No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Las nuevas dimensiones del espectador. De sus preferencias en el mercado a sus derechos culturales

Las nuevas dimensiones del espectador. De sus preferencias en el mercado a sus derechos culturales

 

ISBN: 9786070293641

Autor(es): Domínguez Domingo, Juan Carlos

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$264

Precio Habitual: MXN$377

ISBN/ISSN 9786070293641
Entidad Académica Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Cine y fotografía
Número de páginas 276
Tamaño 23 x17 x 1.8
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

La relación del cine mexicano con sus espectadores ha cambiado a partir del proceso de la llamada convergencia digital. Ante la aparición de un mayor número de pantallas (salas de cine, televisión digital y dispositivos digitales) y nuevas estructuras de mercado y de participación cultural en las esferas de producción y circulación de obras audiovisuales, resulta claro que no podemos seguir analizando el lugar del espectador como inamovible y unidimensional. Al contrario, la posibilidad de ser a su vez muchos tipos de espectador, así como sus nuevas posibilidades creativas, evidencian la necesidad de situarlo al mismo tiempo en múltiples espacios y con diversos componentes. Comprender las nuevas dimensiones del espectador desde la configuración de las políticas públicas es uno de los propósitos de este libro. Este tema ha sido poco explorado en México, por lo que el autor ofrece una serie de notas y aproximaciones que redefinen al espectador del cine mexicano desde distintas esferas. Así, se colocan sus derechos culturales en el mismo nivel que sus preferencias en el mercado; todo esto en el contexto de una nueva legislación en materia cultural y audiovisual en el país.

Domínguez Domingo, Juan Carlos

Es doctor en Antropología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y maestro en Políticas Públicas por FLACSO-México Es guionista egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica. Sus guiones han participado en talleres y festivales de cine nacionales e internacionales como el Laboratorio de Guiones Oaxaca-Sundance y el Festival Internacional de Cine de La Habana. Ha realizado investigación en cine y medios audiovisuales por más de quince años en diversas instituciones públicas, entre ellas, el Instituto Mexicano de Cinematografía, el Organismo Promotor de Medios Audiovisuales y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Obtuvo el Premio INAH 2004 por su trabajo de investigación acerca del miedo en una comunidad de Guatemala. Es investigador del programa Cultura, política y diversidad del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM.

Prólogo A lo largo del siglo xx la cinematografía pasó de ser una tecnología al servicio del entretenimiento a convertirse en arte interpretativo, medio de denuncia social y política, y en transmisor de mitologías conforme se acercaba el nuevo milenio. Nunca habríamos imaginado que el cine llegaría a mostrarse en la palma de una mano, por decisión libre de quien maneja un teléfono inteligente. Habría parecido aún más remoto que esa persona tuviera en sus manos un aparato telefónico o tableta digital con cámara de video que le permitiera grabar su vida diaria, sus demandas o su visión del entorno. El histórico espectador, como bien afirma Juan Carlos Domínguez en este libro, se ha convertido hoy en día en el creador de sus propios mundos circundantes. De ahí que analizar la apropiación de las tecnologías cinematográficas, su digitalización y las políticas públicas que inciden en su utilización y difusión, sea uno de los temas prioritarios en la investigación en ciencias sociales. Este libro muestra cómo las formas de comunicación y transmisión de los bienes culturales se están convirtiendo a través de estas tecnologías también en nuevas formas de creación en la era global. Los ciudadanos reconfiguran sus acciones culturales para construir, facilitar y motivar su creatividad a través de la convergencia tecnológica. Por ello, el derecho a la creatividad ya no sólo se refiere al ejercicio de los creadores y los artistas, sino a impulsar que los espectadores ejerzan nuevas maneras de generar imágenes, así como de distribuirlas a través de una diversidad de medios. De hecho, los ciudadanos ya forman parte de esa producción cultural, por lo que su acceso a las tecnologías y a las inversiones económicas en esa producción adquiere un papel de gran relevancia. Los nuevos materiales de este libro fueron reunidos durante muchos años a través de la labor profesional, tanto como antropólogo, guionista e investigador especializado, de su autor: Juan Carlos Domínguez Domingo. Lo que hacen evidente es que la única forma en la que podemos garantizar la diversidad artística y cultural en el contexto de las nuevas formas de creación y circulación de obras cinematográficas en México es a través del diseño de una política audiovisual que coloque en un mismo plano los derechos culturales individuales y las preferencias que condiciona el mercado en ese campo. Para dar énfasis a la importancia y originalidad que caracteriza a este texto, cabe hacer notar que, como señala el autor: buena parte de los estudios sobre consumo cultural, como concepto que busca dar cuenta de las prácticas de relación de los públicos con los bienes y servicios culturales, se ha centrado en la relación de las obras con los espectadores, es decir, en los procesos de recepción y de oferta cultural en el mercado. Dicho de otra forma, han observado la creación y producción cultural más como un objeto en el mercado y no como una práctica conducida por la necesidad humana de expresarse y de crear cultura. En este mismo tiempo, a lo largo del proceso, han surgido nuevos actores en la formulación de las políticas culturales; como afirmé alguna vez, 1C... entre todos ellos, corren las fronteras de lo humano, de lo artístico, de lo nacional-global hacia sitios culturales que todavía no conocemos porque no los hemos ejercido, nombrado y hechos visibles" (Arizpe 2008, 296). De acuerdo con el texto, el componente creativo de la cultura, que se expresa en las nuevas formas de producción y distribución de los contenidos audiovisuales, si bien puede abrir espacios de diálogo que promuevan la diversidad cultural, corre el riesgo de cancelarse si predominan los criterios y acomodos corporativos de los medios trasnacionales y nacionales, que quieren guiar el cambio tecnológico hacia formas seguras y rentables. Ante esto, el diseño de políticas públicas que consideren la libertad de creación en todos sus aspectos convergentes, se vuelve importante y necesario de cara a una nueva configuración de la interactividad cultural en el país.

Las nuevas dimensiones del espectador. De sus preferencias en el mercado a sus derechos culturales

MXN

MXN$377

0