No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Pensar el tiempo y el espacio. Reflexiones desde la docencia universitaria en ciencias sociales

Pensar el tiempo y el espacio. Reflexiones desde la docencia universitaria en ciencias sociales

 

ISBN: 9786073010269

Autor(es): González Bazúa, Alejandra (coordinadora)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$175

Precio Habitual: MXN$250

ISBN/ISSN 9786073010269
Entidad Académica Facultad de Ciencias Políticas y Sociales
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Educación y pedagogía
Número de páginas 146
Tamaño 23 x 17 x .8
Terminado o acabado rústico
Idioma español

Detalles

El libro que el lector tiene en sus manos comparte reflexiones en torno a la enseñanza y el aprendizaje del tiempo y el espacio en la formación universitaria en ciencias sociales. En una revisión crítica del ejercicio docente, es fundamental apuntalar la idea de que no basta con que el profesorado conozca y domine los contenidos específicos de sus asignaturas, sino que es necesario atender también a las formas y modos a través de los cuales se pretende transmitir y construir conocimiento.
Los ocho autores que convergen en estas páginas, hacen del tiempo y el espacio motivos de reflexión de la práctica docente y formativa, asumiendo que éstos no sólo se relacionan con contenidos específicos de la currícula, sino que pueden servir como ejes didácticos transversales que favorecen el desarrollo de habilidades y la construcción de conocimientos esenciales para quien se está formando profesionalmente en las ciencias sociales. Los artículos del libro fueron escritos desde disciplinas y experiencias profesionales diversas; dentro de esta pluralidad, el lector encontrará hitos conductores entre ellos que se tejen en el cruce entre la dimensión tempo-espacial y la docencia universitaria en ciencias sociales.

González Bazúa, Alejandra (coordinadora)

Doctora en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente es profesora de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) con adscripción al Centro de Estudios Teóricos y Multidisciplinarios en Ciencias Sociales (CETMECS). Realizó estancias de investigación en el Instituto Cubano de Investigación Cultural, Cuba, bajo la tutoría de Fernando Martínez Heredia (2010); en la Universidad Nacional de General Sarmiento, Argentina, bajo la tutoría de Jorge Cernadas (2009) y en la Universidad de Buenos Aires, Argentina, bajo la tutoría del Dr. Carlos Altamirano (2006).
Ha impartido cursos a nivel licenciatura en la FCPyS y en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), así como en el Programa de Posgrado en Estudios Latinoamericanos. Es integrante del Grupo de Trabajo de CLACSO "El antiimperialismo en América Latina. Discursos, prácticas, imaginarios".

