No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

La izquierda latinoamericana contra los pueblos: el caso ecuatoriano (2007-2013)

La izquierda latinoamericana contra los pueblos: el caso ecuatoriano (2007-2013)

 

ISBN: 9786073004893

Autor(es): Pierre Gaussens

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$270

Precio Habitual: MXN$385

ISBN/ISSN 9786073004893
Entidad Académica Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Política
Número de páginas 396
Tamaño 21 x 14 x 2.5
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

A lo largo de los años 2000 en América Latina, la llegada al poder de una serie de nuevos gobiernos en varios países (con Chávez, Lula, Kirchner, Morales, Correa, Ortega, Mujica...) dibujó un giro a la izquierda en el panorama político regional. Sin embargo, su comprensión para los estudios latinoamericanos ha sido dificultada por los posicionamientos ideológicos y los discursos oficiales, que han presentado a este giro como una "revancha histórica" de los pueblos frente al neoliberalismo. En contra de esta ilusión, el autor explica por qué este giro a la izquierda obedece a reconfiguraciones estructurales que, en realidad, son favorables a la profundización del capitalismo en el continente.

Pierre Gaussens

Es doctor en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, maestro en Derecho Laboral por la Universidad Central del Ecuador y licenciado en Ciencia Política por el Instituto de Estudios Políticos de Aix-en-Provence (Francia). Es profesor-investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México (COLMEX). Sus principales líneas de investigación son: sociología política, Estado y gobiernos locales; conflictividad y movimientos sociales; violencias, criminalidad y seguridad pública; sociología rural.

