No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Ezequiel Martínez Estrada. Cultura, política y redes intelectuales

Ezequiel Martínez Estrada. Cultura, política y redes intelectuales

 

ISBN: 9786070293443

Autor(es): Lamoso, Adriana

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe / Editorial de la Universidad Nacional del Sur

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$161

Precio Habitual: MXN$230

ISBN/ISSN 9786070293443
Entidad Académica Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Biografía
Coedición Editorial de la Universidad Nacional del Sur
Número de páginas 243
Tamaño 22 x 17 x 1.5
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

El poeta, narrador y ensayista argentino Ezequiel Martínez Estrada (1895-1963) publica entre 1918 y 1929 seis volúmenes de poesía, en los que es evidente la influencia de Edgar Allan Poe, Rubén Darío y Leopoldo Lugones. En 1933 recibe el Premio Nacional de Literatura por su obra poética y en l937; el Premio Nacional de Letras por su ensayo Radiografía de la pampa; con el que inicia el análisis sociológico-psicológico-histórico de su país. Trabajó muy de cerca con Arnaldo Orfila, responsable del Fondo de Cultura Económica en Buenos Aires y radicó y trabajó en México y en Cuba, construyendo redes de relaciones y de pensamiento que influirían en el desarrollo de nuestra cultura. La autora aborda el análisis del proceso simbólico de autoconfiguración, como escritor e intelectual, que construyó en sus escritos.

Lamoso, Adriana

Dra. en Letras por la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca, Argentina. Profesora en “Introducción a la Literatura”, “Literatura Latinoamericana II” y “Literatura Argentina I y II” e investigadora de la Universidad Nacional del Sur. Académica visitante del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México. Es, además, investigadora del CEINA (Centro de Estudios Interdisciplinarios sobre Nuestra América ‘José Martí’) y del Centro de Estudios Regionales “Prof. Félix Weinberg”; es miembro del Consejo Directivo de la Fundación Ezequiel Martínez Estrada e integra la red “El ensayo en diálogo”. Especializada en los ensayos de interpretación de Ezequiel Martínez Estrada, prosa de ideas, cultura y política, redes e historia intelectual. Fue becaria de CONICET, de CONACYT, del “Colegio Internacional de Graduados: ‘Entre Espacios” (México-Alemania), de la SGCYT de la UNS y de DGAPA de la UNAM. Participó por tiempo prolongado en Centros de Investigación de Primer Nivel, dedicados a los Estudios Hispanoamericanos en Francia, España, México, Bélgica y Alemania.

