No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Oscar Masotta. La teoría como acción

Oscar Masotta. La teoría como acción

 

ISBN: 9786070292446

Autor(es): Masotta, Oscar

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección General de Artes Visuales

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$320
ISBN/ISSN 9786070292446
Entidad Académica Dirección General de Artes Visuales
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Arte
Número de páginas 272
Tamaño 22 x 16.2 x 2
Terminado o acabado rústico
Idioma Español-inglés
Contenido Masotta y sus espectros s Masotta and His Specters 24
ANA LONGONI
Historia de una transmisión 38 The Story of a Transmission 46
CLOE MASOTTA
Mirando el cielo en Buenos Aires 52 Looking at the Sky in Buenos Aires 84
OLIVIER DEBROISE
Yo cometí un happening 114 I Committed a Happening 132
OSCAR MASOTTA
Roberto Arlt, yo mismo 152 Roberto Arlt, Myself 170
OSCAR MASOTTA
La encrucijada de Masotta 190 Masotta's Dilemma 216
MANUEL HERNÁNDEZ
Semblanza 242 Biographical Sketch
Catálogo 245 Catalogue
Créditos 270 Credits

Detalles

Oscar Masotta (Buenos Aires, 1930- Barcelona, 1979). La teoría como acción busca reconstruir la trayectoria intelectual de este pensador. El proyecto desarrollado a lo largo de cuatro años de investigación, destaca la trayectoria multifacética del teórico y artista; figura crucial en las transformaciones del campo cultural argentino e iberoamericano del periodo comprendido entre las décadas de 1950 y 1970. Este proyecto expositivo, organizado mediante diferentes núcleos temáticos, se propone reponer su compleja trayectoria intelectual y artística, destacando su rol crucial como impulsor de la vanguardia argentina, a partir de su concepción: el ejercicio teórico como un modo de acción política. Se exhibe material de corte documental de procedencia diversa, al mismo tiempo que de obra artística de su autoría.

Masotta, Oscar

(Buenos Aires, 1930-Barcelona, 1979) es una figura crucial en la modernización del campo cultural argentino entre los años cincuenta y los setenta. Su intensa labor como ensayista lo lleva a territorios diversos: escribió sobre arte, literatura, historieta, política y psicoanálisis. Es reconocido como el introductor del pensamiento de Lacan en América Latina y España. La avidez de sus lecturas y la diversidad de sus intereses teóricos lo impulsaron a entrecruzar productivamente nuevos paradigmas como la fenomenología, el existencialismo, el estructuralismo y la semiología. Siempre se reclamó marxista, pero lejos de cualquier ortodoxia intentó una aproximación crítica al peronismo y a la cultura popular. Vinculado activamente a la vanguardia artística de los años sesenta propuso una serie de nociones clave tales como desmaterialización, discontinuidad y ambientación para entender las radicales transformaciones del arte en aquel momento. Su aporte no fue solo teórico sino también artístico, en 1966 se volcó a producir happenings y obras comunicacionales, tales como Para inducir al espíritu de la imagen, El helicóptero y El mensaje fantasma. Apadrinó al grupo Arte de los Medios, hoy reconocido como uno de los pioneros del conceptualismo. Fue director de la revista LD/Literatura Dibujada y organizó la I Bienal Mundial de la Historieta (1968). Entre su vasta producción, cabe mencionar sus libros Sexo y traición en Roberto Arlt (1965), El pop art (1967), Happenings (1967), Conciencia y Estructura (1969) y La historieta en el mundo moderno (1970). Poco antes de partir al exilio a Europa en 1974, hostigado por el clima de violencia política creciente, funda la Escuela Freudiana de Buenos Aires y publica Introducción a la lectura de Jacques Lacan (1974). Previo a su temprana muerte, realiza una notable actividad impulsando en distintas ciudades europeas grupos de estudio de psicoanálisis, y publica Ensayos lacanianos (1976). A contrapelo del clima fuertemente antiintelectual que predominaba entonces, sostuvo la labor teórica como un modo específico de intervención política emancipadora.

