No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Guillermo Dupaix. P precursor de la historia del arte prehispánico

Guillermo Dupaix. P precursor de la historia del arte prehispánico

 

ISBN: 9786070295010

Autor(es): Estrada de Gerlero, Elena Isabel

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Estéticas / Instituto Nacional de Antropología e Historia

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$700

Precio Habitual: MXN$1,000

ISBN/ISSN 9786070295010
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Estéticas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Historia del arte
Coedición Instituto Nacional de Antropología e Historia
Número de páginas 512
Tamaño 32.5 x 22.5 x 3
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

Visión en torno a la importancia de la Plaza Mayor de México y su contenido cultural en tiempos de Guillermo Dupaix. Los dibujos de Dupaix y de Luciano Castañeda.
En 1987, localicé el Ms. 752 C.A. del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, correspondiente al ejemplar de ilustraciones originales de las tres fases de la Real Expedición Anticuaria, cuya noticia fue publicada en "Las antigüedades mexicanas', en Bosquejos de México (op. cit., p. 144). La vasta documentación conocida acerca de Guillermo Dupaix y de su dibujante Luciano Castañeda se complementó con la oportuna localización en la Colección Genaro García, de la Biblioteca Benson, del Inventario levantado por el albacea del anticuario, Fausto de Elhuyar (UTBLAC, G.369, núm. 681) y el cotejo de uno de sus rubros con los dibujos tanto a lápiz como tinta del Ms. 305 C.A. del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, consistente en las ilustraciones datadas en 1794 y localizado, como ya se mencionó, el 14 de septiembre de 1993.

Estrada de Gerlero, Elena Isabel

Maestra en historia del arte. Imparte el curso monográfico "Pintura mural del siglo XVI" en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