Introducción En un principio, la problemática que estructura este libro puede no saltar a la vista del lector con toda evidencia, sino que más bien podría ser asimilada como un error de interpretación o, peor aún, como una toma de postura ideológica. Sin embargo, las meras apariencias no dejan de engañar nuestra percepción al momento de abarcar el tema de la presente investigación: la relación de los gobiernos latinoamericanos de izquierda con las luchas populares, a partir del caso de estudio del gobierno de Rafael Correa y de los movimientos sociales presentes en Ecuador. En efecto, parte importante de la producción teórica, sobre todo de origen académico, tanto en la sociología de los movimientos sociales como en la ciencia política tradicional, contribuye a dibujar un panorama social y político para la historia reciente de América Latina, que goza de una indudable apariencia de coherencia. Y es justamente esta apariencia la que buscamos cuestionar en este libro. De manera general, toda observación espontánea sobre la década latinoamericana de los años 2000 evidencia la llegada al poder de una serie de nuevos gobiernos en diversos países, como: el gobierno de Chávez en Venezuela (electo en 1998), Lula en Brasil (2001), Kirchner en Argentina (2003), Morales en Bolivia (2005), Ortega en Nicaragua (2006), Correa en Ecuador (2006), Lugo en Paraguay (2008), o Mujica en Uruguay (2009). Para dar cuenta de este escenario político renovado, los análisis dominantes suelen describir a estos países como estados con gobiernos de izquierda o centro-izquierda (con base en las tipologías de la ciencia política tradicional), con el fin, primero, de agruparlos en un intento compartido por abandonar la aplicación de las políticas neoliberales, características de las dos décadas anteriores; y, segundo, oponerlos a otros estados latinoamericanos, con gobiernos que siguen inscribiéndose abiertamente en el neoliberalismo, como en los casos de México y Colombia. Sin embargo, si analizamos más de cerca sobre el origen profundo de esta suerte de "giro a la izquierda", respecto a los gobiernos nacionales de la región, encontramos como principal explicación, no tanto el mero fracaso de las políticas neoliberales o el de la política exterior de Estados Unidos, sino la fortaleza construida y adquirida por las luchas populares en su resistencia contra el neoliberalismo y las dictaduras que lo acompañaron a lo largo del continente, desde los años setenta. En consecuencia, si estas luchas son las que realmente se encuentran en la raíz del rediseño del panorama político regional, a partir del año 2000, una deducción lógica, pero no menos errónea, de toda observación espontánea sobre esta realidad puede conducirnos hacia la siguiente interpretación: la llegada al poder de estos gobiernos estaría respondiendo e inclusive satisfaciendo las demandas construidas históricamente por los movimientos populares. Aquí es precisamente donde nace el equívoco provocado por una ilusión que se nutre de una indudable lógica aparente, es decir, de una lógica de sentido común según la cual los cambios operados por los gobiernos electos representarían un nuevo marco institucional en el que las demandas formuladas desde abajo ahora se encontrarían plenamente legitimadas, realizadas y hasta consagradas. En contra de esta interpretación dominante, nutrida también por los discursos de la retórica oficial y del ejercicio periodístico, planteamos lo siguiente: si bien es cierto que las luchas desarrolladas por los movimientos populares contribuyeron a generar condiciones generales propicias para nuevas dinámicas políticas, las cuales, a su vez, facilitaron la llegada al poder de gobiernos de giro a la izquierda, el retrato de este nuevo panorama político regional no significa necesariamente el triunfo de estas luchas. En este sentido, la tesis que defendemos no pretende negar el acercamiento histórico que se produce entre los movimientos populares y las nuevas fuerzas políticas en construcción, en las décadas de los años 1990 y 2000 en América Latina, pues muchos ejemplos pueden ilustrar este acercamiento previo. Más bien, lo que buscamos es subrayar el posterior distanciamiento entre movimientos y gobiernos provocado por las políticas de estas nuevas fuerzas, una vez instaladas en el poder del Estado, en detrimento de las demandas históricas defendidas por las luchas populares. En general, se trata de indagar las causas y los significados de las cada vez más frecuentes y profundas divergencias que se producen entre gobiernos o partidos y movimientos sociales a lo largo del continente. Insistimos en que la tesis central de este libro va en contra de engañosas apariencias, pues surge del principio de que las luchas populares pueden encontrar cierto dinamismo propio, debido a la des-inversión del espacio público por parte del Estado neoliberal. Es decir, que el neoliberalismo no presenta exclusivamente efectos negativos para los movimientos, sino también positivos. De manera inversa, si el giro a la izquierda no representa forzosamente una victoria para los de abajo, entonces, hacemos también nuestra la siguiente paradoja: "las relaciones sociales no capitalistas y los poderes no estatales que potenciaron el movimiento, pueden entronizar en el poder a fuerzas que pretenden legitimar el Estado y expandir el capitalismo".1 En suma, la duda metódica que es nuestra, al cuestionar sistemáticamente las evidencias de toda observación espontánea, busca articular la relación problemática que se establece entre las lógicas