No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Interpretaciones de la heteronomía

Interpretaciones de la heteronomía

 

ISBN: 9786073005302

Autor(es): Rabinovich, Silvana

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Filológicas

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$240
ISBN/ISSN 9786073005302
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Filológicas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Filosofía (Todas las ramas)
Número de páginas 216
Tamaño 21 x 13.5 x 1
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido INTERPRETACIONES DE LA HETERONOMÍA . . 7
1. ¿Por qué hablar de heteronomías? 15
2. Interpretaciones levinasianas 33
2.1. Lenguaje inapropiable: palabra dada en la tradición judía 35
2.2. Es tiempo del otro: temporalidad heterónoma en la cultura judía 55
2.3. Sujeto... a la memoria del otro 67
2.4. Nombre impropio: la huella en el nombre 83
3. De otro modo que saber... (o en torno a una ciencia heterocentrada) 99
3.1. Interpretar la heteronomía desde el acto de leer: beberse el texto con Iván Illich 101
3.2. Interpretar la verdad desde las potencias de la ficción 115
3.3. Interpretar cierto gesto en filosofía 125
3.4. Heterológicas de los sentidos: Derrida . 137
4. Heteronomía en tiempos de emergencia: en la encrucijada entre ética y política 151
4.1. Teo-lógicas: glosa ético-política de una confesión de Yom Kipur 153
4.2. Espeleológicas: viaje por las alcantarillas teológico-políticas, con Walter Benjamin . . . . 161
Bibliografía 177
Apéndice: palabra del otro. Fragmentos de una aproximación en común a la noción de justicia heterónoma
(autores: Ángel Aviña, Bernardo Cortés, Mario Oros-pe, Aldo Priego, Jorge Rodríguez, Hugo Vázquez,
Raúl Vázquez y Mariano Villegas) 185
introducción 187
Hacia una crítica al derecho 188
Constelación teórica como aproximación a la justicia heterónoma 194
Espectralidad, herencia y memoria 194
Exilio divino y mesianismo 204
Bibliografía 214

Detalles

Contrariamente a la definición tradicional que considera a la heteronomía como falta de autonomía, en este libro, lejos de ser interpretada como el sometimiento a una voluntad ajena, la ética heterónoma abre un horizonte intersubjetivo de responsabilidad hacia el otro que es característico de la comunidad. Si Malebranche definió a la atención como plegaria natural del alma, la filosofía presta atención a las letras a fin de atender los reclamos de los justos, entonces este libro es, también, una plegaria del alma, dedicada a todos aquellos que, en un mar de lesa humanidad, son la isla en la cual hoy se refugia la justicia.

Rabinovich, Silvana

Doctora en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Investigadora titular B definitiva, de tiempo completo en el Seminario de Hermenéutica, Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL). Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel II; y en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo (PRIDE) tiene nivel D. Proyecto de investigación "Lo mesiánico en la hermenéutica del Antiguo Testamento. Resonancias éticas y políticas". Responsable del Proyecto PAPIIT IN 402317 "Heteronomías de la justicia: Nomadismo y hospitalidad en el lenguaje". Tutora en el Posgrado en Filosofía de la FFyL de la UNAM. Autora de numerosos artículos y capítulos en libros publicados en México, Francia, Argentina, Brasil, España, Bélgica y EEUU. Traductora del hebreo de Martin Buber (Una tierra para dos pueblos) y del francés de, entre otros, Emmanuel Lévinas, Enzo Traverso, Hélène Cixous. Proximanente publicara su libro Interpretaciones de la heteronomía (IIFL).