A manera de introducción. Visión en torno a la importancia de la Plaza Mayor de México y su contenido cultural en tiempos de Guillermo Dupaix. Los dibujos de Dupaix y de Luciano Castañeda. Debo subrayar que en 1993, en todo momento, conté con el apoyo incondicional y entusiasta de las entonces directoras del Instituto de Investigaciones Estéticas, doctora Rita Eder, y de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, doctora Estela María González Cícero. Diversos factores incidieron en que yo no terminara la investigación entonces, y fue, muchos años más tarde, en 2010 que el doctor Arturo Pascual, director del Instituto de Investigaciones Estéticas, y el maestro Miguel Ángel Echegaray, secretario técnico de Instituto Nacional de Antropología e Historia, se mostraron interesados en reavivar el proyecto, finalidad de este estudio: "Guillermo Dupaix, precursor de la historia del arte prehispánico', de su dibujante Luciano Castañeda y del papel destacado de Fausto de Elhuyar, su albacea, en la salvaguarda y registro de los bienes y la documentación relativa a la Real Expedición Anticuaria. Agradezco profundamente a Pablo Diener, por haberme facilitado los Diarios de Federico Waldeck, y a Fausto Ramírez por su constante y entusiasta apoyo en el desarrollo de este tema; a Consuelo Méndez, encargada del Centro de Documentación de la Biblioteca Nacional de Antropología, quien el 14 de septiembre de 1993 fue autorizada a acompañarme a la bóveda donde localicé los dibujos correspondientes a las correrías particulares de Dupaix, de alrededor de 1794; a Guadalupe Gómez y Domínguez, por aquel tiempo coordinadora de la Biblioteca de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, quien en 1995 me dio a conocer el "Archivo de Chiapas" de dicho acervo; igualmente agradezco el apoyo de Martha Fernández, Angélica Velázquez, Sandra Smid y Joaquín Gerlero. A lo largo de los años, he publicado varios artículos, ponencias y ensayos sobre diversos avances en este tema. En 1987, localicé el Ms. 752 C.A. del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, correspondiente al ejemplar de ilustraciones originales de las tres fases de la Real Expedición Anticuaria, cuya noticia fue publicada en "Las antigüedades mexicanas', en Bosquejos de México (op. cit., p. 144). La vasta documentación conocida acerca de Guillermo Dupaix y de su dibujante Luciano Castañeda se complementó con la oportuna localización en la Colección Genaro García, de la Biblioteca Benson, del Inventario levantado por el albacea del anticuario, Fausto de Elhuyar (UTBLAC, G.369, núm. 681) y el cotejo de uno de sus rubros con los dibujos tanto a lápiz como tinta del Ms. 305 C.A. del Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, consistente en las ilustraciones datadas en 1794 y localizado, como ya se mencionó, el 14 de septiembre de 1993. Por lo pronto, destaca el faltante de las "Explicaciones" completas de las tres expediciones en el ejemplar que perteneció al antiguo Museo Nacional (Ms. 752 C.A.), de manera que se recurrirá al empleo, ya sea de las utilizadas por José Alcina Franch Elena Isabel Estrada de Gerlero, "Las antigüedades mexicanas; en Bosquejos de México. Colección de grabados y litografías del siglo 2ax del Banco de México (edición de Mario de la Torre), México, Banco de México, 1987, pp. 135-152; idem, "En defensa de América: la difusión litográfica de las antigüedades mexicanas en el siglo xix; en México en el mundo de las colecciones de arte: México moderno (edición de María Luisa Sabau García), México, Azabache, 1994; idem, "La Real Expedición Anticuaria de Guillermo Dupaix", en México en el mundo de las colecciones de arte Nueva España 2 (edición de María Luisa Sabau García), México, Azabache, 1994, pp. 168-182; idem, "El tema anticuario en los pintores viajeros, en Viajeros europeos del siglo XIX en México (introducción de Elías Trabulse), México, Fomento Cultural Banamex, 1996, pp. 183-201; idem, "La labor anticuaria novohispana en la época de Carlos IV: Guillermo Dupaix, precursor de la historia del arte prehispánico", en XVII Coloquio Internacional de Historia del Arte Arte, historia e identidad en América: visiones comparativas (edición a cargo de Gustavo Curiel, Renato González Mello y Juana Gutiérrez Haces), MéxiCo, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Estéticas, 1994, tomo I, pp. 191-205; idem, Antonio Ponz y las antigüedades hispano-romanas; en XX Coloquio Internacional de Historia del Arte. Patrocinio, colección y circulación de las artes (edición a cargo de Gustavo Curiel), México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Estéticas, 1997, pp. 519-532. En la edición de la Colección Chimalistac de libros y documentos acerca de la Nueva España,' o bien las de la edición Kings-borough Mexican Antiquities, de 1831. Pero fue en estos últimos días en que me percaté de una omisión muy seria de mi parte: la existencia dentro de esta invaluable documentación de "La Nota de los Originales de Antigüedades Mexicanas de moderado tamaño reconocidas por Don Guillermo Dupaix en varios parages de este Reino, é indicados en los dibujos y descripciones de sus tres expediciones'', que ciertamente considero una muy afortunada adición a este estudio preliminar, pues representa una de las principales intenciones de la Corona en el patrocinio de la Real Expedición que consistió en la localización y el registro preciso de vestigios anticuarios en una vasta porción del territorio de la Nueva España, ya que era de utilidad prioritaria para la más expedita recolección y traslado de ciertas piezas destinadas al enriquecimiento del acervo del Museo Nacional. Debo subrayar que la copiosa cantidad de documentos relativos a la labor anticuaria de Dupaix fueron, en su mayoría, los guardados por su albacea Fausto de Elhuyar y la Secretaría del Virreinato, posteriormente rescatados por Lucas Alamán para el Museo Nacional, aunque