No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Procesos periurbanos: desequilibrios territoriales, desigualdades sociales, ambientales y pobreza

Procesos periurbanos: desequilibrios territoriales, desigualdades sociales, ambientales y pobreza

 

ISBN: 9786073008884

Autor(es): Vieyra, Antonio / Méndez Lemus, Yadira / Hernández Guerrero, Juan Alfredo (coordinadores)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$210

Precio Habitual: MXN$300

ISBN/ISSN 9786073008884
Entidad Académica Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Geografía ambiental
Número de páginas 264
Tamaño 23 x 16.5 x 1.5
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

El modelo de ciudad latinoamericana actual es acompañado de procesos urbanos fragmentados, polarizados y difusos que favorecen injusticias y desigualdades socioambientales. En ciudades de tamaño medio o ciudades grandes de reciente denominación los perjuicios se desarrollar de forma cada vez más acelerada, ya que al tratar de ser competitivas y reconocidas como núcleos de articulación y desarrollo regional generan economías de concentración, aumento y densificación poblacional, rápida expansión física y actividades con alto impacto ambiental.
Ante el acelerado proceso de crecimiento que llevan esas ciudades, la atención en la gestión de las necesidades básicas suele disminuir conforme aumenta el distanciamiento entre el centro y la periferia. Por lo mismo, en el periurbano se acentúa la dinámica urbana a través de las facilidades para adquirir suelo a bajo costo con mínima regulación y vigilancia que colabora en la rapidez de los cielos de evolución y consolidación de esos sectores. Esa rapidez se manifiesta en la multiplicidad de problemas, y esos a su vez en la inoperancia de los órganos de gobierno por solucionarlos o mitigarlos, mientras que los sectores sociales marginales siguen cumpliendo el papel de cubrir sus necesidades con sus propias posibilidades. Así, el periurbano se ha convertido en una incubadora en la disputa entre usos de suelo, susceptibilidad al cambio, reconfiguración territorial, incremento de inseguridad, deterioro ambiental, pérdida de biodiversidad, transformaciones culturales y de identidad, así como reducción de actividades productivas primarias, efectos negativos en el capital social y deficiente uso y manejo de los recursos naturales que propicia mercados ambientales costosos y limitados. En suma, bajo el modelo de desarrollo urbano imperante los procesos periurbanos provocan desequilibrios territoriales, desigualdades sociales, conflictos ambientales y de pobreza.
Con base en los argumentos planteados, el presente libro aborda problemáticas derivadas de los procesos de periurbanización en México. Los aportes de cada investigación presentes en esta obra invitan a reflexionar v reformular cuestionamientos, paradigmas, factores, condiciones y perspectivas de los procesos periurbanos en Latinoamérica. Con esos fines la obra fue dividida en nueve capítulos, mismos que otorgan visiones teórico-conceptuales en temas como pobreza, problemas ambientales, desastres, desigualdad y segregación social. Además varias de las investigaciones expuestas son aplicadas, a través de estudios de caso de ciudades como México, Toluca, Querétaro y San Luis Potosí.

Vieyra, Antonio

Doctor en Geografía Humana, Universidad Complutense de Madrid (Sobresaliente Cum Laude). Investigador Nacional, nivel I. Es Investigador Titular B en el Centro de Investigaciones en Geografía ambiental. Sus líneas de investigación son: Procesos socio-económicos y ambientales en territorios urbanos y periurbanos. Análisis urbano-regional. Mercado laboral urbano.

Méndez Lemus, Yadira

Doctora con especialidad en Planeación para el Desarrollo, grados conferido por la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia. Es investigadora titular en el Centro de investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA), UNAM-Campus Morelia. Sus líneas de investigación se enfocan en el análisis de los procesos sociales y en las transformaciones territoriales de las periferias urbanas, de donde surgen los siguientes temas de interés: Dinámicas de pobreza, vulnerabilidad, adaptación, desigualdad, exclusión social, capital social y redes de colaboración, acceso y distribución de los recursos territoriales, transmutación de medios de vida agropecuarios, desarrollo local, agricultura periurbana a pequeña escala, y gestión municipal.

Hernández Guerrero, Juan Alfredo (coordinadores)

Doctor en Geografía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Dentro de su trayectoria ha colaborado en más de 20 proyectos de investigación. Cuenta con publicaciones y participación en congresos de índole nacional e internacional. Actualmente es profesor en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro dentro de los programas de Licenciatura en Geografía Ambiental y Maestría en Gestión Integrada de Cuencas. Colabora en dos proyectos nacionales y uno internacional, y es participe de la coordinación de un libro por la UNAM. Sus líneas de investigación refieren a Riesgos hidrometeorológicos y Análisis urbanoregional.