INTRODUCCIÓN Palabras irreductibles son tiempo y espacio. Ambos son conceptos potentes, con significados y sentidos múltiples. Tiempo y espacio se acompañan de los más variados adjetivos: tiempo denso, crítico, líquido, especioso; tiempo pausado; tiempo largo; espacio inmediato; espacio vacío, líquido; espacio autónomo; tiempo esperanzador, incierto o desasosegado; espacio producido, significado. Cuando se promueve la espera y paciencia, se dice que hay que darle tiempo al tiempo, y cuando se anhela libertad, se pide espacio. El espacio y el tiempo no son lo mismo, pero no se comprenden uno sin el otro. Son unidades de abstracción y representación del mundo. Históricamente, el tiempo y el espacio han orientado a los hombres. Su puesta en práctica es ejemplo de cómo nuestra especie ha logrado ordenar el mundo bajo abstracciones complejas. Si bien el tiempo y el espacio han sido orientadores de la vida social, también son el eje de muchas de las interrogantes que el ser humano se plantea desde diversos ámbitos del saber. Por estas cualidades, tiempo y espacio se convierten en categorías de reflexión incesante, y es justo esta característica la que buscamos explorar por su potencia didáctica en la formación profesional de las ciencias sociales. La presente compilación de artículos hace del tiempo y el espacio motivos de reflexión de la práctica docente y formativa, proponen que el tiempo y espacio no sólo deben relacionarse con los contenidos que se transmiten en las disciplinas o campos del conocimiento, sino que han de ser ejes que fortalezcan una serie de habilidades y conocimientos transversales que forman parte ineludible de quien forma su mirada desde la perspectiva de estas disciplinas, independientemente de la materia o campo estudiado. Aun cuando algunas investigaciones han problematizado el tiempo y el espacio abriendo los marcos teóricos, metodológicos e incluso epistémicos, existe una especie de desfase entre la investigación social y los procesos de enseñanza y aprendizaje. Es decir, las tradiciones de pensamiento de las ciencias sociales y las humanidades cuentan con acervos de conocimiento en los que -de formas múltiples y con distinto grado de complejidad- se conciben, recrean, simbolizan y significan el tiempo y el espacio; sin embargo, las prácticas pedagógicas parecieran acortar las posibilidades de estas dos variables para aprender a pensar la vida social. Por ello, estos textos ponen el acento en la dimensión pedagógica. Su objetivo no es otro que compartir miradas, reflexiones, análisis y propuestas sobre la manera en que el tiempo y el espacio median nuestros conocimientos y prácticas en el proceso formativo universitario. En la deseable revisión de los proyectos pedagógicos que orientan y dan sentido a las disciplinas de corte eminentemente social y humanístico, es medular proponer miradas integradoras que apuntalen posibles ejes y sentidos pedagógicos transversales a todas las disciplinas de las ciencias sociales; como ya se dijo, en la actualidad la discusión suele centrarse en disciplinas, campos de estudio o asignaturas específicas, y no en los proyectos formativos comunes. Por ejemplo, hoy en día es fundamental que la comunidad universitaria formada en estas áreas se plantee preguntas en torno a las formas de enseñanza de la abstracción gráfica y numérica del mundo social; también es importante la reflexión sobre el lenguaje y su relación con los procesos de transmisión de conocimiento en todas las áreas; la dimensión filosófica del conocimiento no puede soslayarse como eje transversal; fundamental es preguntarse por las formas de enseñar a pensar teóricamente el mundo social, y sin duda alguna la reflexión metodológica compete a toda la comunidad estudiosa de estas materias; la dimensión sobre la ética y el saber también es nodal y debiera ser abordad con la profundidad y responsabilidad que nuestros tiempos demandan; la indagación en torno a las implicaciones de la velocidad del cambio tecnológico en el conocimiento es ineludible; por último, toda formación a la que le competa el entendimiento de lo humano, no puede dejar de lado la reflexión sobre la importancia de la enseñanza de las múltiples dimensiones tempo espaciales que conforman y han conformado al mundo social. Es este último desafío el que inspiró los textos que conforman este libro. En la formación profesional es importante tener claros los objetivos que se pretenden alcanzar al término de la carrera para lograr un aprendizaje significativo y progresivo. Si lo que se busca es conformar miradas críticas y con capacidades analíticas, si se persigue una formación comprometida con el entendimiento y la transformación del mundo bajo esquemas éticos, es ineludible fortalecer la didáctica universitaria respecto a dichos objetivos. Así, los artículos que conforman este libro dan claves para fortalecer la formación universitaria justo en la reflexión desde la docencia sobre la enseñanza y aprendizaje de la dimensión temporal y espacial. Los ocho textos que componen este libro fueron escritos desde disciplinas y experiencias profesionales diversas; dentro de esta pluralidad, el lector encontrará hilos conductores entre ellos, delineados por el cruce entre la dimensión tempo-espacial y la docencia universitaria en ciencias sociales. En el primer capítulo, "Incitar al pensamiento. La dimensión tempo-espacial en los procesos de enseñanza-aprendizaje", Alejandra González Bazúa plantea cuatro líneas de reflexión sobre la formación profesional en ciencias sociales y la enseñanza del tiempo y el espacio, la cuales se centran en las posibilidades de éstos como ejes transversales de la formación en ciencias sociales. El texto señala la importancia del tiempo y el espacio como incitadores de la imaginación y la creatividad, y también las limitaciones de una didáctica que reduce el tiempo y el espacio a la idea de contexto. Atender al lenguaje usado en el aula o en otros espacios de transmisión de conocimiento y promover una formación que reflexione sobre el futuro como tiempo-espacio son derroteros de este primer capítulo. Héctor Vera, en "Contengo multitudes. Apología de la gran escala en ciencias sociales", hace una interesante propuesta teórica y metodológica sobre cómo incorporar la escala temporal y espacial a la formación en ciencias sociales. Para ello, desarrolla la idea de que en la vida social están contenidas diversas multitudes. Pensar en gran escala, dice Vera, contribuye a una práctica