No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Grandes problemas nacionales

Grandes problemas nacionales

 

ISBN: 9786070286513

Autor(es): Vasconcelos, Héctor

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Dirección General de Publicaciones

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$185

Precio Habitual: MXN$264

ISBN/ISSN 9786070286513
Entidad Académica Dirección General de Publicaciones
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Sociología
Número de páginas 280
Tamaño 23 x 16.5 x 1.5
Terminado o acabado rústico

Detalles

Este libro recupera la mayor parte de las ponencias del coloquio organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México para conmemorar el centenario de la publicación del libro de Andrés Molina Los grandes problemas nacionales, el cual fue una de las más grandes influencias de la lucha social y política de la Revolución mexicana. A partir de las ideas de Molina en este libro, se propuso analizar la situación actual del país, buscando los temas en los que se ha progresado, los asuntos que se mantienen sin solución e incluso aquellos en los que se ha retrocedido. Estas ponencias incluyen temas como pobreza, educación, cultura, movimientos migratorios, ecología, democracia, y reforma del Estado, entre otros.

Vasconcelos, Héctor

Es licenciado en ciencias políticas y relaciones internacionales por la Universidad de Harvard y maestro en historia política por la Universidad de Cambridge con estudios de doctorado en la Universidad de Oxford. Al mismo tiempo, hizo estudios musicales en los conservatorios de la ciudad de México y de Ginebra, Suiza. En la Universidad Nacional Autónoma de México ha sido profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales e investigador del Centro de Estudios Políticos. Fue director general del Festival Internacional Cervantino y primer secretario ejecutivo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Ha sido secretario general del Consejo de la Crónica de la Ciudad de México y presidente de la fundación Friends of The Arts of Mexico. Asimismo, coordinador general de asuntos especiales en la Cancillería mexicana, cónsul de México en Boston y embajador de México en Dinamarca, Noruega e Islandia, entre otros cargos. Es autor de tres libros sobre música clásica: Cuatro aproximaciones al arte de Arrau; Perfiles del sonido y Para entender la música clásica y coordinó los volúmenes Valores para la sociedad contemporánea y Grandes retos del siglo ma. En 1985 obtuvo el premio Rey de España por la serie de televisión En busca de México. Es actualmente asesor en la UNAM. Sus textos han aparecido en numerosas publicaciones que incluyen Reforma, La Jornada, Excélsior, Proceso, Siempre!, Revista de la Universidad y The Harvard Review.

