No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Motivos para el canto y la danza. Poesía del 68

Motivos para el canto y la danza. Poesía del 68

 

ISBN: 9786073007726

Autor(es): Damián, José Alberto (compilador) / Zenteno Chávez, Alejandro (compilador)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro Cultural Universitario Tlatelolco

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$103
ISBN/ISSN 9786073007726
Entidad Académica Centro Cultural Universitario Tlatelolco
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Poesía
Número de páginas 128
Tamaño 22 x 14.5 x .7
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido 5 MARÍA TERESA IRAZABA
Esa madrugada
12 ALEJANDRO ZENTENO JOSÉ ALBERTO DAMIÁN
Medio siglo ha pasado desde aquel 2 de octubre...
JOSÉ REVUELTAS - PROHIBIDO PROHIBIR LA REVOLUCIÓN
18 CARMEN DE LA FUENTE
Elegía combativa
Ustedes mis discípulos
La ciudad bajo las armas
Habla Rina Lazo
Loa para un nuevo David
27 MARGARITA PAZ PAREDES
Canto a la juventud
Hoy no ha pasado nada
Para llamarte a ti, Genaro Vázquez
37 HORACIO ESPINOSA ALTAMIRANO
La imaginación al poder
Estirpe escatológica
Códice mayor
No lavéis esta sangre
47 LEOPOLDO AYALA
Canto por el hombre nuevo
Yo acuso Te amo
JOSÉ REVUELTAS - COMITÉ DE LUCHA DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS
59 ENRIQUE GONZÁLEZ ROJO ARTHUR
El quíntuple balar de mis sentidos (XXVIII)
61 MARCO ANTONIO MONTES DE OCA
El altar de los muertos
José Revueltas
63 JUAN BAÑUELOS
No consta en actas (poema 9) No consta en actas (poema 10)
67 OSCAR OLIVA
Manifestación
68 ROBERTO LÓPEZ MORENO
Oraba
Antipol
¿Soneto?
Motivos para la danza
76 CARLOS MONTEMAYOR
Elegía 1968
JOSÉ REVUELTAS - CARTA ABIERTA A LOS ESTUDIANTES PRESOS
82 SAÚL ÁLVAREZ MOSQUEDA, "EL CHINO"
Este viaje
El río nuevo
87 JOSÉ PIÑEIRO GUZMÁN
JOSÉ ALBERTO DAMIÁN
"La noche de los cuchillos largos"
92 JAIME GODED
Los trajeron a nacer
Un poema desde la cárcel
Por la obligada confusión del orden es un error
JOSÉ REVUELTAS - PALABRAS FINALES
97 DAVID ROURA
Partida 68
Silencio culpable
104 ALEJANDRO ZENTENO CHÁVEZ
Clamor universitario
Fuego negro en la caldera olímpica
109 BENITO BALAM
Las calles
111 MARIO RAMÍREZ
Canción de cuna para un niño francés
Caimán de hierro
116 CRISTINA GÓMEZ
La Marcha
Guardia nocturna
JOSÉ REVUELTAS - ANIVERSARIO DE TLATELOLCO
120 LETICIA LUNA
La orfandad muda

Detalles

El volumen reúne un conjunto de voces que se levantan para revivir los momentos más importantes del movimiento estudiantil de 1968. Desde la antología de Miguel Aroche Parra, publicada en 1972, se han editado diversas compilaciones, tanto de editoriales reconocidas, como la publicada por la UNAM en 1980, hasta ediciones marginales, incluyendo algunas páginas piratas y corsarias que circulan por la red de internet. En lo que a ésta corresponde, el antecedente de trabajo tiene como base las ediciones de Generaciones Rebeldes, publicadas en 2006 y 2007, y Epopeya del 68, editada en 2008. En esta última, que cumple una década, se busca cubrir los momentos más importantes del movimiento y escribir lo que, aún, no estaba escrito.

