No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Padre país, madre patria

Padre país, madre patria

 

ISBN: 9786073004114

Autor(es): Avellar, José Carlos

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial / Instituto Mexicano de Cinematografía / Cátedra Ingmar Bergman

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$180
ISBN/ISSN 9786073004114
Entidad Académica Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Cine y fotografía
Coedición Instituto Mexicano de Cinematografía
Colaborador Cátedra Ingmar Bergman
Número de páginas 136
Tamaño 23 x 17 x .8
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido Presentación 9
Padre país, madre patria 13
Anexo del autor 125
Sin más por el momento 129
Dos notas adicionales del autor 133

Detalles

La producción cinematográfica brasileña de las décadas de los años sesenta a noventa permitió al espectador observar ciclos temáticos. Durante esa época la representación familiar como formadora de conductas sociales cobró relevancia y protagonismo. Ése es el objeto de estudio del crítico, ensayista y gestor cultural José Carlos Avellar. Su obra, Padre país, madre patria muestra las diferencias del papel que tiene la familia en el cine y la significación política y social de sus relaciones. Este texto surge tras la revisión minuciosa de diversas películas en las que el autor estudia el entorno social que define las condiciones reales del país, las cuales sirven como escenario en el que se desarrollan los personajes.

Avellar, José Carlos

Fue jurado de importantes festivales internacionales como Venecia y Cannes. Durante muchos años representó a Brasil en el Festival de Berlín. Fue director de la Cinemateca del Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, coordinador de cine del Instituto Moreira Salles y director de la distribuidora RioFilme. Se especializó en trabajar con aquellos que aspiraban a ser periodistas o críticos cinematográficos. Colaboró en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara como formador de cineastas mexicanos, específicamente en el Berlinale Talent Campus, en el que participaban alrededor de 60 jóvenes de México, Centroamérica y el Caribe. Fue autor de varios libros sobre cine brasileño y latinoamericano, y además colaborador de revistas y publicaciones especializadas.

Presentación José Carlos Avellar fue uno de los grandes interlocutores del cine en general, no sólo del brasileño. Siempre pródigo y crítico, le gustaba conversar sobre cintas y sobre las cosas que pasan, porque el cine para él era parte indisociable de todo lo que nos sucede. Me hubiera gustado comenzar contando alguna anécdota destacable acerca de él, pero no me viene a la cabeza otra cosa que no sea su continuo e incesante trabajo. En portugués existe la palabra singelo, que significa algo sencillo, bueno, esencialmente modesto. Junto a mi estridencia, construimos una amistad productiva y alegre. Coincidíamos en Cannes (aunque sé de buena fuente que periodistas y cineastas solían buscarlo en "el rincón de Avellar", un descanso en las escalinatas del Grand Palais, para comentar las películas que él devoraba). Nos encontrábamos -es una forma de decirlo- en el pequeño hotel Alizé. Avellar iniciaba labores de prensa a las ocho o nueve de la mañana. Quizá yo había conseguido llegar a dormir dos o tres horas. Crítico apasionado, desde un tiempo en que era necesaria la recuperación de la autoestima de los profesionales del cine brasileño así como la lenta reconquista del público, Avellar, que estaba al frente de RioFilme, utilizó su conocimiento y experiencia para,encauzar y reposicionar a la producción brasileña en el escenario internacional. Pero no por eso abandonó la escritura de textos singulares en los que nos traducía películas con un enfoque totalmente opuesto al de la crítica tradicional. Su escritura era -es-inesperada, poética y sorprendente. La manera como veía el.cine le garantizó proyección internacional. Sus textos y artículos fueron usados en catálogos de festivales importantes, como el de Locarno. Los amantes del cine debemos sentirnos congraciados por poder leer en español este libro póstumo de José Carlos Avellar, Padre país, madre patria. Fue una sorpresa que Claudia, su mujer, encontrara el archivo después de la muerte de su esposo. Tenía varios años trabajando en este ensayo sobre cómo películas contemporáneas abordan las relaciones familiares protagonizando las tramas, a diferencia de las películas de los años sesenta y setenta, y convirtiéndose en referencias directas entre el Estado (o su ausencia) y la sociedad. El libro incluye además dos notas sobre el documental contemporáneo que completan la tesis del ensayo: "tal vez sea posible decir que en un documental, el realizador discute lo que encuentra de él mismo en la persona que filma, componiendo un autorretrato en la imagen del otro", afirmó Avellar. Walter Salles se pronunció a su muerte destacándolo no sólo como un maestro en el cine que tanto amaba, sino resaltando su acción como crítico e incentivador, hombre incluyente y extraordinariamente perceptivo: "Era de una gran rectitud moral y política..." Muchos, en el mundo del cine, coinciden en que siempre tenía alguna sugerencia, alguna observación tan original, que ahora parecería imposible hacer una película y no poder contar más con su opinión. La verdad es que su oficio fue marcado de manera permanente por la apertura de espacios para exhibir, debatir y promover el cine brasileño, fuera en la Cineteca del Museo de Arte Moderno (años sesenta) o en el Metropolitano, periódico de la Unión Metropolitana de los Estudiantes, brazo del Cinema Novo; en el Caderno B del Jornal do Brasil, dedicado a la crítica de películas nuevas, o en RioFilme bajo su dirección, donde fue responsable de apoyar importantes títulos del cine autoral; o bien, como consultor de la Berlinale y los festivales de San Sebastián y Montreal, o en el Instituto Moreira Salles, como coordinador del área de cine, donde promovió y exhibió, hasta su muerte, cientos de filmes brasileños y de Latinoamérica, África, Europa y la muestra de cine portugués contemporáneo. Juntos, trabajamos para realizar, como parte derFestival Internacional de Cine de Guadalajara (edición número 24), el primer Talent Campus en colaboración con el Berlinale Talent Campus, en marzo de 2009. Él implementó el sector de crítica cinematográfica si bien se quedó pendiente el estudio sobre Eisenstein que Avellar soñaba con llevar a cabo. Autor de libros fundamentales sobre cine, mentor de generaciones de periodistas, estudiantes y críticos especializados, Avellar aportó, con profundidad y continuidad, sus descubrimientos e intuiciones. En diciembre de 2006 fue condecorado por el gobierno francés con el Chevalier des Arts et Lettres, medalla concedida en reconocimiento a sus contribuciones al arte. En las décadas de los sesenta y setenta fue profesor de la Escuela de Cine Darcy Ribeiro; incursionó brevemente como cineasta, dirigiendo el cortometraje Treiler, además de haber sido director de fotografía en los documentales Triste trópico (1974) y M.o (1976). Siempre habrá algo más que decir sobre él y descubrir en sus textos, en este ensayo "la aventura de una película se mezcla con la otra (…). Los padres son el escenario en que pasa la historia: son el navío encallado en un banco de arena en medio del mar en Tierra extranjera, la estación de trenes de la escribana de cartas de Central de Brasil, la rueda del molino de Abril despedazado, el callejón entre la favela y la ciudad de El primer día", escribe Avellar. En tiempos tan inestables como los que estamos viviendo, nos honra reconocer la importancia singular de alguien que ejerció la afabilidad y con gran desprendimiento estimuló la reflexión cinematográfica. Jorge Sánchez

Padre país, madre patria

MXN

MXN$180

0