No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Illich, Wendt, Jameson, Bayart, Berman, Pan, Rodrik, Wallerstein, Serbin, Sassen

Illich, Wendt, Jameson, Bayart, Berman, Pan, Rodrik, Wallerstein, Serbin, Sassen Grandes autores de la globalización. Tomo II

 

ISBN: 9786078364268

Autor(es): Márquez Muñoz, Jorge Federico / González Ulloa Aguirre, Pablo Armando (coordinadores)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales / Ediciones La Biblioteca

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$140

Precio Habitual: MXN$200

ISBN/ISSN 9786078364268
Entidad Académica Facultad de Ciencias Políticas y Sociales
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Política
Coedición Ediciones La Biblioteca
Número de páginas 216
Tamaño 21 x 14 x 1.5
Terminado o acabado rústico
Idioma español

Detalles

La globalización es un fenómeno abordado desde distintas perspectivas. Por una parte, existen investigadores que la explican como un estiramiento de las actividades políticas, sociales y culturales, a través de las fronteras estatales. Otros académicos prefieren hablar de la evolución tecnológica en las comunicaciones y el transporte. Algunos más argumentan la interconectividad en casi cualquier campo de la existencia social. Economistas y ecologistas piensan a sus disciplinas como fundamentales en el estudio del fenómeno citado. Lo cierto es que los vínculos internacionales entre distintos actores son cada día más estrechos, extensos, intensivos y veloces.
La globalización comenzó a estudiarse con mayor intensidad en la década de los noventa del siglo pasado. Su examen incitó innumerables textos especializados que protagonizaron acalorados debates. A más de cuatro lustros de su popularización el debate continúa vigente en la agenda académica. Teóricos provenientes de diversas disciplinas como la Sociología, la Ciencia Política, las Relaciones Internacionales y la Economía, afirman que la aceleración de los procesos globales caracteriza la realidad cotidiana del mundo contemporáneo.
Esta obra aborda la globalización desde diversos autores que no necesariamente se encuentran en los manuales sobre el tema, sino que lo tratan de manera novedosa o desde perspectivas que no son las tradicionales: el mundo vernáculo (Mich); el constructivismo social (Wendt); la posmodernidad (Jameson); sujetos globales (Bayart); la decadencia de Estados Unidos (Berman); el modelo chino (Pan); el trilema de la economía global (Rodrik); el sistema mundo (Wallestein); la diplomacia ciudadana (Serbin); y lo multiescalar (Sassen).

Márquez Muñoz, Jorge Federico

González Ulloa Aguirre, Pablo Armando (coordinadores)

