No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Jill Magid. Una carta siempre llega a su destino. Los archivos de Barragán

Jill Magid. Una carta siempre llega a su destino. Los archivos de Barragán

 

ISBN: 9786070292903

Autor(es): Magid, Jill

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección General de Artes Visuales

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$280
ISBN/ISSN 9786070292903
Entidad Académica Dirección General de Artes Visuales
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Arte
Número de páginas 136
Tamaño 22 x 16 x1
Terminado o acabado rústico
Idioma Español-inglés
Contenido Contribución al epistolario 8 Epistolary Contribution 18
CUAUHTÉMOC MEDINA
Correspondencia. De Jill Magid a Federica Zanco 28 Correspondence. From Jill Magid to Federica Zanco 50
JILL MAGID
En las moradas de Barragán 84 Barragán's Dwelling Places 94
CHRISTOPHER FRAGA
Línea del tiempo 104 Timeline 112
Semblanza 120
Biographical Sketch 121
Catálogo 122 Catalogue
Créditos 128 Credits
Reconocimientos 129 Acknowledgments 132

Detalles

Por medio de una práctica artística que es a la vez visual, textual y performativa, Jill Magid forja relaciones íntimas dentro de las estructuras burocráticas, al seducir y negociar con la autoridad para replantear la complejidad, la intimidad potencial, y lo absurdo de nuestra relación con las instituciones y el poder.
Jill Magid. Una carta siempre llega a su destino. Los Archivos Barragán, reunifica los caminos divergentes de los archivos personal y profesional del arquitecto Luis Barragán, envolviendo las intersecciones complejas entre lo psicológico y lo judicial, la autoría y la propiedad, el cuerpo humano y el cuerpo de trabajo. Con este proyecto, el MUAC abre el debate político y ético sobre las condiciones presentes y futuras de la transferencia de la cultura patrimonial de un modelo de esta donación a uno de entidades corporativas.

Magid, Jill

(Bridgeport, Connecticut, Estados Unidos, 1973) El trabajo de Jill Magid está profundamente arraigado a su experiencia vivida, explorando y borrando las fronteras entre arte y vida. A través de una práctica basada en el performance, Magid ha iniciado relaciones íntimas con diversas organizaciones y estructuras de autoridad.
La artista explora las tensiones emocionales, filosóficas y legales entre el individuo y las instituciones "protectoras", como las agencias de inteligencia o la policía. Para trabajar junto a grandes organizaciones, Magid hace uso de las peculiaridades institucionales, las lagunas sistémicas que le permiten ponerse en contacto con la gente "en el interior". Su trabajo tiende a caracterizarse por las dinámicas de la seducción, de manera que las narrativas resultantes a menudo toman la forma de una historia de amor. En la práctica de Magid, se siguen las reglas de compromiso con una institución al pie de la letra-a veces hasta el punto del absurdo.
Con exposiciones individuales en instituciones de todo el mundo, incluyendo el Tate Modem, Londres; el Whitney Museum of American Art, Nueva York; el Berkeley Museum of Art, California; el Tate Liverpool; el Stedelijk Museum Bureau de Ámsterdam; la galería Yvon Lambert, París y Nueva York; Gagosian Gallery, Nueva York; y la Security and Intelligence Agency of the Netherlands. Ha recibido premios de Fonds Voor Beeldende Kunsten y de la Netherland-American Foundation Fellowship Fulbright Grant, y ha participado en las Bienales de Liverpool, Bucarest, Singapur, Incheon, Gotemburgo y Performa. Es Asociada de Arte, Diseño y el programa de Dominio Público en la Escuela de Graduados de Diseño de la Universidad de Harvard. En 2013 obtuvo una beca en el Vera List Center para el Arte y la Política; y es profesora adjunta en el Cooper Union. Asimismo Magid es autora de cuatro novelas. En 2016, Sternberg Press publicó The Proposal como parte de su serie Critical Spatial Practice. Su obra se encuentra en colecciones del Whitney Museum of American Art, la Fundación Jumex y el Walker Art Center, entre otros.