desgraciadamente muchos parecen haberse dispersado durante el lapso comprendido entre la segunda mitad del siglo xix y principios del xx. Hoy es quizá la Colección Genaro García, del acervo de la Benson Latin Ame-rican Collection de la Universidad de Texas en Austin, la que cuenta con el más vasto número de escritos relativos a Guillermo Dupaix y la Real Expedición Anticuaria. Además, es pertinente subrayar la importancia de los registrados en 1993 por Josefina Palop Martínez y Alejandro Cerdá Esteve, relativos a la primera etapa de la Real Expedición Anticuaria, en el Museo Naval y la Biblioteca Nacional de Madrid3 y de alrededor de siete láminas sueltas de ligeramente mayor formato que las de la Real Expedición Anticuaria, con dibujos de Castañeda, en el Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional de Antropología, de los cuales, en su momento, Pedro Cuevas fotografió solamente la correspondiente a San Juan Acuex-comatl y la cruz sumergida en el fondo del manantial. De esta última, curiosamente, hay evidencia en las "Explicaciones..." (Segundo viaje, núm. 23), aunque la ilustración no aparece en ninguna de las versiones oficiales, quizá por tratarse, como algunos otros ejemplos, de un vestigio temprano de la Colonia. Las "Explicaciones " de Guillermo Dupaix en referencia a San Juan Acuexcomatl asientan que en la orilla del lago de Chalco, cercano a San Pedro Tláhuac, se encuentra un ojo de agua cristalino donde, a diez varas perpendiculares de la superficie del agua, se aprecia una Santa Cruz de Piedra: "La vimos algo escorzada, pero manifiesta un tamaño más grande y parece intacta", Guillermo Dupaix en la Nueva España. Resulta interesante y revelador, a manera de introducción, resaltar el entorno ilustrado y anticuario, detonante de la política borbónica en la Nueva España, en el que Dupaix se vio inmerso a raíz de su llegada en 1790 y que lo revela, no como un caso aislado, sino como parte del engranaje cultural auspiciado por Carlos III y Carlos IV; en el que posiblemente pudo haber prevalecido un aliento masónico, al que no será ajeno su albacea, Fausto de Elhuyar, uno de los más distinguidos y valiosos funcionarios de la Corona, quien tuvo una larga y fructífera estancia en la Nueva España y quizá algunos de los últimos virreyes simpatizantes de esta sociedad secreta como Revillagigedo II y Calleja. La Reforma borbónica La necesidad de iniciar una reforma a muchos de los vicios de los que adoleció la ciudad de México desde antes de 1790, se manifiesta, entre otros proyectos, con la propuesta atribuida a Baltasar Ladrón de Guevara en 1788, en relación con la imperiosa necesidad de atender las acequias, basura y suciedad que afectaba a una enorme cantidad de desprotegidos y de corregir la carencia de servicios sanitarios en la arquitectura doméstica, así como otros tipos de obras indispensables. A primera vista todo parece haberse desencadenado a raíz de la decisión del virrey Revillagigedo II en 1790 de iniciar la nivelación de la Plaza Mayor de México con la destrucción de la columna conmemorativa de Fernando VI, obra policromada en cuya destrucción de furor contrabarroco se detecta tanto la huella de la "Relación de la Proclamación de Fernando VI" de Joseph Antonio de Abarca, como la del "Discurso de policía de México" atribuido a Baltasar Ladrón de Guevara y del Viage por España, de Antonio Ponz y de la real encomienda de moldear el gusto -más bien el "mal gusto" de la población- en un "buen gusto" impuesto por los monarcas españoles ilustrados. Esta obra urbanística de la Plaza Mayor de México redundó T en el fortuito descubrimiento de esculturas monumentales de antes de la conquista; al menos una de ellas asomaba sobre el nivel de la plaza, sin duda debido a los intermitentes deslaves causados por torrenciales lluvias y la insuficiencia y el deplorable estado de las acequias que hacían de la superficie de la Plaza Mayor un constante lodazal. De manera que la Corona española se valió de la obra del académico de la Real Academia de San Femando de Madrid Antonio Ponz, los Viages , para difundir entre los más amplios niveles de la población de sus dominios los alcances de una reforma integral. Ponz, a lo largo de sus textos, insiste sobre ello. Sin embargo, quizá sea en el "Prólogo" al tomo XVI, publicado en 1791, que trata de Andalucía, donde con "ardiente zelo" mejor resuma su posición al respecto. Ahí, en primer término, se congratula de los efectos que sus exhortos han tenido en diversos ámbitos, tendientes al bien general de la nación' "[ ... ] sin cuya circunstancia tarde o nunca podrían esperarse las otras ventajas que propone relativas a las Nobles Artes" y " [ ] dar a conocer lo que es bueno, y lo que no lo es, en las materias de que se trata" Utiliza, para atraer a sus lectores, expresiones hiperbólicas para que: [ ] se desprecie y arrincone todo lo que según su criterio no ha sido executado con los principios "ilustrados" de arte y de razón, y poco a poco se vayan substituyendo objetos dignos de alabanza, y aun de admiración [ ... [ ] casi sería mejor que algunos metales y mármoles se quedaran debajo de la tierra, que sacarlos para hacer de ellos un uso desgraciado, en descrédito de la nación, y contra el buen gusto de los inteligentes, que se compadecen de verlos empleados en ornatos feísimos y obras extravagantes. Debemos contentamos con que conozcan sus poseedores que estas cosas son unos verdaderos abortos del arte. La "expedición artista" de 1805-1809 de la cual fue su director el capitán retirado Guillermo Dupaix, precedida por sus correrías anticuarias personales corresponden al meollo de este texto. Finalmente, están los esfuerzos de rescate de las investigaciones anticuarias artísticas a principios del México independiente ante la posición humboldtiana durante el siglo xix.

Guillermo Dupaix. P precursor de la historia del arte prehispánico

MXN

MXN$1,000

0