INTERPRETACIONES DE LA HETERONOMIA Desde la Modernidad (con Kant), la heteronomía ha sido presentada como la carencia de autonomía. El presente libro se propone, en primer lugar, liberar a la heteronomía de esa interpretación por la vía negativa que, más que definición, es un confinamiento del término con fines políticos. En efecto, como veremos, existe un uso ancilar de la autonomía con respecto al individualismo que resulta funcional al Estado-nación (este último sabe relacionarse con individuos-ciudadanos pero no con comunidades). Como veremos en el presente volumen, la heteronomía, lejos de ser el sometimiento a una voluntad ajena, abre un horizonte intersubjetivo de responsabilidad hacia el otro que es propio de la comunidad. Se dan cita en estas páginas la reelaboración de trabajos escritos por mí a lo largo de los últimos 15 años, que interpretan la heteronomía como se interpreta una partitura. En este caso la partitura será interpretada desde nociones diversas que van desde el acto de leer, pasando por aspectos del lenguaje, de la subjetividad, del tiempo, del saber y la búsqueda de la verdad, para llegar a algunas promesas heterónomas de lo político. El horizonte de la justicia marca este libro desde la primera hasta la última página. En las dos últimas décadas, desde que inicié mis estudios sobre Emmanuel Levinas, se me ha preguntado una y otra vez de qué hablo cuando hablo de heteronomía. Y en cada ocasión -siempre con los filósofos que me enseñaron a pensar en ella- traté de explicarla desde la perspectiva en que planteaba cada uno de mis trabajos (lenguaje, tiempo, subjetividad, memoria, política, epistemología, tradición judía y lectura de la Biblia hebrea). Cuando Levinas propuso a la ética (heterónoma) como filosofía primera, marcó un cambio de rumbo radical en el pensamiento. Al trasladar a un segundo plano las metáforas ópticas del saber (especulación, reflexión, idea, teoría son todos términos que remiten al campo visual), el autor de Totalidad e Infinito privilegió la escucha del llamado del otro y en ese encuentro intersubjetivo halló la génesis de la filosofía. Este cambio de perspectiva compromete a la tarea filosófica en un ejercicio de sensibilidad social que funge como el diapasón de las interpretaciones que siguen. Podemos decir que se trata de un giro copernicano diferente al que produjo Kant porque aquí el sujeto se descubre sujetado a otro sujeto y no frente a un objeto al cual definirá. Si la ética tradicionalmente indagó el tema de la justicia -y con Kant, aquella se asumió como autonomía-, la heteronomía parte de la responsabilidad por el otro como motor de un pensamiento crítico. Como veremos en el primer capítulo, la heteronomía -más allá de Levinas, en compañía de otros autores como Landauer o Buber- radica-liza la ética en un compromiso que trasciende lo social y toca lo político. Es por este impulso heterónomo, que trasciende disciplinas y registros del discurso, que la crítica filosófica en el presente libro aborda temas actuales, que tradicionalmente no formarían parte de un volumen de esta disciplina. La responsabilidad heterónoma es la impronta de las reflexiones que siguen y se manifiesta tanto en el plano intersubjetivo como en el transdisciplinar, en el social y en el político. La literatura, lejos de ser ornamento, se desempeña aquí como maestra de la filosofía (como maestra ignorante, en el sentido de Jacques Ranciére: emancipadora)) Si Malebranche definió la atención como "plegaria natural del alma", la filosofía presta atención a las letras a fin de atender los reclamos de los justos. Este libro es, también, una plegaria del alma, dedicada a todos aquellos que, en un mar de lesa humanidad, son la isla en la cual hoy se refugia la justicia. Si el círculo hermenéutico plantea el involucramiento dialógico entre intérprete y el objeto de interpretación, en la interpelación heterónoma esta figura interpretativa se radicaliza hasta politizarse. Hay aquí un sentido vitalmente comprometedor de la interpretación que por esa razón vuelve necesaria la referencia a un plano de lo político que es plenamente consciente de su raigambre social. Aquí la filosofía se ve comprometida con el insoslayable reclamo de justicia para el otro. El libro se encamina desde un intento de definición del término en el capítulo inicial hacia un segundo momento que ausculta tres elementos clave de la genética de la heteronomía levinasiana. Una vez orientado este camino de pensamiento crítico, en un tercer momento se cuestiona aquí el concepto de saber. En un cuarto momento, el libro arriba al lugar en el cual el pensamiento heterónomo comparece