No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$ 0
Libros UNAM

La educación y los retos de 2018: una visión académica

La educación y los retos de 2018: una visión académica

 

ISBN: 9786073004831

Autor(es): Hugo Casanova Cardiel (coordinador)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección General de Publicaciones / Secretaría General de la UNAM

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$ 188
ISBN/ISSN 9786073004831
Entidad Académica Dirección General de Publicaciones
Edición o Número de Reimpresión primera edición, año de edición -2018-
Tema Educación y pedagogía
Colaborador Secretaría General de la UNAM
Número de páginas 204
Tamaño 20.5 x 14 x 1.3
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido Prólogo 9
Leonardo Loinelí Vanegas
Pensar la educación hoy 13
Hugo Casanova Cardiel
Notas para una agenda educativa nacional 37
I. RETOS Y PERSPECTIVAS
DE LA EDUCACIÓN BÁSICA EN MÉXICO
La reforma educativa 2013-2017: entre lo fallido y la búsqueda de un contenido pedagógico
Ángel Díaz Barriga Casales 47
La educación básica en México en el horizonte de justicia y los derechos 59
Rosa María Torres Hernández
Los retos que plantean 25 años de reformas educativas en México: 1992-2017 69
María de Ibarrola Nicolín
II. LOS GRANDES RETOS
DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR Y MEDIA SUPERIOR
El gobierno de la educación superior como problema y como desafío 87
Adrián Acosta Silva
El liderazgo de los rectores, ¿mito o realidad? 99
Romualdo López Zárate
Ideas para discutir la transformación de la universidad pública en México 121
Humberto Muñoz García
III. LOS TEMAS CRÍTICOS DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO: EVALUACIÓN, FINANCIAMIENTO Y EQUIDAD
El financiamiento de la educación superior: problemas y retos 137
Javier Mendoza Rojas
La evaluación educativa: límites y desafíos 153
Mario Rueda Beltrán
Política, educación y política 173
Imanol Ordorika Sacristán
La equidad educativa desde la perspectiva del derecho a la educación 183
Roberto Rodríguez Gómez-Guerra
Referencias 191

Detalles

La educación y los retos de 2018: una visión académica es el resultado de las reflexiones y debates presentados en uno de los foros universitarios La UNAM y los desafíos de la nación que se llevaron a cabo entre abril y mayo de 2017. Esta obra colectiva constituye la versión discutida y revisada por diez académicos especialistas en el tema. La idea central que anima la reflexión en torno a los problemas educativos actuales es sumarse al esfuerzo de pensar nuestro país frente a los retos que se abren hacia la segunda década del siglo XXI, en el marco de un nuevo gobierno y de un nuevo entorno mundial.
Como parte integrante del sistema educativo mexicano, la UNAM aporta este libro en el que se analiza la educación desde diversos ángulos: a través de los involucrados, de sus instituciones, de la cultura, de la formación de recursos humanos, de la profundización del conocimiento y de la creación de nuevos paradigmas.

Hugo Casanova Cardiel (coordinador)

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Barcelona. Investigador del IISUE y profesor de la licenciatura y el posgrado en Pedagogía en la FFL de la UNAM. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Sus principales líneas de investigación son política educativa, gobierno universitario e historia contemporánea de la UNAM. Forma parte del Consejo Mexicano de Investigación Educativa, del que fue presidente entre 2010 y 2011. Ha sido profesor visitante en la Universidad de Texas en Austin y en la Universidad de Barcelona.