Mis posiciones generales con respecto a la lucha de clases, al papel del proletariado en la historia, a la necesidad de la revolución, son las mismas hoy que hace quince años atrás. Lo que he cambiado tal vez es la manera de entender el rol del intelectual en el proceso histórico: cada vez comprendo más hasta qué punto ese rol tiene que ser `teórico'; esto es, que si uno se ha dado la tarea de pensar, no hay otra salida que tratar de hacerlo lo más profundamente, lo más correctamente posible. My general position on class struggle, the role of the proletariat in history and the necessity of revolution is the same today as it was fifteen years ago. What has changed, perhaps, is my understanding of the role of the intellectual in the historical process: more and more I understand the extent to which that role must be `theoretical'; that is, if you have charged yourself with the task of thinking, you have no choice but to try to do so as profoundly and as correctly as possible. OSCAR MASOTTA, 1967 ¿Cómo invalidar a Oscar Masotta o, en general, cómo se invalida a un hombre? (...) Invalidación y arrojo de mierda sobre sí: aún Masotta sigue causando o inspirando estas gestas. No he encontrado en estos basureros menos, sino siempre más carroña que la contenida en y por Masotta. Y en todos los casos se trata de un signo. How do you invalidate Oscar Masotta or, more generally, how do you invalidate a man? (...) Invalidation and pelting him with shit: Masotta still causes or inspires such gestures. In amongst these trash heaps, I have found not less but more carrion than that encom-passed by Masotta. And in each case, it is a sign. CARLOS CORREAS, La operación Masotta, 1991 Hoy, 8 de noviembre de 2016, el cineasta y teórico francés Erik Bullot -con quien conversé muy recientemente sobre el proyecto de exposición en torno a Masotta- me envía un hallazgo: en una película experimental española filmada entre 1967 y 1968, El lobby contra el cordero, del aragonés José Antonio Maenza, aparece el libro de Oscar Masotta y otros, Happenings, editado en Buenos Aires en 1967 por Jorge Álvarez, con una tirada muy reducida. Un libro incon-seguible dentro de una película también incoñseguible. Se trata de un film mudo filmado en Zaragoza, en el que en varios momentos aparecen libros: libros que se leen, se tocan, se cubren de fósforos quemados. En una secuencia, un hombre del que no se ve más que el brazo roza -casi acaricia- libros en una librería y se detiene un instante en Happenings, antes de elegir el libro que hurtará, escondido entre su ropa. Maenza se propuso filmar "una película que nunca se pensó para ser finalizada". Y en su siguiente experimento, pasó a filmar con el chasis vacío: "A quienes participaban en el rodaje no se les informó que la cámara no era nunca cargada con película". Esa es la dimensión más sorprendente de esta huella inesperada: una experiencia que aproxima el cine al happening, y dialoga (ahora sabemos que no por mera afinidad o coincidencia sino por conexión) con las ideas que contemporáneamente estaban produciendo Masotta y el grupo Arte de los Medios respecto de la des-materialización (proponiendo abolir el libro y llamando a disolver el arte en la vida social). Dos radicales laboratorios periféricos o mejor, descentrados, en medio de contextos represivos (la vanguardia artística argentina en la dictadura de Onganía y la vanguardia cinematográfica española en el tardofranquismo), cuyas experiencias quedaron encapsuladas en el olvido durante demasiado tiempo, hasta que de golpe se (nos) manifiestan entrecruzadas. En los últimos tiempos, enfrascada en Masotta, estas apariciones me vienen ocurriendo a menudo. Como si un espectro hubiera sido definitivamente invocado, después de décadas de silencio y borramiento, y se multiplicara su capacidad de provocar y conectar escenas distantes. *** Hace más de tres años, Cuauhtémoc Medina me planteó un (nuevo) desafío: organizar una exposición sobre el itinerario intelectual de Oscar Masotta. La propuesta, desde el inicio, fue centrarla no sólo en su relación con el arte, su rol como teórico, promotor y realizador dentro de la vanguardia argentina de los sesenta, sino en su múltiple y polimorfa capacidad de intervención (siempre disruptiva) sobre territorios como la literatura, la política, la historieta, la experimentación artística, el psicoanálisis, etcétera. Provocativamente, Masotta se definía en los años cincuenta como existencialista-marxista-peronista (fórmula inadmisible para la izquierda ortodoxa que veía en el peronismo una variante del fascismo). En la década siguiente ensaya la articulación entre compromiso político y nuevos paradigmas teóricos. Mientras otros intelectuales enfrentaban existencialismo y estructuralismo como opciones irreconciliables, Masotta sintetiza su postura en la ecuación conciencia y estructura: "La filosofía del marxismo debe ser reencontrada y precisada en las modernas doctrinas (o 'ciencias') de los lenguajes, de las estructuras y del inconsciente". Su posición marginal respecto de las instituciones en las que inscribió su actividad intelectual (la Universidad de Buenos Aires, donde nunca terminó sus estudios, o el Instituto Di Tella, donde agitó la escena desde el ignoto Comité de Adherentes) y su recordada (y a veces no perdonada) capacidad polémica signan sus huellas. Al encomendarme este proyecto, Medina partía del libro Revolución en el arte que reunió los hasta entonces dispersos e inhallables textos de Masotta sobre arte. Cuando preparé esa edición, en 2004, llevaba más de una década de investigación junto a Mariano Mestman sobre la radicalización política de la vanguardia artística, trama en la que Masotta se nos aparecía como una referencia ineludible.

Oscar Masotta. La teoría como acción

MXN

MXN$320

0