No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

¡No está muerto quien pelea!: homenaje a la obra de Rolando V. García Boutigue

¡No está muerto quien pelea!: homenaje a la obra de Rolando V. García Boutigue

 

ISBN: 9786073010993

Autor(es): González, Jorge A. (coordinador)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$322

Precio Habitual: MXN$460

ISBN/ISSN 9786073010993
Entidad Académica Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Multidisciplina
Número de páginas 340
Tamaño 23 x 17 x 2
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

Este texto pretende dar a conocer la fructífera obra de un científico latinoamericano que es poco conocida, pero por ello menos importante.
Rolando García fue un personaje singular, con enorme capacidad y honestidad intelectual que se atrevió a incursionar en diversas disciplinas científicas y en tareas directivas de organización del quehacer científico. Su originalidad es haber "dejado huella" en tantas disciplinas y tareas de liderazgo científico-organizativo (Emilia Ferreiro).
Este compendio de 16 textos es bastante diferenciado en estilos, extensiones, objetivos y fuentes. Participaron autores de Latinoamérica y de varias regiones de México, de disciplinas múltiples: fisiología celular, comunicación, historia de la ciencia, antropología, física, psicología, ingeniería, agronomía, sociología, filosofía y ecología que conversaron sobre la influencia de la obra de nuestro autor en su oficio concreto.
Una parte de los textos se centra en las aportaciones de la obra de Rolando García al oficio de la docencia, otros al desarrollo conceptual, a la investigación empírica y algunos más poseen una composición mixta, incluida la biográfica. Algunos son conceptualmente más atrevidos que otros: exponen y avanzan formulaciones propias montadas sobre interpretaciones de las ideas y enseñanzas de Rolando.
Otros ensayos relatan formas de inspiración que han desarrollado personal o colectivamente, a partir de los textos más conocidos de nuestro autor. En algunos de los escritos que ahora publicamos, las referencias llegan hasta sus diversas colaboraciones con Jean Piaget, que fueron el fruto de la transformación dialógica y dialéctica que, sin duda, se dio entre ambos.
La escucha de Rolando García a las ideas de Jean Piaget generó transformaciones cruciales en su oficio de investigador. Correspondientemente, la escucha abierta de Piaget a las críticas y aportaciones que nuestro autor le formuló, condujeron a la consolidación de la epistemología genética unificada, como una disciplina científica, no especulativa, con un dominio, un objeto y un método particulares, que ha desarrollado una teoría robusta, lógicamente coherente y empíricamente contrastable de los procesos de conocimiento en la especie humana.

González, Jorge A. (coordinador)

PRESENTACIÓN. LOS FRUTOS DE UN CONVERSATORIO Jorge A. González La vida académica puede tener muchas versiones, estilos, tradiciones y formas de generar su propia dinámica. También es rica en la diversidad de sus participantes, de sus experiencias, en sus maneras de trabajar y de organizarse para cumplir sus fines institucionales. Pero suele haber mucha vida más allá de los cubículos, de las aulas y de las bibliotecas, más allá de las instituciones donde la dedicación a la generación de conocimiento, la formación de nuevas generaciones y la difusión de éste constituyen el sentido de la energía y de los recursos empleados para ello. Aislar como forma de anestesiar. Vivimos tiempos en los que el pensamiento académico universitario se constriñe por políticas y presiones para "justificar" los recursos invertidos por el Estado, se rediseña para complacer al mercado y a las necesidades inmediatas. Lo urgente sobre lo importante. Lo imperioso es producir compulsivamente, destacar para ganar financiamien-tos que permitan seguir publicando sin parar, desde luego, dentro de criterios cada vez más estandarizados, hacia una forma particular de entender la vida académica. Publicar o perecer. Dentro de este panorama, los sistemas de evaluación de las actividades y productos del mundo académico y científico son sensibles a las perturbaciones que operan a escalas diferentes del propio campo y éste a su vez, está tensado por su relación con fuerzas con otros campos dentro de la sociedad. Privatizar para eficientar. Es el caso de las políticas neoliberales que se concretan en formas que privilegian un tipo de evaluación individual frente a pares académicos que hacen (en el mejor de los casos) juicios y toman decisiones sobre el destino económico y el reconocimiento simbólico de la producción de sus colegas. Competir para separar. Separar para desactivar. Esto genera rutinas y culturas profesionales bien delimitadas que, inmersas en el desarrollo del yo-mi-me-conmigo se imponen, o aún peor, se autoasumen, como forma de destacar y conquistar mejores posiciones; o bien, en muchos otros, como formas de mantenerse con lo mínimo posible flotando "de muertito" dentro del sistema. La lógica del "cuánto lo menos..." satura de medianía y conformismo individualista (en algunos casos, con gran "productividad") el trabajo cotidiano, semestral, anual de las universidades. Dejar hacer, dejar pasar. El trabajo académico, científico deja de ser de tiempo completo, para volverse de tiempo repleto. Así, una de las formas específicas de desactivar su potencial crítico consiste en la saturación del biotiempo invertido en tantas actividades, tantos textos prometidos, tantísimos trabajos pendientes, y especialmente en el relleno cansino de formatos para informes internos o externos que convierten en "entregables" y contables las horas de trabajo del pensamiento subsidiado. Informar para ser productivo, antes que conocer para mejor actuar. El trabajo colectivo, organizado con rigor y a la vez con la flexibilidad que necesita el pensamiento y las formas de generarlo no aparece como prioridad, ni personal, ni mucho menos institucional. Dentro de las dependencias se impone una dinámica que rellena, que retaca los días y las horas de eventos a los que es casi imposible asistir y participar, no porque no puedan ser "interesantes" (para el proyecto individual), sino porque coinciden con otros eventos que tantos otros y otras organizan para ser primera o en última instancia detectables por las formas de evaluación. En numerosas ocasiones tales eventos se parecen a pasarelas donde el tiempo es, por supuesto, limitado, todas y todos tienen algo sustantivo e importante que decir; es dicho (generalmente leído), aplaudido y viene otra colaboración, luego una más y otra hasta consumir el tiempo. Dependerá de la proximidad de lo que se presenta con las prioridades de quien escucha, lo rescatable o lo prescindible de cada presentación individual. Algunos estilos más o menos histriónicos, algunos recursos más o menos creativos en la visualización de lo presentado, algunas formas de escritura y lectura más o menos sugerentes y brillantes aparecen de pronto y hacen las jornadas un poco menos tediosas.

¡No está muerto quien pelea!: homenaje a la obra de Rolando V. García Boutigue

MXN

MXN$460

0