"Vamos de la mano mi libro y yo: quien lo ataca a él me ataca a mí". En pocos escritores del siglo XX se cumple de manera tan evidente el programa de Montaigne como en el ensayista argentino Ezequiel Martínez Estrada. Las autorrepresentaciones que incluyó en sus textos constituyen una clave de lectura que pone de relieve este estrecho vínculo. Mediante la elección y el diseño de figuras del escritor en la referencia a Sarmiento, Lugones, Quiroga, Nietzsche construyó su propia configuración a lo largo de su producción global. Adhirió a la imagen del intelectual absoluto que propuso Julien Benda, pero la situación política, social y cultural de la Argentina y Latinoamérica le exigirá más de una vez acercarse a la figura sartreana del intelectual comprometido. La construcción de la imagen de sí fue una estrategia discursiva que confirió peculiar significación y que adquirió singular alcance en el desarrollo de los ensayos de Martínez Estrada. El proceso de autofiguración del ensayista en cuanto intelectual representa los pasajes donde puso de relieve con marcada contundencia lo que Lukács caracterizó como un acceso a la intelectualidad en tanto 'vivencia sentimental'. Tal mecanismo devino en un haz que entrelazó distintas dimensiones y que cobró variabilidad en consonancia con los cambios en torno, por un lado, a la ubicación del escritor en los escenarios culturales tanto de la Argentina como de México y Cuba; por otro, con relación a los gobiernos que se fueron sucediendo en la esfera de la política nacional, en tensión con la toma de posición que al respecto asumió el ensayista. La postura que adquirió el escritor con respecto a los agentes y a las prácticas propias del ámbito de la cultura no puede separarse del análisis crítico de la coyuntura político-ideológica del presente y/o del pasado inmediato, ya que Martínez Estrada trazó un vínculo con las figuras, tendencias y/o tradiciones que se definieron por afinidad, tanto como por la diferencia que se tradujo en disidencia, estableciendo un contrapunto entre los mencionados campos. Por su parte, las autoimágenes del escritor adquirieron distintos matices conforme el conjunto de interlocutores las fueron modelando con sus intervenciones, al tiempo que fueron definidos en torno a estos modos de variabilidad mutua. Este complejo diseño conlleva un fuerte 'aire de época' e implica la mediación de una sensibilidad fuertemente conmovida con los avatares de la esfera pública. La forma que adquieren sus ensayos acompaña estos procesos. Al pensar en la contracara de los discursos nos referimos, entonces, a instancias donde 'lo político' y el ámbito de 'la inteligencia' operan como dos caras de una misma moneda. Es posible percibir en el desarrollo discursivo de los ensayos de interpretación nacional de Ezequiel Martínez Estrada escritos entre 1933 e inicios de 1960, el giro ideológico que se torna visible hacia 1959, y luego al año siguiente con su radicación en Cuba, al adherir a la revolución, previa estadía en México. Las cuestiones que se vinculan con ella son cuáles fueron los motivos, los móviles, las redes, las políticas culturales y editoriales, las lecturas compartidas, las tradiciones electivas, los agentes que lo propiciaron, y cómo ello repercutió en las líneas más singulares de su pensamiento, en su apertura hacia América Latina, en su concepción referida al papel de los intelectuales, cómo ello operó en la construcción de autoimágenes, cómo resultó su vinculación con el campo de la cultura argentina y latinoamericana, cómo ello incidió, al fin, en el itinerario de su propia vida. Los ensayos que abordan la problemática de la Argentina y su perspectiva referida a los países de América Latina, así como los más representativos del denominado por la crítica como 'ciclo cubano' de Martínez Estrada son Radiografía de la pampa (1933), La cabeza de Goliat (1940), Sarmiento (1946), Los invariantes históricos en el Facundo (1947), Nietzsche (1947), Muerte y transfiguración de Martín Fierro (1948), ¿Qué es esto? Catilinarias (1956), Cuadrante del pampero (1956), Las 40 (1957), Exhortaciones (1957), El hermano Quiroga (1957), Análisis funcional de la cultura (1960), Diferencias y semejanzas entre los países de América Latina (1962), Mi experiencia cubana (1963), Antología (1964), Martí: el héroe y su acción revolucionaria (1966), Para una revisión de las letras argentinas (1967), Leopoldo Lugones: retrato sin retocar (1968), Meditaciones sarmientinas (1968). En este arco de producción ensayística es posible definir distintos períodos que indican cambios en lo que respecta a sus modos de leer los escenarios político-ideológicos de la Argentina y de América Latina. Puede pensarse en un primer período que incluye la legitimación de su figura en el campo de las letras argentinas; se consolida como tal en conexión con la etapa dedicada a la poesía que contó con el apoyo de Lugones, la creación de espacios de sociabilidad intelectual, la hermandad entablada con sus cofrades Samuel Glusberg, editor y difusor de las obras del grupo al que ha hecho referencia la crítica, propiciador cultural y creador de mecanismos que otorgaban prestigio y reconocimiento público, su amistad entrañable con Horacio Quiroga y su vínculo con Luis Franco. La toma de posición de Martínez Estrada respecto de la vida política y cultural en la Argentina, así como la lucha por consolidar la profesionalización de la tarea del escritor en el país, su participación en diversos espacios culturales, los premios recibidos, las respuestas de 'adversarios' en el campo de las ideas, hacen posible distinguir un primer momento al que pertenecen los ensayos Radiografía de la pampa, La cabeza de Goliat, El hermano Quiroga y Leopoldo Lugones: retrato sin retocar, textos que remiten a sus vivencias y a su proceso de experimentación en el campo