de la investigación y la enseñanza más amplia, vasta y profunda. Las perspectivas de aprendizaje e investigación que pueden contener la gran escala en su análisis y comprensión no necesariamente han de referirse a lo evidentemente inmenso; la multitud y densidad tempo-espacial están presenten en nuestro propio cuerpo, en las emociones, en todo aquello que es indicio de largos procesos civilizatorios. Desde su experiencia de más de dos décadas de trabajo docente, Margarita Olvera pone en el centro de su argumentación la reflexión sobre los procesos de transmisión intergeneracional del conocimiento, en particular aquellos que median la enseñanza y el aprendizaje de la teoría y la historiografía en la formación profesional. En el artículo titulado "Las dimensiones temporales y espaciales de la docencia contemporánea en teoría sociológica. Posibilidades para su análisis en los procesos de enseñanza-aprendizaje", Olvera propone hacer del tiempo y del espacio no sólo temas de la formación profesional, sino convertirlos en problemas constitutivos de la reflexión sociológica. Le interesa indagar sobre cómo transmitir en el aula la importancia del entendimiento de la contemporaneidad en relación con otros tiempos y espacios compartidos intersubjetivamente, y puntualiza la necesidad de trabajar con la idea de legados y herencias de pensamiento densos que permiten el reconocimiento histórico de las reflexiones contemporáneas. ¿Qué significa enseñar y aprender a mirar espacialmente la vida social? Algunas posibles respuestas a dicha interrogante se encuentran en el texto de Fabián González: "El concepto de espacio como eje teórico: algunas claves de aproximación". La apuesta del autor es acercarnos a algunas de las discusiones sobre el espacio en relación con la producción de conocimiento, entendiendo por espacio una agencia constitutiva de la reproducción social, justamente porque la vida social se realiza a partir de la producción del espacio. Por otro lado, desde el abordaje antropológico, en "Educar el aburrimiento. Para una etnografía del sentir espacio-temporal", Raúl Contreras defiende la idea de que la etnografía es un momento formativo privilegiado para aprender sobre el tiempo y el espacio, y para ejemplificarlo centra su mirada en la tempo-espacialidad contenida en la experiencia etnográfica del aburrimiento. La multiplicidad de experiencias tempo-espaciales necesitan sentirse para ser descritas, dice el autor. Sentir aburrimiento, hacer consciente dicha experiencia y reflexionar sobre ella puede ser una pertinente herramienta metodológica para quien se dispone a hacer etnografía. Reconocer el aburrimiento sería una estrategia didáctica para dar cuenta de otros universos de significación y práctica tempo-espacial. Nuevamente desde la sociología, el artículo de Teresa Rodríguez de la Vega titulado "El tiempo y el espacio en la enseñanza de la teoría sociológica" toma como eje de sus reflexiones la idea de incorporar al tiempo y al espacio no como objetos de estudio, sino como ejes transversales en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Para ello centra la atención en la potencia didáctica del tiempo y el espacio como coordenadas que sitúan a las teorías sociológicas, por un lado, y como dimensiones de la semántica de conceptos y categorías, por otro lado. La autora indaga también sobre el tiempo y el espacio como peculiaridad teórica; es decir, como especificidades de las unidades teóricas dentro de las tradiciones de pensamiento de las cuales forman parte. Ejemplifica cada una de sus propuestas con diversas experiencias docentes que han tenido como resultado aprendizajes significativos en asignaturas de teoría sociológica, lo cual es importante dada la dificultad no sólo de la enseñanza de teorías específicas, sino del aprendizaje de lo que implica pensar teóricamente la vida social. En sintonía con estas ideas, el capítulo de Braulio Güémez "Tiempo, espacio e imaginación sociológica: Propuesta para una metodología educativa interdisciplinaria en las ciencias sociales", coloca al tiempo y al espacio en el terreno didáctico de la imaginación sociológica. En este texto se indaga, en varios niveles, sobre el desfase de conocimiento y significación en las asignaturas de corte histórico o geográfico, y aquellas de áreas teóricas y metodológicas. Retomando ideas del sociólogo Wright Mills, este capítulo construye propuestas concretas de aplicación en el aula que pretenden hacer de la imaginación sociológica una cualidad mental centrada en la formación de una mirada tempo-espacial que pueda dar cuenta de las interconexiones entre biografía e historia, y entre procesos macro y micro. Finalmente, en el artículo "La recuperación del pensamiento histórico en el contexto cibercultural: Una experiencia pedagógica desde las relaciones internacionales", Moisés Garduño comparte una serie de reflexiones sobre la construcción de conocimiento desde la llamada sociedad de hiperconsumo. El autor parte de la idea central de que hay que oponer el pensamiento histórico al capitalismo cognitivo. Entre las propuestas de este texto se encuentran aquellas enfocadas en una formación que centre su atención a la recuperación de la voz propia y del libre pensamiento; ello inspirado en la idea de la semiótica de la superación del pensador iraní Hamid Dabashi. Se trata, dice Garduño, de gestionar los retos y conflictos de la formación en un contexto de gran complejidad cibercultural. El lector encontrará en este octeto de escritos una serie de propuestas para hacer del tiempo y el espacio ejes constitutivos de la formación universitaria; encontrará también un prisma plural de perspectivas teóricas y metodológicas sobre cómo incorporar las propuestas a la dimensión didáctica. La polifonía de voces y el despliegue de experiencias diversas encuentran en estas líneas cauces comunes en la pasión por el aprendizaje y la enseñanza de las ciencias sociales, así como en el empeño de construir comunidades universitarias reflexivas y comprometidas con el cocimiento y la crítica a los procesos de transmisión de este. Tiempo y espacio son los principales incitadores de este par de centenas de páginas que esperamos sean puertas de entrada a reflexiones más amplias en las que la universidad y sus procesos de enseñanza-aprendizaje estén en el centro, tal como lo amerita nuestra contemporaneidad.

Pensar el tiempo y el espacio. Reflexiones desde la docencia universitaria en ciencias sociales

MXN

MXN$250

0