No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Los cafés en México en el siglo XIX

Los cafés en México en el siglo XIX

 

ISBN: 9789683680211

Autor(es): Clementina Díaz y de Ovando

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Coordinación de Humanidades

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$77

Precio Habitual: MXN$110

ISBN/ISSN 9789683680211
Entidad Académica Coordinación de Humanidades
Edición o Número de Reimpresión 2a edición, año de edición -2003-
Tema Historia
Número de páginas 103
Tamaño 22.5x16.2x0.6
Terminado o acabado Rústico
Idioma Español

Detalles

A principio del siglo XIX un semanario mexicano buscó en los libros los orígenes del café (bebida que estaba siendo descubierta por los novohispanos), y fue al rastreo de sus virtudes: purificaba la sangre por medio de una dulce agitación, disipaba la pesadez del estómago y alegraba el espíritu. Ese interés iba a la par de la casi inmediata popularización del elíxir y los rituales que lo acompañaban. La experiencia europea servía como modelo: "En Inglaterra se cuentan hasta tres mil cafés y allí sirven para las contrataciones públicas, suscripciones, bancos de noticias, etcétera. No hay en ellos billares ni ruido alguno: todos en silencio leen los periódicos de que hay mucha abundancia".
Los cafés en México fueron, desde sus inicios, espacios de reunión, de conspiraciones políticas, de lecturas de periódicos y peñas literarias. Al parecer, el primer café que se estableció fue el de Manrique, en la esquina de Tacuba y Monte de Piedad, y en él se ideó más de una conspiración política en contra de la dominación española. Al café Manrique "acudió don Miguel Hidalgo y Costilla, con intenciones que no fueron las de rezar el Padre Nuestro" (reseña Alfonso Sierra Partida). Entre avatares políticos y bélicos, los cafés se volvieron, entre otras cosas, centros de espionaje, refugio de cesantes, vagos, empleados, jugadores, caballeros de industria, asilo de políticos, periodistas, militares, literatos, cómicos, "niños de casa rica", dueños de haciendas, asombrados payos. Eran sitio ideal para chismorreo, para despellejar al prójimo, para hacer negocios.
Los aromas de los cafés en México durante el siglo XIX son múltiples. "Gracias a l rico tejido de noticias legado por literatos, cronistas y gran prensa periódica -explica la acuciosa y amena investigadora Clementina Díaz y de Ovando- es posible entrever algo de lo que acontecía en los cafés, conocer un poco de la vida mexicana que en éstos se deslizaba, se decantaba".
Un minucioso estudio que se lee, sin embargo, como una novela de un tema múltiple que nos hace vivir momentos encantados de nuestro fascinante y arduo siglo XIX.

Clementina Díaz y de Ovando

Clementina Díaz y de Ovando (1916-2012) fue investigadora emérita del Instituto de Investigaciones Estéticas y miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM. En 1988 recibió el Premio Universidad Nacional y en 1994 fue nombrada cronista de la Universidad. Desde 1974 formó parte de la Academia Mexicana de la Historia. Fue también miembro numerario de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1983. Entre su amplia obra se encuentran El Colegio Mexicano de San Pedro y San Pablo (1951), La Escuela Nacional Preparatoria. Los afanes y los días (1972), Crónica de una quimera. Una inversión norteamericana en 1879 (1989) y La postura de México frente al patrimonio arqueológico nacional (1990).

información no disponible.

Los cafés en México en el siglo XIX

MXN

MXN$110

0