Tal vez lo que más singulariza a la historia de México es la persistencia de ciertas características -lacras- que no hemos podido eliminar a lo largo de los siglos. Tres de ellas vienen a la mente de inmediato: la desigualdad social; la ausencia de un Estado de derecho para todos; y la prepotencia de las clases dominantes. Durante cinco siglos -desde que lo que hoy es México se definió como la Nueva España y, en seguida, como el México independiente-, el país ha estado dividido entre una pequeña clase privilegiada, dueña de los recursos y el aparato legal (conquistadores, clero, peninsulares y criollos), y una vasta mayoría de la población, empobrecida, carente de acceso a la ley, la justicia y la educación que la hubiera liberado (indígenas, dueños originales del territorio, mestizos). Aún antes de la conquista y del genocidio que aquí tuvo lugar en el siglo xvi, la desigualdad era vista como algo natural. Una pequeña casta teocrática ejercía el poder y era dueña de la vida y hacienda de los demás pobladores. Los territorios que hoy constituyen México jamás han conocido, en los hechos, un asomo de igualdad, justicia para todos y democracia. Otras naciones sí conocieron el tránsito de la desigualdad y la opresión hacia el empoderamiento de las mayorías, es decir, hacía la modernidad democrática. Nadie pondría en duda las diferencias entre la Inglaterra isabelina y la de los siglos XIX o xx. Sería imposible ocultar la disimilitud entre la Francia del siglo xvii y la postrevolucionaria. En muchos países -no sólo en Europa, sino también en Asia, por ejemplo Japón- se ha dado el tránsito a la modernidad, ya sea a través de reformas evolutivas o de revoluciones. En México no ha ocurrido lo mismo. Lo anterior explica que continuamente estemos analizando y lamentando las causas de nuestro estancamiento. Se dice que México está hoy sobrediagnosticado. Pero hace un siglo no existían una gran cantidad de estudios analíticos, teorías, hipótesis o estudios estadísticos que intentaran dilucidar nuestros problemas o nuestras peculiaridades históricas. Ni siquiera se practicaban plenamente disciplinas como la economía, la antropología, la ciencia política y demás ciencias sociales que hoy aportan ángulos distintos desde los cuales nuestra realidad puede ser enfocada. En ese horizonte de parquedad de estudios teóricos, aparece en 1906 un texto de Andrés Molina Enríquez intitulado Los grandes problemas nacionales. Su sola publicación indica la honda preocupación que existía en diversos sectores, y se manifestaba de tan distintas maneras, en torno a la situación y los problemas del país. El libro es parte de la efervescencia del momento que habría de cuajar en ese complejo, diverso y amorfo proceso que, para simplificar, llamamos Revolución mexicana. Desde luego, el México de Molina Enríquez era otro en comparación con el que hoy vivimos. Por mencionar una sola característica: el país era entonces esencialmente rural y contenía un vasto sector analfabeta. De ahí el sesgo y el énfasis de Molina Enríquez en los problemas relacionados con la tierra. No obstante, el impacto del libro fue enorme y trascendió el ámbito meramente intelectual. Se volvió parte de la lucha social y política de la Revolución. A un siglo de distancia, se puede afirmar que los dos libros que más influyeron en el curso temprano de la Revolución fueron el citado de Molina Enríquez y La sucesión presidencial en 1910 de Francisco I. Madero. Ambos incidieron en aspectos sociales y políticos del movimiento. Por desgracia, una centuria después, el campo sigue siendo uno de nuestros problemas mayores y la democracia efectiva se mantiene como un ideal, más que una realidad. La compra del voto y la confabulación de las clases dominantes (incluido el presidente o el gobernador saliente) siguen determinando el resultado final de la mayor parte de nuestras elecciones. Para conmemorar el primer centenario de tan significativo texto, la Universidad Nacional Autónoma de México decidió celebrar un coloquio en el cual diversos analistas y actores de la vida cultural, política y social del país pudiesen debatir en torno a los grandes problemas de México en los albores del siglo xxi. Tomando como referencia el libro de Molina Enríquez, se analizaría la situación del país hoy. ¿En qué temas hemos progresado?, ¿Cuáles asuntos se mantienen sin solución y en cuántos otros hemos incluso retrocedido? Para estimular la discusión, la Universidad invitó a un destacado grupo de personajes de la vida académica, política y social del país a participar en 15 mesas temáticas: Pobreza; Estado de Derecho; Educación y Cultura; Corrupción; Presente y futuro de la economía mexicana; Reformas estructurales; Relación de México con el mundo; Movimientos Migratorios; Democracia y partidos políticos; Investigación científica y desarrollo tecnológico; Ecología y cambio climático; Seguridad y narcotráfico; Ideologías, religiones y exclusiones; Medios de comunicación; y Reforma del Estado. La lista de temas no pretende ser exhaustiva. Hubiéramos deseado contar con un número aún mayor de participantes, pero razones logísticas y compromisos contraídos con anterioridad impidieron que otros invitados pudieran participar. En total hubo 47 ponentes aunque, por diversas razones, no fue posible obtener textos escritos de todos ellos para fines de este libro-memoria. Con todo, pienso que quienes estuvieron presentes y los temas que abordaron representan un buen muestrario de la percepción crítica del país en el primer centenario de la obra pionera de Molina Enríquez.

Grandes problemas nacionales

MXN

MXN$264

0