Damián, José Alberto (compilador)

Autor de textos breves, editor independiente e investigador del tema del '68; sobre el que ha colaborado en la elaboración de tres antologías, entre ellas Epopeya del 68. Fue coeditor de la novela Ni muerto me doy por muerto, de Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca. Colabora en la presente antología como compilador y coautor del poema La noche de los cuchillos largos.

Zenteno Chávez, Alejandro (compilador)

Poeta, narrador, fotógrafo y editor independiente. Entre su obra poética destaca: Las venas iracundas, Acento al rojo vivo y Huellas de un pasado remoto, además de la novela Mariana y el General. Los poemas de esta antología fueron publicados originalmente en el libro Epopeya del 68 (Nubes y Arena Editores, México, 2008). Es compilador de la presente antología.

Medio siglo ha pasado desde aquel 2 de octubre... "A mí me dieron un nombre /a ellos les borraron la vida" dice Teresa Irazaba en el poema que abre esta antología. Medio siglo ha pasado desde aquel 2 de octubre en que, según escribe nuestra compañera poeta -La navaja de un bisturí cortó/mi amarre umbilical/ del vientre de mi madre // Mientras / cientos de metrallas/ dispararon / y abrieron otras carnes". Medio siglo ha pasado desde aquel movimiento que conmocionó a la sociedad de nuestro país. Medio siglo de dolor, pero también de lucha épica, rompimiento de ataduras y confrontación con un poder monolítico que, aunque lanzó toda su furia contra el pueblo, a fin de cuentas, no prevaleció su versión de que el Movimiento estudiantil había sido una "conjura contra México", sino, como ha quedado escrito con letras de sangre, un genocidio de estado. Pero el movimiento fue mucho más que una matanza o una serie de matanzas, si al 2 de octubre agregamos la toma del Casco de Santo Tomás, el 23 de septiembre, o el bazucazo en San Ildefonso el 30 de julio. El Movimiento fue una fiesta de la rebeldía, un fuego libertario que el estudiantado arrebató a los corredores que traían la antorcha olímpica para encender el pebetero; una tea que iluminó el espíritu de la juventud y brilló por encima del fuego criminal de los fusiles. Una lumbre que continúa crepitando en la palabra de los poetas, quienes después de veinte lustros continúan cantando. Éste que tienes en tus manos, lector, es un conjunto de voces que se levantan para recordar aquellos acontecimientos. Desde la antología de Miguel Aroche Parra, publicada en 1972, se han editado diversas compilaciones, tanto de editoriales reconocidas, como la publicada por la UNAM en 1980, hasta ediciones marginales, incluyendo algunas páginas piratas y corsarias que circulan por la red de Internet. En lo que a nosotros corresponde, el antecedente de nuestro trabajo tiene como base las ediciones de Generaciones Rebeldes, publicadas en 2006 y 2007, y Epopeya del 68, editada en 2008. En ésta última, que cumple una década, buscamos cubrir los momentos más importantes del movimiento, y allí donde no había nada escrito nos dimos a la tarea de escribirlo. Motivos para el canto y la danza, a diferencia de las anteriores antologías, busca resaltar lo más íntimo de la poesía del 68 y su contexto de luchas que se libraban en el país y en otras partes del mundo. A cinco poetas emblemáticos, Carmen de la Fuente, Margarita Paz Paredes, Horacio Espinosa Altamirano, Leopoldo Ayala y Roberto López Moreno (por orden de nacimiento), agregamos la obra de tres activistas presos en Lecumberri durante el 68 -Saúl Álvarez Mosqueda El Chino, José Piñeiro Guzmán y Jaime Goded-, además de una serie de autores que, sin haber participado activamente en los acontecimientos, escribieron en los años subsecuentes poemas alusivos, y conservaron, durante toda su vida, una postura política honesta, impugnadora de los gobiernos corruptos. Cabe