanso. Como las piezas huaves, el calendario ceremonial es algo que se repite cíclicamente. El ciclo, como las piezas musicales huaves, corresponde a una sucesión ordenada de eventos, acciones y actuaciones. Yo llegué a San Mateo del Mar en algún momento del ciclo y participé observando, a veces haciendo mandados o repartiendo copitas de mezcal entre la concurrencia, como es la costumbre, sobre todo para aquellos de menor rango o que simplemente no tienen rango. Como llegué en Semana Santa, de 2005, la vuelta ya había empezado -es decir, las autoridades tradicionales ya estaban instauradas en sus cargos y la fiesta de la Virgen de la Candelaria ya había pasado-. En cada vuelta del ciclo hay cosas que se realizan y otras que no -este año una fiesta sí, el año pasado no, el que viene quién sabe-. Pero en una vuelta también puede realizarse todo, es decir, todos los componentes del ciclo, completo. Las razones son circunstanciales -"el año pasado no hubo mayordomo, este sí", "hace tres años el presidente municipal apoyó mucho"-. El asunto es que esto ha sido así siempre... o empezó a ser así en algún momento... o se fue haciendo así en el transcurso del tiempo. De modo que los huaves de otros tiempos y de otras generaciones también presenciaron algo de todo esto que se ve, se dice, se danza, se degusta y se escucha en las fiestas y ceremonias religiosas. Y en algún momento empezaron a llegar otras personas no huaves -lingüistas, sociólogos, cineastas, antropólogos y vagabundos- y algo de todo esto presenciaron, pensaron, interpretaron, escucharon, fotografiaron, dibujaron, filmaron y degustaron. Como un movimiento en espiral que se desarrolla en el tiempo, los huaves de la barra han celebrado su calendario ceremonial generación tras generación; ¿por qué? porque la fiesta, la ceremonia y el rito dentro de éstas, constituyen una sofisticada forma de conocimiento y de transmisión de saberes ancestrales. ¿Qué se conoce y qué se enseña en éstas? ¿Qué cosas se transfieren? ¿Qué imaginarios se movilizan? ¿Cómo se enseña, transfiere y moviliza todo aquello que se enseña en las fiestas y ceremonias? ¿Y el sonido? Los huaves de la barra expresan ideas religiosas, políticas, históricas y estéticas mediante sonidos no verbales -musicales o no musicales-; también escuchan o asocian ideas religiosas y políticas a expresiones o manifestaciones sonoras como los rayos. Aun limitada a la imagen, el sonido y la palabra, esta etnografía del calendario ceremonial tiene por objeto de estudio a los sonidos de la fiesta y las ceremonias religiosas huaves.

Sonidos símbolo: una etnografía del calendario ceremonial de los huaves de San Mateo del Mar

MXN

MXN$790

0