Uno de los más importantes retos que afronta nuestro país es la educación. La educación constituye un instrumento fundamental para cerrar las brechas que dividen a las sociedades contemporáneas mediante la redistribución del ingreso, la socialización del conocimiento, el impulso a la creatividad y a la imaginación, el acceso a las tecnologías de información y comunicación y el desarrollo de habilidades nuevas. La educación resulta estratégica para aumentar la productividad y competitividad de nuestra economía, y es necesaria para crear ciudadanos aptos para ejercer sus derechos y obligaciones con responsabilidad y contribuir al fortalecimiento de nuestra incipiente democracia. En el actual contexto de creciente interdependencia entre los países, México tiene que apostar por el apoyo a la investigación, la ciencia y la tecnología para lograr una inserción más competitiva dentro de la globalización, al mismo tiempo que reconocer en la educación pública la política por excelencia para promover la igualdad de oportunidades entre sus ciudadanos y consolidar los valores de un Estado laico y una sociedad democrática. En 2013 se inició una reforma educativa que actualmente se encuentra en curso y que no ha estado exenta de polémicas. En agosto de 2018, en el ciclo escolar 2018-2019, la Secretaría de Educación Pública instrumentará el nuevo modelo educativo, es decir, a partir del próximo ciclo escolar ingresará la primera generación que estudiará con los nuevos programas. Sus resultados los evaluaremos en la próxima década. La educación no es estática, sino un proceso continuo de renovación, evaluación, análisis y prospectiva que da sentido a la cultura, a la innovación, a la economía, a la política y a la sociedad. Dicho proceso es complejo, sobre todo cuando nuestra sociedad tiene expresiones de desigualdad, heterogeneidad, marginación, discriminación, exclusión y diversidad. La educación puede analizarse desde varios ángulos. El gasto realizado por estudiante, la infraestructura disponible y sus características, la formación y actualización docente, los procesos de aprendizaje y enseñanza, el tipo de habilidades a desarrollar en cada nivel, las características del modelo educativo conforme a los niveles de educación y población objetivo de estudiantes, etc. La pregunta central es qué tipo de ser humano queremos desarrollar. Conforme a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en 2014 México gastó 3 703 dólares por estudiante en instituciones educativas desde el nivel primaria hasta el nivel superior. El promedio de esa organización es de 10 759 dólares. El gasto en México en formación primaria fue de 2 896 dólares y en educación superior de 8 949 dólares. De acuerdo con esas cifras aún nos falta por realizar un gran esfuerzo en materia de gasto, sin entrar en los detalles acerca de la forma en la que éste se distribuye entre los distintos niveles y modalidades de educación y en las diversas regiones que conforman nuestro país. En 2014, el INEGI presentó los resultados del censo de la infraestructura escolar de educación básica y especial. De manera general identificamos que en las escuelas públicas 51.6% cuenta con drenaje, 69% con disponibilidad de agua, 87.2% con sanitarios y 88.8% con energía eléctrica, mientras que las escuelas privadas cuentan con 100% de esos servicios. Debemos advertir que 71.1% de los inmuebles en ese nivel escolar fueron construidos para ser escuelas, el resto son edificaciones adaptadas. Por lo que se refiere a las tecnologías de la información y comunicación, herramienta indispensable en los momentos actuales en el ámbito educativo, 60.4% de los equipos de cómputo funcionan adecuadamente, 39.4% tiene internet y 36.2% línea telefónica. Ésta es otra línea en busca de la calidad en la educación. De no cerrarse estas brechas de infraestructura, la educación corre el riesgo de reproducir e incluso amplificar la desigualdad en lugar de contribuir a reducirla. De acuerdo con los registros de la OCDE, en 2016 sólo 17% de la población entre 25 y 64 años había cursado estudios superiores de educación. Del total de la población con estudios superiores, 35% se formó en las áreas de negocios, administración y derecho, mientras que 16% en ingenierías, manufacturas y construcción y 17% en educación. Es indudable que falta mucho por hacer en materia de orientación educativa para adecuar la estructura de la oferta de profesionistas a las necesidades de desarrollo del país. La educación, por su importancia y significado, debe estar en el centro de la discusión sobre el futuro de la sociedad. Debe ser resultado de un consenso que involucre al Estado y a la sociedad, que reconozca el papel de los profesores e incentive su actualización y superación. La educación no debe ser analizada desde visiones simplistas ni con enfoques reduccionistas, sino desde distintos ángulos: a través de los involucrados en el proceso de enseñanza-aprendizaje, de las instituciones dedicadas a la educación, a la cultura, a la formación de recursos humanos, a la profundización del conocimiento y a la creación de nuevos paradigmas. Es por ello que dentro de los foros convocados por la Universidad Nacional Autónoma de México para analizar los desafíos de nuestra nación, el dedicado a la educación ocupó un lugar sobresaliente. Estamos conscientes de que los temas abordados en esta obra como los retos y perspectivas de la educación básica, los grandes retos de la educación superior y media superior y los temas críticos de la educación en México, tales como la evaluación, el financiamiento y la equidad, son tan sólo una parte de la discusión. Como actor destacado de la educación en México, la Universidad Nacional Autónoma de México ofrece los resultados de este esfuerzo para contribuir a la discusión de un tema que resulta prioritario para el desarrollo del país. Habrá más esfuerzos de otros actores y eso es precisamente lo que espera la Universidad. Por lo pronto, ponemos a disposición de todos aquellos involucrados en el tema de la educación e interesados, la reflexión de 10 académicos sobre su estado actual, sus desafíos y las tendencias en el ámbito mundial. Agradecemos a todos ellos su contribución y hacemos votos para que esta aportación contribuya al debate informado sobre uno de los grandes temas de nuestra agenda nacional. LEONARDO LOMELÍ VANEGAS Secretario General de la UNAM

La educación y los retos de 2018: una visión académica

MXN

MXN$ 188

0