de la política instituida en el Estado y las lógicas de lucha en movimiento. Esta duda, a su vez, se expresa en el planteamiento de una serie de preguntas perspicaces para la investigación. ¿Cómo entender los actuales movimientos en América Latina?, ¿por qué relacionar estas luchas populares con el giro a la izquierda y sus gobiernos, y viceversa? En el caso de Ecuador, ¿cómo se inscribe el proceso de la llamada "revolución ciudadana" en este giro de nivel regional? Es más, ¿en qué sentido las medidas del gobierno de Alianza País (AP) construyen un escenario político inédito? ¿Y qué relación presenta el conjunto de estas medidas con los escenarios políticos anteriores, tanto con el neoliberalismo como con el keynesianismo clásico? Es decir, ¿cómo denominar al escenario construido por el gobierno de Alianza País y cuáles son sus principales características? Con el fin de poder analizar después, ¿qué conexión presenta este nuevo escenario político con las luchas populares en Ecuador? y, finalmente, ¿en qué sentido un diagnóstico sobre esta relación puede servir como indicador crítico para estudiar las condiciones de estas luchas en el escenario de un giro a la izquierda, ahora ampliado a América Latina? Resumidas todas estas preguntas en una sola: ¿en qué medida el escenario político construido por los gobiernos del giro a la izquierda en América Latina trastoca las capacidades de lucha, organización y movilización de las clases y grupos subalternos, a partir del estudio de caso de la "revolución ciudadana" en Ecuador? Para dar una respuesta tentativa y provisoria a esta última pregunta, central para este libro, avanzamos hacia la siguiente hipótesis: los procesos de reforma del Estado latinoamericano impulsados por los gobiernos del giro a la izquierda en los años 2000, mediante la reinversión del Estado en el mercado nacional, buscan perennizar un conjunto de políticas de corte keynesiano, que es afín con los intereses de una de las fracciones de la clase dominante en pugna por el control sobre el campo del poder, y que contradice profundamente las lógicas autónomas de lucha, construidas en las décadas anteriores por los nuevos movimientos antisistémicos en su resistencia al autoritarismo neoliberal; todo ello como antagonismo observable desde el proceso político de la llamada "revolución ciudadana" en Ecuador. Así formulada, esta hipótesis principal tendrá que ser demostrada por el desarrollo propiamente dicho de la investigación, en concordancia con el objetivo general de nuestro estudio: relacionar las medidas del gobierno de Alianza País (incluido el proceso constituyente de 2008) con las lógicas autónomas construidas por los movimientos presentes en Ecuador para desde allí, poder detectar y explicar qué tipo de desafíos y contradicciones, producidos por el escenario del giro a la izquierda, se presentan para las luchas de las clases y grupos subalternos en la actualidad política de América Latina, incluido México. Para tal fin, el libro se divide en cinco partes. Mientras que las tres primeras tratarán por separado las dos variables principales de nuestro estudio, con un primer capítulo sobre los movimientos antisistémicos, así como un segundo y tercer capítulo sobre el giro a la izquierda en América Latina y Ecuador; las dos últimas partes tienen como contenidos los resultados del "cruce" operado entre ambas variables y en ambos sentidos: del gobierno hacia los movimientos en un cuarto capítulo, y de los movimientos hacia el gobierno en un quinto y último capítulo. Ahora bien ¿por qué resulta imprescindible todo análisis sobre la relación entre gobiernos y movimientos?, ¿de dónde nace la importancia de estudiar los procesos de transformación que están dándose en los estados de la región, los que experimenta el campo de las luchas populares? En lo particular, se trata de una primera necesidad: contribuir a un esfuerzo colectivo de reflexión sobre los principales aspectos políticos, económicos, sociales y culturales que puede presentar el capitalismo contemporáneo en América Latina. En este sentido, el tema de los gobiernos del giro a la izquierda, en relación con los movimientos antisistémicos, se convierte en un eje central para todo análisis científico que busca develar las lógicas profundas de los procesos sociales e institucionales que se estructuran en el continente bajo el influjo de los ciclos mundiales de la acumulación de capital. A su vez, este análisis puede contribuir a determinar la polaridad de las potencialidades que conlleva este giro a la izquierda tanto hacia el posible fortalecimiento, como la posible erosión de capacidades de lucha de las clases y grupos subalternos. En general, se trata de una segunda necesidad: evitar que la ciencia social sea convertida en un conjunto de disciplinas oficiales, avaladas desde y por el Estado. En efecto, pensamos que la posibilidad misma de toda ciencia radica en su condición de autonomía material y simbólica frente al poder, es decir, en su libre capacidad de relación crítica y reflexiva con este mismo poder y su campo de acción por excelencia, el Estado. Para garantizar ese grado suficiente de libertad y autonomía este libro se inscribe dentro de un marco teórico específico que es el del pensamiento crítico, nutrido por las tradiciones intelectuales que contribuyeron a fundar la ciencia social (con Durkheim, Mauss, Weber o Simmel) y a fortalecer posteriormente su autonomía como campo de producción de conocimiento (con Braudel, Bour-dieu, Wallerstein o Sousa Santos), sin embargo, todas ellas