aquí hacer mención de un poeta: Juan Bautista Villaseca, quien, a decir de Roberto López Moreno, había escrito siete u ocho poemas sobre el 68 ¡en pleno movimiento! y que se perdieron al caer en manos de un agente de Gobernación que se hizo pasar por fotógrafo. Sólo un poema muy breve y un dístico pudieron ser rescatados: Las semanas no eran así, con un olor a huesos dormidos en la pólvora, con calles orinadas por el miedo, con tanques militares de veneno. No parecían esquirlas que las musas dejaron sobre el tiempo, ni había un río de sangre en cada calle, ni había tantos ojos en las cárceles. No sé si se ha exiliado el corazón ni por qué duelen tanto las letras de mi patria"... Y el dístico: Hoy amaneció mi universidad con la alegría izada a media asta. Villaseca, por desgracia, murió en marzo de 1969, y ya no fue posible rescatar aquellos materiales. Hay otro personaje, poeta, narrador y guionista de cine, imposible de dejar fuera: José Revueltas. De joven, Pepe escribió poemas, pero su más profunda poesía se encuentra en sus novelas, en extraordinarios fragmentos de prosa poética. Sin embargo, durante el movimiento de 1968 escribió textos incendiarios, manifiestos, cartas abiertas a los revolucionarios de París o a los estudiantes presos, por lo que decidimos incluir fragmentos de aquellas líneas como epígrafes de cada sección. Y como en relación al Che, quien también escribía poemas, podemos decir que el mejor poema de Revueltas, durante el 68, fue su testimonio personal. Esas semillas libertarias sembradas por los anteriores combatientes de la palabra tenían que dar frutos. Por eso, quienes durante el movimiento eran muy jóvenes o niños, con el transcurso de los años tomaron conciencia de lo que significaron aquellas páginas grabadas en las calles, aquellos gritos estampados en las paredes y aquellas brasas que siguen ardiendo. Con la misma pasión de las generaciones precedentes elevaron su voz y se incorporaron a la sinfonía. Una de estas voces, de quien entonces era una niña de tres años, cierra nuestra antología y nos deja su testimonio de lo que significó aquella tarde del dos de octubre de 1968. Lety Luna, al escarbar en el sepulcro de la herida, nos dice: "Para abrir la cárcel del olvido necesito el silencio /de golondrina formando su mándala sobre el lago de Texcoco: / la edad de mis hermanos, 7 años, 5 meses / y mi madre con su lírica lozanía de vivir/en el tránsito del cuerpo a través de las consignas / rodaba por el pasto mojado /y era como el silencio de una marcha estudiantil". Nacimiento y muerte, rueda de soles sacrificados en la danza de la luz y la sombra. Luna herida a bayonetazos que ilumina con sangre plateada el ahuehuete de la historia. Hematomas que nos siguen doliendo. Ríos de indignación que avanzan sobre la piel de la patria y que el poeta traduce en lo más profundo de su ser. Cuerpos como semillas que enlutados combatientes riegan con esperanza y rabia, para que florezcan ante las nuevas generaciones. Danza inmemorial que es lenguaje en movimiento. Fronda de voces en el árbol del pueblo. Esto es Motivos para el canto y la danza. Un haz de teas, una banderola que sigue ardiendo, brillando. Un coro entrelazado donde quienes aún viven y aquellos que se han ido elevan su canto para que los jóvenes de hoy lo hagan suyo y lo entreguen a los que vendrán después. Aquí estamos para decirlo: El fuego es nuestro, lo arrebatamos a los atletas que lo traían desde otros continentes. El 68 fue una epopeya donde hubo víctimas, sin duda, pero, ante todo, fue un testimonio de guerreros. Porque los guerreros, después de la batalla, entierran a sus muertos y les rinden tributo, curan sus heridas y siguen adelante. Alejandro Zenteno Chávez José Alberto Damián

Motivos para el canto y la danza. Poesía del 68

MXN

MXN$103

0