ante algunas injusticias cotidianas. Por último, más allá del libro, a modo de apéndice que se abre a la escucha, la heteronomía se vuelve acto en la palabra del otro. En este libro se tratará de definir heteronomía en la armonía polifónica tal como consuenan en ella el lenguaje, el sujeto corporal, el tiempo, la ficción veraz, la gestualidad, las lecturas bíblicas y cierta tonalidad teológico-política. Podemos adelantar que el conjunto trata de hacer sonar con diversos timbres la cuestión de la justicia. Sea interpretada como la ley del otro o como el otro de la ley, la heteronomía (gr. heteronnomas) marca el compás de un pensamiento obsesionado por las injusticias. Interpretaciones, en plural. El primer capítulo del presente libro, "¿Por qué hablar de heteronomías?", trata de definir esta noción de manera sinfónica. Como adelantamos, Levinas fue el primer filósofo que -entre acordes hebreos- rescató esa palabra tan mal reputada en el mundo filosófico y planteó tres ejes que sostienen a la ética heterónoma en tanto filosofía primera: el lenguaje, el tiempo y la subjetividad. Así, la segunda sección del presente volumen se intitula "Interpretaciones levinasianas". Se trata de interpretar la partitura de la ética heterónoma levinasiana desde estos tres "reinos" musicales, a saber, el lenguaje de vientos, la percusión del tiempo y las cuerdas de la subjetividad: las cuerdas graves de la memoria y las agudas, donde convergen tiempo y lenguaje en el nombre. De este modo, la interpretación de la heteronomía en el lenguaje, que se reconoce siempre impropio, es abordada desde el primer capítulo de la segunda parte: "Lenguaje inapropiable: palabra dada en la tradición judía". Este trabajo se aproxima a la transmisión de la palabra en la tradición hebraica. El texto está guiado por la metáfora del fuego, que es central en dicha tradición, y en una transmisión que aún hoy, en su potencia crítica, sigue crepitando y cuestionando las certezas desde una experiencia nómada. En el segundo capítulo de esta sección, "Es tiempo del otro: temporalidad heterónoma en la cultura judía", se escuchará cómo repercute la concepción de la temporalidad -característica de la cultura judía- en el sujeto y en su relación con la justicia. El tercer capítulo, "Sujeto... a la memoria del otro", trata de reinscribir las cuerdas más graves de la memoria en la intimidad -intersubjetiva- del yo. El cuarto y último capítulo de esta sección, "Nombre impropio: la huella en el nombre", aborda aquello que identifica al sujeto en su sujeción al deseo del otro, esto es, la inscripción del nombre. La tercera parte del libro se aproxima de manera heterónoma al saber.2 Se trata de una epistemología del otro que Levinas calificó como "de otro modo que saber". Esta heterognoseología estará inspirada en otros pensadores. La primera interpretación, intitulada "Interpretar la heteronomía desde el acto de leer: beberse el texto con Iván Illich", se hará a través de una composición del pensador austríaco en torno a un recorrido histórico por las prácticas de lectura. La segunda interpretación se desarrolla a partir de la composición de Kafka en torno a los árboles del Edén y las verdades que nutren sus frutos. Así, el capítulo "Interpretar la verdad desde las potencias de la ficción" ausculta la veracidad que anida en la ficción, intraducible a una verdad positivista. Es aquí donde con más claridad la filosofía presta máxima atención a su maestra: la literatura. El tercer capítulo de esta sección, "Interpretar cierto gesto en filosofía", ausculta el de otro modo que saber levinasiano en tanto de otro modo que poder (o dominación). Se trata de aproximarse, a través de las potencialidades del gesto que plantea el jesuita Marcel Jousse, y a propósito de una lectura talmúdica, al "aflojamiento sin cobardía de la virilidad" propuesto por Levinas. La potencia del gesto en la filosofía reinterpreta el lugar del cuerpo en el saber de un modo distinto al que ofreció la lectura de Iván Illich al inicio de la sección. Esta última concluye con el texto "Heterológicas de los sentidos: Derrida" que interpreta una composición de Jacques Derrida en torno a otras lógicas posibles en la búsqueda de sentido a través de los sentidos del cuerpo. La última parte vuelve explícito el motivo de la heteronomía: la encrucijada entre ética y política. En este motivo convergen todas las interpretaciones. El sentido de la heteronomía es su necesidad en tiempos de emergencia (moral y política). El primer capítulo de esta sección, "Teo-lógicas: glosa ético-política de una confesión de Yom Kipur", ensaya irrupciones éticas de lo político en un texto