PRÓLOGO En el año 2000, América latina contaba con 512 millones de habitantes de los cuales 128 millones (32% de la población urbana) vivían con alguna deficiencias en servicios públicos y tenencia de la tierra, el 81% no accedía a agua segura, el 74% carecía de un adecuado sistema de eliminación de excretas y el 67% no contaba con seguridad en la tenencia del suelo. Además, esos porcentajes se relacionan con el 40.5% y 64.1% de habitantes en pobreza en el área urbana y área rural respectivamente. En el año 2017 la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), a través de su anuario estadístico, señaló que América Latina alcanzó 632 millones de personas de las cuales el 80% se localiza en áreas urbanas y el 20% en áreas rurales. En ese estudio se menciona además que el 14% de las viviendas en ambas áreas no cuenta con agua entubada y el 38% carece de un adecuado sistema de eliminación de excretas. Asimismo, que el 27% de los habitantes en el área urbana y el 48% en el área rural presentan algún grado de pobreza. De acuerdo con lo mencionado y en comparación a las estadísticas del año 2000, pareciera que existe una mejoría en algunos rubros, pero las áreas urbanas continúan aumentando en tamaño y cantidad con importantes problemas económicos, políticos, culturales y ambientales; mientras que las áreas rurales no solo disminuyen en igual proporción que el aumento urbano, además, es clara la reducción de suelo productivo y forestal y la producción de bienes y servicios. Cabe señalar que esos problemas son más evidentes en sectores contiguos a las ciudades debido a la rapidez con que se llevan a cabo las transformaciones territoriales. Al respecto, la ciudad latinoamericana es acompañada de modelos urbanos fragmentados, polarizados y difusos que favorecen injusticias y desigualdades socioambientales. En ciudades de tamaño medio o ciudades grandes de reciente denominación, los perjuicios se desarrollan de forma acelerada, ya que al tratar de ser competitivas y receptoras de procesos de descentralización generan economías de concentración, aumento y densificación poblacional, rápida expansión física y actividades con alto impacto ambiental. Ante el acelerado proceso de crecimiento que llevan '-ales ciudades, la atención en la gestión de las necesidades suele disminuir conforme aumenta el distanciamiento entre el centro y la periferia. Consecuentemente, en el periurbano se acentúa la dinámica urbana a través de las facilidades para adquirir suelo a bajo costo con mínima regulación y vigilancia que colabora en la rapidez de los ciclos de evolución y consolidación de esos sectores. Esa rapidez se transforma en multiplicidad de problemas, y esos a su vez en la inoperancia de los órganos de gobierno por solucionarlos o mitigarlos, mientras que los sectores sociales marginales siguen cumpliendo el papel de cubrir sus necesidades por su cuenta. Así, el periurbano se ha convertido en promotor de diversificación de usos de suelo, de susceptibilidad al cambio, de reconfiguración territorial, de inseguridad, de perjuicios ambientales, de pérdida de biodiversidad, de transformaciones tanto culturales como de identidad; así como de reducción de actividades productivas primarias, efectos negativos en el capital social y deficiente uso y manejo de los recursos naturales que propicia mercados ambientales costosos y limitados. En suma, bajo el modelo de desarrollo urbano imperante los procesos periurbanos provocan desequilibrios territoriales, desigualdades sociales, conflictos ambientales y pobreza. Basándose en los argumentos planteados, el presente libro aborda problemáticas derivadas de los procesos de periurbanización en México. Los aportes de cada investigación presente en esta obra invitan a reflexionar y reformular cuestionamientos, paradigmas, factores, condiciones y perspectivas de los procesos periurbanos en Latinoamérica. Con esos fines la obra fue dividida en nueve capítulos, mismos que otorgan visiones teórico-conceptuales en temas como pobreza, problemas ambientales, desastres, desigualdad y segregación social. Además varias de las investigaciones expuestas son desarrolladas a través de estudios de caso de ciudades como México, Morelia, Toluca, Querétaro y San Luis Potosí. El primer capítulo se titula "Pobreza: aportaciones y perspectivas desde las Ciencias Sociales y la Geografía", autoría de Abelardo Renward Pérez Monroy, Yadira Méndez-Lemus, Rodolfo Montaño Salazar y Antonio Vieyra Medrano. Aborda desde una perspectiva teórica diferentes formas de aproximación al tema de la pobreza y enfatiza en las aportaciones de la Geografía. De forma específica, se reflexiona