No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

La ciencia de contar cuentos y el método RIRC

La ciencia de contar cuentos y el método RIRC

 

ISBN: 9786070253195

Autor(es): Aquiles Negrete Yankelevich

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$175

Precio Habitual: MXN$250

ISBN/ISSN 9786070253195
Entidad Académica Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades
Edición o Número de Reimpresión 1a reimpresión de la 1a edición, año de reimpresión -2018-
Tema COMUNICACIÓN
Número de páginas 127
Tamaño 21 x 13.5 x 0.8
Terminado o acabado Rústico
Idioma Español

Detalles

En el libro se ofrecen tres ejemplos donde el método rirc (recontar, identificar, recordar, contextualizar) mide el éxito en la comunicación
de información científica a partir de evaluar la eficiencia (la calidad) de productos narrativos. El primer ejemplo ilustra la aplicación
del método en el cuento; el segundo, en la historieta ilustrada o cómic y, el tercero, en la instalación de arte (como forma de narrativa
visual). Se incluye también un capítulo donde se discute el cómic, medio profundamente enraizado en nuestra cultura, como vehículo
de comunicación de la ciencia en México. Este trabajo pertenece a la línea de investigación en comunicación de la ciencia a través de
formas narrativas en la cual el autor ha escrito otras obras como "La divulgación de la ciencia a través de formas narrativas" y "So what did you learn from the story: Science communication via narratives".

Aquiles Negrete Yankelevich

Estudió biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Realizó la maestría en la Universidad de Edimburgo y el doctorado en la Universidad de Bath, en el Reino Unido. Actualmente es investigador en el CEIICH y es miembro del SNI. Ha sido profesor de la licenciatura y pos-grado en la UNAM, el Instituto Tecnológico de Monterrey, la Universidad Autónoma Metropolitana y la Universidad de Bath. Se ha desempeñado en puestos públicos y académicos en la UNAM, el INEGI, la CONABIO, PROFEPA, y el Tecnológico de Monterrey. Es autor de artículos técnicos en libros y revistas nacionales e internacionales en temas de ecología aplicada, software ambiental, evolución, enseñanza y comunicación de la ciencia. Es autor de los libros La divulgación de la ciencia a través de formas narrativas; So What did You Learn from the Story: Science Communication Via Narratives; La ciencia de contar cuentos y el método RIRC; The Science of Telling Stories and the RIRC Method; Narrar la ciencia, Nutrición para el deportista y Cuentos comunicantes. También ha publicado cuentos en distintas revistas de literatura nacionales. En 1992 obtuvo el Premio Nacional de Cuento otorgado por el INEGI.

Prólogo Ana María Sánchez Mora Conocí a Aquiles Negrete en circunstancias un poco inesperadas. Por distintas razones ambos fuimos invitados, en 1996, al VI Encuentro Nacional de Jóvenes Escritores, llevado a cabo en Tlaxcala. Acababa de publicar mi primera novela, de modo que habría tenido derecho a estar allí, de no ser por mi edad. Aquiles, en cambio, era un auténtico joven, de linaje científico; empezaba a escribir cuentos, pero sobre un tema que dicho encuentro tal vez no habría considerado literario: ciencia. Mi ponencia trataba, justamente, de ésa en aquel entonces extraña combinación, literatura y ciencia, ausente de manera notable en el panorama literario, a pesar de la importancia y la ubicuidad de la ciencia y de su lugar indiscutible en la cultura. Entonces, hallamos una zona de interés mutuo que hasta la fecha cultivamos. Llamo extraña a la combinación literatura ciencia, porque en esos tiempos era casi un despropósito unir dos ideas tenidas por opuestas, hasta excluyentes: la ciencia, objetiva, fría, despersonalizada y distante; la literatura, subjetiva, dirigida a los sentimientos y a la sensibilidad e inspirada en la problemática humana. Sin embargo, ya desde la Ilustración se lograban obras de arte cuyo acierto era escribir bellamente sobre ciencia. Esta tradición continuó en la pluma de grandes autores, si bien en una especie de limbo. El bando científico no consideraba esas obras como suyas aunque trataran correctamente sobre ciencia. Los literatos, un poco más amplios de miras, las admitían en su seno pero con algo de duda, pues no correspondían precisamente a la tradición literaria, como ocurre también, por ejemplo, con la historia o la filosofía bien escritas. El análisis, la necesidad y el sentido común, llevados de la mano del tiempo, acabaron por modificar esas percepciones. Los divulgadores terminaron descubriendo a la narrativa como una efectiva vía para llevar la ciencia a sus lectores. Hoy, casi nadie duda del lugar que puede ocupar en la literatura la escritura sobre ciencia de excelente factura, la llamamos buena divulgación de la ciencia. Esta breve historia podría haber terminado aquí con una admonición: traten, divulgadores, de escribir literariamente sobre ciencia, pues así apelarán a los intereses sensibles de sus lectores. Sin embargo, hay una importante diferencia entre la literatura tradicional y la buena divulgación de la ciencia, y es su intención, fuera de causar placer: transmitir correctamente la idea científica que trata. Correctamente es materia de sesudas discusiones de dos vías: cómo la recreó el divulgador y cómo lo recibió el lector. La escuela a la que pertenezco se preocupa de lo primero (sin ignorar lo segundo). El cómo un lector particular recibe la idea científica transformada y envuelta en un manto literario ha sido objeto de concienzudos estudios desde muchos puntos de vista: pedagógico, educativo, filosófico, psicológico. A esta corriente pertenece el trabajo de aquel joven escritor, hoy investigador, cuyo tema es justamente cómo saber cuánta de la materia científica convertida en arte es capaz de permanecer en la memoria del público, para probar si efectivamente la recreación literaria tiene efectos duraderos en él. En palabras del propio Aquiles Negrete: "¿cómo podemos medir el éxito en la comunicación científica?" Aquiles Negrete trabajó durante su doctorado en una herramienta que le permitiera medir eso: el método RIRC (recuento, identificación, recuerdo y contextualización), basado en la noción de que la memoria es una posible manera de evaluar el aprendizaje y, por lo tanto, de medir la comunicación exitosa de la información. Su tesis doctoral fue convertida en libro, La divulgación de la ciencia a través de formas narrativas, publicado en la colección Divulgación para Divulgadores de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y pasó a formar parte un conjunto de estudios serios sobre la comunicación de la ciencia, hechos desde diversos enfoques y metodologías. El autor ha probado su método RIRC en la práctica con varios ejemplos y ha publicado varios artículos sobre el tema, enfocándose en la narrativa, en especial el cuento. El libro que ahora tiene el lector en sus manos aborda de manera global algunos de estos artículos que dan cuenta de las ideas detrás del método y, en particular, de los resultados de su aplicación a un género de gran aceptación en nuestro país: el cómic-historieta. Complementa su estudio al aplicar el método a una instalación de arte. En un ambiente, la comunicación de la ciencia, donde la evaluación ya es algo insoslayable, son bienvenidos todos los esfuerzos en esa dirección. La ciencia de contar cuentos y el método RIRC será sin duda un apoyo en la difícil empresa de evaluar el impacto de una no menos compleja tarea: divulgar la ciencia; una labor que, como ha dicho Carlos López Beltrán "se realiza entre dos fuegos", pues debe ser a la vez fiel y creativa. Uno puede preguntarse solamente, corno ya alguna vez lo hice, si se llegaría a una forma de evaluar el éxito de un producto de divulgación; ésta es una actitud conservadora. Aquiles Negrete audazmente ha dado un paso adelante para intentar responderlo.

La ciencia de contar cuentos y el método RIRC

MXN

MXN$250

0