En el primer ensayo, "Iván Illich y la globalización", de Jorge Márquez y Alejandro Domínguez, los autores hacen un recuento biográfico del autor de la Convivencialidad, el crítico radical de la escolaridad, la medicina y los modelos de producción industrial. Asimismo, se destacan las alternativas que propuso a los problemas del desarrollo y la sociedad tecnológica. Illich contrastaba las sociedades tradicionales con las modernas y consideraba que el cristianismo era un paso intermedio. La globalización, desde su perspectiva, reconfiguró el mundo trayendo consigo afectaciones en diferentes ámbitos, dominados por la espiral de la "eterna escasez". Pese a los avances científicos y tecnológicos la humanidad se enfrenta a graves problemas, como el agotamiento de los recursos naturales, los booms demográficos, el advenimiento de nuevas enfermedades y la pobreza. En este texto se explica cómo la Iglesia cimentó las bases de la globalización moderna y se describe la transición del mundo vernáculo -en el que las sociedades están orientadas hacia las virtudes- a la globalización, que se caracteriza por la universalización de las necesidades y la deshumanización, pues la modernidad obstaculiza el cultivo de las virtudes clásicas. Jackeline Argüello, en el segundo ensayo intitulado "Alexander Wendt y la inevitabilidad de un Estado mundial", describe el cambio global y el proceso de transformación desde la premisa de que el mundo se construye socialmente. Alexander Wendt combina elementos de las teorías de la estructuración y del interaccionismo y ofrece un razonamiento teleológico sobre la formación de un Estado mundial que es inevitable. ¿Hacia qué estado final se mueve el sistema internacional? y ¿cuáles son los mecanismos que nos llevarán ahí? son algunos cuestionamientos que se hace el autor estudiado, y a partir de éstos visualiza tres posibles estados finales: una federación mundial de Estados republicanos, un mundo realista de naciones-Estados en el cual la guerra permanezca legítima y un Estado mundial. Al mismo tiempo Argüello explica que Wendt ve a la anarquía como el principio organizador del sistema y al conflicto como generador de un Estado mundial. El acelerado cambio tecno-científico hacia la producción de armas de alto riesgo para la humanidad, vuelve a los Estados tan vulnerables como a los individuos y los coloca, en cierto sentido, en el estado de naturaleza hobbessiano. El teórico alemán analizado en este apartado, concluye que la formación de un Estado mundial es inevitable y que los Estados más poderosos serán los que más se resistirán a aceptar la formación de dicho Estado. Finalmente, plantea que a pesar de que el Estado mundial requiere de un procedimiento jurídico vinculante para tomar decisiones, aunque de ninguna manera sugiere que deba existir un líder único cuyas decisiones sean finales. En el ensayo de Andrea Samaniego, "Fredric Jameson. La posmoder-nidad o la lógica cultural del capitalismo avanzado", se hace un recuento histórico de los diferentes abordajes teóricos sobre la posmodernidad, en el que se retoman a teóricos como Tonybee, Wright Mills, Hassan y Jencks. Más adelante, la autora expone las aportaciones más importantes del teórico estadounidense Fredric Jameson y pone de manifiesto que anteriormente toda producción en torno al concepto de posmodernidad estaba constreñida en específico al ámbito de lo artístico. Fue gracias a autores como Jameson, que los estudios sobre la posmodernidad comenzaron a abarcar aspectos teóricos, estéticos, históricos y culturales. Andrea Samaniego expone la teoría que elaboró Jameson para explicar el origen y el desarrollo de la posmodernidad, cuyo estudio comprende cinco grandes dimensiones: la económica, la cultural, la psicológica, la social y la moral. A partir del estudio interpretativo del teórico norteamericano, se concluye que la cultura se ha expandido a tal punto que forma parte de la economía misma, y que la posmodernidad es la lógica cultural del capitalismo avanzado. Desde esta perspectiva, la expansión del capitalismo ha ocasionado que todos los ejes culturales se vean influidos por el mercado, convirtiéndose así, el arte en mercancía. En el ensayo "Jean-Francois Bayart y los 'sujetos globales", José Luis Gázquez describe el cambio que sufrieron las sociedades en el siglo XIX tras el desarrollo del capitalismo y cómo el Estado-nación desempeñó un papel preponderante en su propagación. Asimismo, se expone el análisis de Bayart sobre las instituciones sociales y las relaciones transnacionales que han permitido el desarrollo de la globalización. Por otra parte, se describen los procesos que caracterizan a la era global contemporánea, entre los que se encuentran la emergencia de organismos internacionales -de estandarización, las migraciones transnacionales y el desarrollo de instituciones y procedimientos democráticos que han sido adoptados por la mayoría de los Estados en el sistema internacional, así como las repercusiones de la delegación del poder público del Estado al sector privado. Bayart rebate el argumento de los globalistas y rechaza que la globalización sea un proceso de "occidentalización" o "americanización" de la cultura. Asimismo, el texto propone analizar el fenómeno desde el siglo XIX, y no a partir de la segunda mitad del siglo XX, pues según el poli-tólogo francés durante ese siglo ocurrieron los grandes cambios políticos y sociales que definieron al mundo de hoy. La integración del mercado de capitales, el desarrollo de los medios de transporte, la aceleración de la comunicación planetaria y el incremento de los flujos migratorios son algunos indicadores que reflejan el cambio de escala del Estado y del capitalismo. En el trabajo de Jorge Márquez sobre Morris Berman, se explica la génesis y reproducción del modelo cultural norteamericano y sus implicaciones en el mundo. Igualmente, se realiza una recapitulación de la vida y obra del autor, quien describe a la civilización norteamericana como la "exacerbación del paradigma moderno", y describe a Estados Unidos como una nación agresiva y competitiva, dominada por valores corporativos y militares. La explicación que hace Berman sobre el origen y desarrollo