sobre las dificultades para abordar la pobreza como un problema multidimensional y multifacético, así como su constante reformulación desde las ciencias sociales. Los autores utilizan el espacio geográfico para redimensionar y reconfigurar el concepto con el fin de incluir aquellas visiones que son consideradas exclusivas de otras disciplinas y que impiden la apertura, flexibilidad y el uso de métodos para su óptimo estudio. El segundo capítulo denominado "Condiciones de vida en los municipios centrales y periurbanos metropolitanos de México", escrito por Adolfo Sánchez Almanza, aborda diferentes enfoques teóricos sobre el periurbano. Destaca la noción del espacio geográfico a través de las relaciones sociales y las formas de segregación y jerarquía que implican una distribución desigual de oportunidades y beneficios. Desde esa perspectiva se analizan las condiciones de vida en espacios centrales y periurbanos de delegaciones y municipios de zonas metropolitanas de México. Para ello se utilizan índices, variables e indicadores de localización, de pobreza, de cohesión, de rezago social y de marginación. Finalmente, el autor señala que las áreas metropolitanas periféricas presentan condiciones de bienestar por debajo de las centrales y que están subordinadas a la expansión de esas áreas centrales. En el tercer capítulo, elaborado por Jorge Adrián Ortiz Moreno y Antonio Vieyra, y titulado "Periurbanización y sus efectos en el ambiente y la calidad de vida: análisis en dos localidades socioeconómicamente contrastantes de Morelia, Michoacán"; se estudian los patrones y fenómenos que determinan las condiciones sociales y ambientales de los grupos que cohabitan en la periferia urbana de la ciudad de Morelia. La investigación se enfoca en evaluar y comparar las condiciones ambientales y de vida de dos localidades socioeconómicamente contrastantes, sea el caso del complejo habitacional Altozano y la localidad rural El Durazno. Ambas localizadas en el periurbano de la ciudad. Para lograr los alcances de la investigación se elaboró un índice de calidad de vida integrado con indicadores urbano-ambientales y de percepción de los habitantes. Los resultados demostraron niveles de calidad de vida más altos en Altozano que en El Durazno y se demostró la importancia del equipamiento y la planeación urbana en la calidad de vida de los habitantes de dicha zona. Los autores Frida Güiza, Peter Simmons, Sandra Pola-Villaseñor y Michael McCall contribuyen con el cuarto capítulo denominado "Relaciones de poder y fallo institucional. Vulnerabilidad a desastres en dos ciudades medias mexicanas". El estudio aborda la teoría del fallo institucional como generador de vulnerabilidad a desastres en Morelia y Toluca. Así, los autores analizaron la relación que existe entre las instituciones gubernamentales y las prácticas políticas informales e ilegales, que se gestan en el ámbito gubernamental y social. En las dos ciudades se fundamentaron las racionalidades de los funcionarios encargados de la gestión y prevención de desastres, así como las prácticas, sabidurías, la reproducción de discursos y los diferentes agentes involucrados en el proceso de desastre. La investigación demuestra que en las dos ciudades existen evidentes ejemplos de fallo institucional que permiten replantear reflexiones y cuestionamientos sobre el estado que presentan las instituciones gubernamentales mexicanas en el tema de construcción y gestión de desastres. El quinto capítulo denominado "Procesos periurbanos, desigualdad social y segregación residencial en la zona metropolitana de San Luis Potosí: 19902015", elaborado por Adrián Moreno Mata, Anahí Cárdenas Nielsen y Gabriela Sánchez del Toro; plantea el análisis de los estudios de caso de la comunidad Tierra Blanca y la nueva zona dorada de San Luis Potosí, ambos localizados en el periurbano suroeste de San Luis Potosí. En esos casos se llevó a cabo la evaluación de segregación residencial, fragmentación socioespacial y el surgimiento de fronteras intraurbanas. También se evaluó el nivel de desigualdad, la distribución o concentración de los distintos grupos sociales, el grado de integración o exclusión y la estratificación de la población de acuerdo con sus ingresos o condición socioeconómica. Finalmente, se reflexionó sobre las implicaciones de los cambios inducidos por la penetración de la dinámica urbana, el cambio de uso de suelo comunal o ejidal a uso urbano-habitacional, y la reproducción de estilos de vida que promueven la diferenciación socioespacial y la fragmentación de las ciudades. En el sexto capítulo, los autores Juan Hernández-Guerrero, Alma Angélica