religioso. Heteronomía en acto, el texto es un ensayo de intervenir una confesión que es parte esencial de las plegarias de Yom Kipur (día del perdón o de la reconciliación). Se trata de interrumpir el texto para conjurar la mecanicidad de la lectura ritual, de provocar irrupciones de la justicia para asegurar el acto de contrición. Este volumen cierra con un recorrido extraño de la mano de Walter Benjamin. El capítulo "Espeleológicas: viaje por las alcantarillas teológico-políticas" vuelve a interpretar una melodía compuesta para ser tocada bajo tierra. La última interpretación de la heteronomía que se ofrece en este libro practica una búsqueda espeleológica de la justicia que hoy tiene un significado estremecedor en un país cuyo suelo se encuentra plagado de fosas comunes, clandestinas, y en el cual muchos familiares decidieron emprender la búsqueda de sus desaparecidos al margen del aparato de justicia (...y a pesar de él). A ellos está dedicado el texto, por ellos escribo este libro. Podría decirse, en honor a la heteronomía, que, especialmente en esta última parte, "mi" escritura es un dictado que proviene del otro. Se trata de mi responsabilidad como judía ante las injusticias padecidas por el pueblo palestino, de mi responsabilidad como mexicana ante las víctimas de la desaparición forzada en el país que me acogió y en el cual volví a nacer. La responsabilidad heterónoma excede los actos cometidos, es transgeneracional, es comunitaria y no colectiva (en el sentido buberiano: mientras la responsabilidad se potencia y se asume en la comunidad por los fuertes lazos intersubjetivos, en el conjunto de la colectividad se diluye). Desde hace tres décadas, mis preocupaciones giran en torno a la heteronomía. A lo largo de estos años, colegas de México y del exterior me animaron a reunir mis publicaciones sobre el tema para poder discutirlo y ofrecer otra luz en torno a problemas actuales. Actualizar la ética heterónoma y la política que se desprende de ella es una necesidad en los tiempos que vivimos. La enseñanza de la heteronomía, en tanto palabra dada, se empeña como promesa. Estos textos hasta ahora sonaban separadamente. Actualizados,' juntos adquieren una potencia crítica que, esperamos, haga resonar la esperanza con más fuerza a fin de heredarla a las generaciones que vendrán. Por último, estos textos, escritos en distintos momentos, estaban unidos por lazos que los revelaban como parte de un mismo camino de investigación y reflexión (varias notas a pie de página reenvían de unos a otros, dando lugar a una red subterránea de lectura). Por las sendas de la heteronomía, esta comunidad textual me descubrió que ya habitaba este libro desde antes de haberme propuesto editarlo. Así, más que como objeto, la heteronomía se revela sujeto de esta obra. Para concluir, la heteronomía levinasiana se orienta hacia la trascendencia (dicho de otro modo: el yo no puede tener la última palabra). Por ello, las últimas páginas de este libro están escritas por el otro. El apéndice "Fragmentos de una aproximación en común a la noción de justicia heterónoma" se gestó a lo largo de un semestre de lecturas conjuntas en voz alta de lectores que, sin habérselo propuesto desde el inicio, en el seno de un seminario del Posgrado en Filosofía de la UNAM conformaron una comunidad dialógica y que, respondiendo a mi propuesta, se abocó a un trabajo de escritura cooperativa.' El tema que convocó dicha escritura es la necesidad de una reflexión heterónoma sobre la justicia y el derecho en torno a la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014. Y a partir de ellos, la atención se orientó sobre los miles de desaparecidos que reclaman atención y memoria activa aquí y ahora, pero también sobre las violaciones a los derechos que padecen las comunidades por causa del extractivismo, así como sobre las injusticias sufridas por los migrantes. La consigna de trabajo que propuse consistió en poner en diálogo fragmentos de la prensa acerca del tema de la justicia y textos acerca de la heteronomía trabajados en clase. No es un diálogo armonioso, sino de contrastes entre interpelaciones de parte de quienes en México padecen la injusticia y la sordera de aquellos que detentan la impartición de justicia. Se trata de fragmentos que muestran la radicalidad de la interpretación heterónoma. Este libro se sella como heteronomía en acto: con un texto del otro, escritura del porvenir, inacabada, fragmentaria. Levinas definió a la obra en términos de trascendencia, que es la propia vulnerabilidad expuesta, para el otro: ser-para-más-allá-de-mi-muerte.

Interpretaciones de la heteronomía

MXN

MXN$240

0