son herederas, directas o indirectas, de la obra fundante de Marx, pues "cuando lo arrojan por la puerta, [éste] trata de volver a entrar por la ventana. Porque ni la importancia política ni el potencial intelectual de Marx se han agotado -todo lo contrario".2 Es así como, en contra de las tesis posmodernas que ven en la caída del muro de Berlín el supuesto fin de la historia y de las ideologías, creemos que 1989, lejos de representar el triunfo del neoliberalismo, ha permitido sobre todo un renacer del pensamiento crítico gracias a la caída del marxismo y de sus ataduras dogmáticas. Finalmente, en un plano metodológico, la inscripción en el marco del pensamiento crítico de este libro tiene como principal consecuencia su carácter libre, abierto y heterodoxo. Es más, nuestro planteamiento metodológico no será presentado aquí de manera sustantiva y detallada, es decir, de manera artificial y escolar, en introducción, separadamente del cuerpo del texto, no por falta de rigor sino porque el método es indisociable de las prácticas de la investigación científica, la cual es forzosamente empírica (y teórica al mismo tiempo). Por tanto, los puntos de método serán tratados a lo largo de los capítulos y de los resultados arrojados por el trabajo de campo, que el lector podrá encontrar en el texto mismo y sobre todo, en notas a pie de página (para facilitar su lectura, o sea, por cuestión de método), en calidad de advertencias para un seguimiento permanente y necesario a toda investigación rigurosa en ciencia social, que garanticen su capacidad crítica y reflexiva. Al mismo tiempo, estos puntos de método serán también acompañados de aclaraciones y reflexiones de orden epistemológico y axiológico, con el fin de poder hacer explícitas, respectivamente, tanto las premisas filosóficas como las condiciones sociales de producción en las que se inscribe el presente libro. No obstante, cabe subrayar en esta introducción, ahora de manera general, que nuestro planteamiento metodológico se hace contra los enclaustramientos nacidos de la división del trabajo académico (empezando con los de los autonombrados "metodólogos") y de su cristalización institucional en disciplinas científicas separadas, las cuales consideramos como lugares propicios a la censura y a un saber tan experto como ignorante. En cambio, si nuestra investigación no se afilia deliberadamente con una u otra disciplina científica, es porque busca adoptar una perspectiva holística que entienda a la ciencia social como una gran y sola disciplina. Recurriremos entonces a los métodos y demás técnicas propias de los diversos campos de la investigación en ciencia social (con aportes de sociología, economía, historia y derecho, principal pero no exclusivamente), sin tampoco inscribirnos en lo multidisciplinario y su ingenua promoción en la medida en que "el término mismo supone la legitimidad y la importancia de las categorías disciplinarias por separado". En este sentido, las herramientas metodológicas son a la vez de orden cualitativo y cuantitativo, y contribuyen así a romper con la falsa oposición entre estos dos ámbitos del método científico considerados tradicionalmente como separados e inclusive excluyentes por las lógicas dominantes de la especialización disciplinaria. Usamos de manera privilegiada estas herramientas cuantitativas y sobre todo estadísticas, no sólo por el hecho de enmarcar el libro dentro de las tradiciones intelectuales que dieron nacimiento a la ciencia social (la cual surge históricamente junto con la estadística), sino también, porque la tarea de seguir construyendo una ciencia social contra hegemónica pasa por la necesidad de enriquecer herramientas y productos de medición al pensamiento crítico. En efecto, en los campos universitarios latinoamericanos, la producción de pensamiento crítico suele asemejarse a una literatura de carácter filosófico, cuando no a una mera distracción panfletaria. En general, carece de investigación empírica rigurosa y cuando esta última existe, su ámbito sigue restringido a un método cualitativo cuyas entrevistas, por más abiertas y "a profundidad" que sean, si bien dan cuenta de los sufrimientos causados por las relaciones de dominación, no alcanzan a registrar las dimensiones estructurales de esta dominación. En consecuencia, el principal objetivo de nuestro quehacer metodológico busca contribuir a la construcción de un enfoque cuantitativo crítico, capaz de luchar por el uso y la legitimidad de un método considerado como científicamente dominante (los datos "duros"), en la medida en que es monopolizado por la ciencia social hegemónica y, a su vez, capaz de dotar al pensamiento crítico con herramientas de método cuyo uso contra hegemónico permite medir el alcance de las estructuras sociales de dominación, en sus relaciones con las luchas de las clases y grupos subalternos. En suma, respaldamos nuestra investigación en un quehacer práctico cuya teorización rechaza el supuesto de la objetividad científica desde un método rígido y lineal, y, al mismo tiempo, defiende "el verdadero principio de la irreemplazable fecundidad de la investigación empírica: hacer sin saber del todo lo que uno hace es darse una oportunidad para descubrir en aquello que se hace, algo que uno no sabía".4 Y es por los caminos de este algo ignorado, por los meandros del laberinto de la realidad social y del pensamiento crítico sobre ella, que a continuación invitamos al lector a acompañarnos.

La izquierda latinoamericana contra los pueblos: el caso ecuatoriano (2007-2013)

MXN

MXN$385

0