del modelo cultural "moderno-norteamericano", parte del modo de crianza estadounidense -la cual fomenta una cultura mecanicista y competitiva-, del heroísmo televisado para "hacer sentir" emociones a los que no pueden "sentirlas" por sí mismos, y de la idea de las tres fronteras: la del dinero, la tecnológica y la global. A pesar de la admiración que muchos sienten por Estados Unidos, Berman está convencido de su decadencia y se pregunta quién será el heredero de la hegemonía norteamericana y cómo será el mundo si China se convierte en la mayor superpotencia. Finalmente, contrasta los avances políticos, económicos y sociales de la Unión Europea, China y Japón con los de Estados Unidos, y además de que afirma que este último ha comenzado su "des-inserción" de la globalización capitalista, vislumbra un escenario favorable para ese país. En el ensayo de Mariana Escalante se expone la teoría de Pan Wei que explica el modelo organizacional y meritocrático chino, que es la clave de su éxito económico, político y social. Pan Wei afirma que la unicidad del modelo de pensamiento chino es un elemento fundamental y causal del éxito del Estado Chino. Para explicar esto, se abordan tres pilares cardinales: el del desarrollo económico, el de su forma de gobierno y el de su organización social, los cuales se subdividen en cuatro pilares. Desde la perspectiva de Wei, el modelo de economía planificada, de intervención gubernamental y de organización social hace que todo lo anterior funcione y sea la causa de su éxito. No obstante, Mariana Escalante pone de manifiesto que este ideal del modelo chino tiene sus defectos. Por otra parte, a diferencia de la sociedad de Occidente, la China está más unificada, lo cual permite elaborar políticas para la "totalidad y no sólo para el beneficio de ciertos grupos". Asimismo, un gobierno fuerte y su forma de administración conduce a la realización de infraestructura eficiente, a la estabilidad política y social y sienta las bases del desarrollo industrial. Pan Wei afirma que el modelo chino continuará y será cada vez más fuerte aún en la globalización. ¿Cómo se construye la globalización económica? es el cuestionamiento central que se aborda en el trabajo de Mauricio Lascurain desde los postulados teóricos del economista Dani Rodrik, quien desarrolla un modelo llamado Trilema de la Economía Global. Según éste, sólo es posible que un Estado tenga dos de tres opciones disponibles: integración económica internacional, Estado-nación y democracia. En la primera parte del trabajo se describen los principales componentes de la globalización económica. Posteriormente se analizan estos elementos, se identifican sus efectos en las economías nacionales y, por último, se formulan sugerencias para una mejor inserción de los países en desarrollo en la globalización y una alternativa de gobernanza global. Asimismo, Rodrik confronta ideologías opuestas de diferentes teóricos sobre los efectos de la globalización. Por ejemplo, mientras unos defienden que la apertura comercial conlleva a una disminución en la desigualdad, otros afirman lo contrario. Al respecto, Lascurian concluye que no es posible encontrar una correlación directa entre apertura comercial y crecimiento económico y que esta apertura puede contribuir sólo a reducir las desigualdades globales, más no las desigualdades dentro de cada país. Asimismo, afirma que la liberalización del comercio no necesariamente conlleva al éxito económico, ya que se necesita una combinación de políticas que permitan sacar provecho de la globalización. El centro de análisis del ensayo de Daniel Carrasco Brihuega y Daniel Ricardo Lemus Delgado, es el sistema mundo moderno de Immanuel Wa-llerstein, que engloba relaciones económicas, políticas, sociales y culturales. Para este teórico, el distintivo fundamental del sistema mundo moderno es su esencia capitalista y afirma que para comprender la globalización, es imprescindible estudiarla desde el marco del capitalismo. Para Wallerstein, la globalización es producto del capitalismo. El flujo de capital, la presencia de numerosas unidades políticas, la existencia de un sinfín de culturas y grupos, el intercambio de bienes básicos esenciales y la amplia zona geográfica que abarca, son algunos elementos que caracterizan, al sistema mundo moderno en que vivimos. La globalización es para el sociólogo estadounidense un proceso histórico y social que inició en Europa, que data desde el siglo XVI y que se completó en el siglo XX. Desde la perspectiva de Wallerstein, y ante las crisis económicas mundiales cada vez más recurrentes, el mundo moderno se encuentra en un estadio transicional que dará lugar a un nuevo sistema económico. En el siguiente apartado, Néstor Sánchez Hernández retoma en su análisis uno de los temas de vanguardia de la Ciencia Política y el campo de estudio de las Relaciones Internacionales: la diplomacia ciudadana. En este texto, el autor desarrolla -desde la perspectiva del antropólogo Andrés Serbin- algunas aproximaciones conceptuales de la diplomacia ciudadana y la reconfiguración del sistema internacional, derivado del fenómeno de integración global, en relación con la forma en que se diseña y ejecuta la política al interior de los Estados y a nivel internacional. Al mismo tiempo, en este capítulo el lector podrá advertir el rol protagónico de la sociedad civil dentro de la escena internacional, pues el autor menciona que el "Estado ha dejado de ser la única fuente de autoridad", abriéndose paso, así, a la participación de otros actores (globales), que son determinantes en el establecimiento de agendas globales. En el último ensayo del libro, Pablo Armando González Ulloa analiza la obra de Saskia Sassen. La autora holandesa propone un modelo para acercarse al fenómeno global en perspectiva multiescalar y considera a la globalización, en primer lugar, como una serie de fenómenos incontrolables y, en segundo lugar, como un fenómeno en donde sólo el mercado y algunos actores transnacionales tienen participación, sin considerar a los actores locales.

Illich, Wendt, Jameson, Bayart, Berman, Pan, Rodrik, Wallerstein, Serbin, Sassen Grandes autores de la globalización. Tomo II

MXN

MXN$200

0