Navarrete Carrillo y Yaret Rodríguez Guerrero presentan el trabajo titulado "Calidad ambiental en la periferia urbana de la ciudad de Querétaro, México: casos de Juriquilla y Santa Rosa Jáuregui". En él, se identifica la calidad ambiental de los entornos de Juriquilla y Santa Rosa Jáuregui a través de la valoración visual del paisaje, con ello se analiza el entorno inmediato de la sección norte de la periferia urbana de la ciudad de Querétaro. La investigación señala que Santa Rosa Jáuregui es la que presenta la menor calidad ambiental (especialmente en suelo y aire), sin embargo, Juriquilla presentó una calidad ambiental moderada que trata de ocultarse con amenidades urbanas y grandes zonas residenciales de nivel económico alto, pues se observó que las estrategias y acciones gubernamentales, institucionales y ciudadanas son condicionantes en la generación de extemalidades a sus propios perjuicios. Ambos estudios de caso evidenciaron el incumplimiento de normativas y leyes, por la preocupación (individual y colectiva) parcial y permisible de sus habitantes. El séptimo capítulo, "Agricultura comercial urbana y periurbana en Cuernavaca, su viabilidad como 'uso mejor y más óptimo' ante la amenaza inmobiliaria", elaborado por Guillermo Olivera, Teresita Rodríguez y Kenia Zavaleta presenta la importancia de la agricultura urbana y periurbana (AUP), así como el tipo de AUP comercial que se ha extendido en la región centro de México. La investigación analiza dos ejidos del Estado de Morelos a través de la trayectoria histórica, capacidad productiva, ventajas, rezagos y características de la población involucrada, así como los mercados de insumos y ventas. Los resultados mostraron que la AUP de carácter comercial en el Centro de México -particularmente en Morelos- se extiende de forma importante y es resultado de un largo proceso histórico que ha permitido a los agricultores disponer de los recursos que escasean en las grandes ciudades: agua, espacio y suelo. A partir de esos aspectos se sugiere el desarrollo de propuestas institucionales y sociales para que la agricultura urbana y periurbana que apoya la FAO sea una opción real en las ciudades mexicanas. El octavo capítulo que se titula "Pobreza urbana y falta de oportunidades en colonias pobres de la ciudad de México", autoría de Adrián Guillermo Aguilar y Flor M. López, versa sobre la falta de oportunidades que enfrenta la población pobre de varios asentamientos humanos en las zonas suburbanas y periféricas de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. Las variables que se analizaron son el tipo de ocupación, el nivel de ingresos, las estrategias de sobrevivencia para conseguir más ingresos, la solidaridad comunitaria a través de redes de apoyo social, y políticas redistributivas de algún programa social. La investigación señala que los hogares situados en los estratos más bajos requieren de alternativas y coberturas universales, ya que resulta difícil que los hogares provean simultáneamente cuidados e ingresos. Las reflexiones de la investigación arrojaron cómo el nuevo modelo económico neoliberal aplicado en América Latina contribuyó a intensificar las condiciones de privación de los pobres estructurales e incorporó nuevos pobres a la estructura social. El noveno y último capítulo trata el estudio sobre "Periferias urbanas y adaptación al cambio climático. El caso de pago por servicios ambientales en el suelo de conservación de la Ciudad de México", elaborado por Enrique Pérez-Campuzano y María Perevochtchikova. La investigación contribuye de forma teórica con la relación entre cambio climático, ciudades y periferias. Con base en esa argumentación, se analiza el pago de servicios ambientales en la Ciudad de México como un mecanismo de adaptación potencial, pero no lo ha logrado, una de las razones por las que tiene falta de efectividad es la falta de coordinación en materia de programas de conservación y promoción de incentivos. Otra de las razones es el diseño institucional, donde los incentivos son muy bajos para un contexto donde el mercado de suelo urbano es muy activo, por lo mismo las comunidades enfrentan la decisión de recibir un incentivo menor o vender una parte de su territorio a precios muy altos. Finalmente, la investigación señala que el pago por servicios ambientales debe ser acompañado de mecanismos reales de implementación, con fondo legal y financiero a largo plazo, con colaboración intersectorial e interinstitucional, además del cambio de conciencia ambiental en la sociedad.

Procesos periurbanos: desequilibrios territoriales, desigualdades sociales, ambientales y pobreza

MXN

MXN$300

0