Nueva York-Ciudad de México, septiembre de 2016-marzo de 2017 Querida Jill, He decidido añadir una carta más al registro documental de comunicaciones escritas, contratos e intercambios personales que han caracterizado el largo y pausado desarrollo de tu proyecto The Barragán Archives [Los Archivos Barragán]. Dirigirme a alguien en concreto en vez de a nadie en particular parece convenir a la muy personal naturaleza, a la vez íntima y política, de The Proposal [La propuesta] (2014-2016): una búsqueda de medios para cuestionar el modo en que se mezclan los afectos íntimos con las preocupaciones académicas y económicas en el manejo de un legado cultural como el de Luis Barragán. Como sucede con buena parte de la seducción y del proceso de caza que dan lugar a tus piezas, uno tiene la sensación de que cada paso de la obra se convierte en la entrega de un epistolario, o el capítulo de un trabajo en curso que emana no tanto de la imaginación o el taller del artista, sino más bien de los movimientos de una red de personas interpeladas, incitadas por tus intervenciones y provocaciones. Me debato por encontrar las palabras adecuadas para explicar cómo esta envolvente mezcla de imágenes, apropiaciones y diálogos públicos, llenos de huecos y malentendidos, me parece más vinculada a la experiencia cultural que al cuento del artista que misteriosamente fabrica bellos y enigmáticos objetos que -en la clásica noción del "mundo del arte"- resultan después en una fuente de fascinación para "el público". Dado que las cartas son una forma de escritura que incitan a una respuesta -algo que implica argumentos e historias que rebasan siempre las palabras del corresponsal-, la idea de una obra de arte basada en intercambios reales se corresponde más estrechamente, para mí, con nuestra participación colectiva en la producción de arte que aquel anticuado relato del artista como genio que crea en la soledad. En cierto sentido, tu obra recuerda a Drácula de Bram Stoker, donde parte del placer deriva del hecho de que la trama sólo es parcialmente legible para los individuos, instituciones y agentes que toman parte en el intercambio epistolar, y el privilegio del espectador (y del artista o escritor, en este caso), es ser una especie de mosca en la pared, a la que se le concede el papel de testigo panorámico del conjunto. Ésta es, de hecho, una característica importante que se mantiene a lo largo de los distintos movimientos de The Barragán Archives que has ido haciendo públicos desde 2013: la forma en que cada capítulo o exposición del proyecto aborda un tema diferente de la secuencia, desde tu exploración de los límites que el uso del copyright le impone a un legado como el de Barragán, pasando por tu investigación sobre la inclinación del arquitecto a exhibir copias de obras de artistas como Josef Albers o Clara Porset, al desarrollo de las distintas estrategias de seducción y negociación con las que intentaste que la directora de la Barragan Foundation, Federica Zanco, cediera el legado intelectual de Barragán a cambio de un anillo con un diamante hecho a partir de las cenizas del cuerpo del arquitecto. En este sentido, es gratificante leer el pequeño libro publicado por Sternberg Press, en coedición con el Vera List Center y el San Francisco Art Institute, con ocasión de la presentación de The Proposal en San Francisco.' Sentí que esos textos, incluyendo el mío, sólo se añadían al auténtico "montón de cartas" que comprende tu proyecto, y que incluye los muchos emails, contratos y comunicaciones de producción e investigación de la obra, así como tus intercambios con Federica Zanco, directora de la Barragán Foundation en Suiza, algunas autoridades mexicanas y miembros de la familia Barragán. Esas cartas deben también incluir los artículos de periódico, encartes y quejas de intelectuales y miembros del público que se oponen a tu trabajo, afirmando "defender" el legado y la integridad de Barragán o la reputación de los propietarios del archivo. Tu obra convoca una energía del escribir y del pensar; una energía que va más allá de los argumentos específicos y de los reclamos de verdad política y moral que la pieza suscita en las voces que se ven atrapadas en su red.

Jill Magid. Una carta siempre llega a su destino. Los archivos de Barragán

MXN

MXN$280

0