de la cultura, su participación en redes de hermandad intelectual, y que arrojan luz sobre los puntos y los modos mediante los cuales el ensayista se vinculó y distanció de tales figuras, así como sobre la tradición electiva en la que se situó en esta primera parte de su trayecto como intelectual en la Argentina. Importantes ensayos perfilan, en varios sentidos, la construcción discursiva de los textos que siguen. En primer lugar, se encuentra Sarmiento, Los invariantes históricos en el Facundo, cuya imagen entreteje en tensión con la suya por semejanza y, a su vez, por oposición. Dentro de este núcleo se incluye su Nietzsche, una de sus más fuertes 'afinidades electivas. Desde la dimensión moral que atraviesa las dilucidaciones y sanciones de Martínez Estrada, hasta sus modos de representar la experiencia subjetiva, el estilo compositivo, tanto como el recrudecimiento en el uso del lenguaje acusatorio y denuncialista, sus maneras recurrentes de configurar y autoconfigurarse como intelectual, el despliegue del par dicotómico dionisíaco-apolíneo, reelaborado en función de paradigmas presentes en sus ensayos, o la presencia de núcleos conceptuales que se diseminan en el marco de sus interpretaciones, se ponen de relieve en el ensayo mencionado y han sido aspectos mensurados y aprehendidos a partir de su estudio de los textos del filósofo alemán. El proceso de escritura presenta un período de transición en el marco interpretativo de Martínez Estrada. Se trata de la época que antecede a la publicación en 1948 de su Muerte y transfiguración de Martín Fierro. Este ensayo, en sus dos ediciones, constituye un texto bisagra, en tanto articula matrices de pensamiento que abrevan sus aguas en los ensayos previos, en particular en Radiografía de la pampa en Sarmiento y en Los invariantes históricos en el 'Facundo', a la par que resignifica premisas que formarán parte crucial del desarrollo de los ensayos posteriores, que irán profundizándose hasta alcanzar inflexiones ideológicas distanciadas de las que singularizan los primeros ensayos. Este desplazamiento ideológico se corresponde con las redes intelectuales tejidas en torno a figuras como Arnaldo Orfila Reynal, director de la filial argentina del Fondo de Cultura Económica, quien propició la edición de sus textos, como es el caso de su Panorama de las Literaturas, bajo el sello Claridad en 1946. Su prólogo fue escrito por el propio Orfila, quien vinculó al ensayista también con la revista Cuadernos Americanos de México. Este texto incluye referencias a la figura de Martí, que dan cuenta de su acercamiento a su praxis y a su obra, lo que provocó la buena recepción de sus escritos en lectores como el escritor cubano Roberto Fernández Retamar. Existirá, entonces, una interesante tensión entre la vocación 'nacional' de Martínez Estrada, su progresiva proyección latinoamericana y su propensión `universal', lo que se pone de relieve en el ensayo anteriormente mencionado. Cabe destacar que en 1942 Martínez Estrada realizó un viaje como invitado a Estados Unidos, junto con Sebastián Soler, Horacio Butler y Teodoro Becú, en esa oportunidad Cosío Villegas y Alfonso Reyes le propusieron visitar México; asimismo, en 1949 recibió el grado de Caballero otorgado por la Orden Nacional de Mérito "Carlos Manuel Céspedes" en la Embajada de Cuba de la ciudad de Buenos Aires. Un período diferente respecto de los ya enunciados acontece en la década de 1950, con la serie de publicaciones de Martínez Estrada que evalúan tanto el gobierno de Perón como el que deriva de la Revolución Libertadora de 1955. Nos referimos a ¿Qué es esto? Catilinarias, Cuadrante del pampero, Las 40, Exhortaciones, ensayos que tensan sus formas para volverse panfletarios, temáticamente políticos, así como el discurso recrudece su virulencia en función no solo de la tenaz confrontación con las políticas llevadas a cabo por el general Perón, sino también en consonancia con el álgido clima intelectual que desató una vigorosa batalla en el campo de las ideas, en la que Martínez Estrada fue duramente confrontado por numerosos miembros de la inteligencia nacional, tanto por los representantes de la 'Sociología en su reciente afianzamiento disciplinar e institucional como por los jóvenes 'parricidas' de la revista Contorno. Esta época coincidió con su alejamiento de la revista Sur, su nombramiento como profesor extraordinario de la Universidad Nacional del Sur y presidente de la "Liga Argentina por los Derechos del Hombre" y su viaje a Rusia. En este contexto, puso de manifiesto, por una parte, su exclusión de espacios editoriales que rechazaron sus escritos y, por otra, su inclusión en el periódico Propósitos de Leónidas Barletta. Estos, entre otros factores, fueron modelando su mirada y contribuyendo a concretar su apertura hacia América Latina. Correlativamente, los ensayos incluyen la construcción de autoimágenes que reproducen el ambiente para él asfixiante de la época, y evidencian el padecimiento corporal del escritor, que metaforiza el cuerpo sufriente del país y delinea el agobio que conducirá al repliegue y al encierro como contrapartida extrema a la atmósfera opresiva, y que proyectará su salida de la Argentina. Un año que representa un punto de inflexión clave que conduce al último período de su producción ensayística es 1959. Asistió a un Congreso de la Paz (Congreso de la Juventud) en Viena, donde conoció al poeta cubano Nicolás Guillén, y desde allí respondió, mediante una carta fechada el 29 de julio de ese mismo año, la invitación realizada por Roberto Fernández Retamar, entonces director de la Nueva Revista Cubana, para viajar a Cuba. Fue invitado a México por Arnaldo Orfila Reynal, con motivo de conmemorarse los veinticinco años del Fondo de Cultura Económica. Concretó este último viaje y permaneció allí un año dictando un seminario en el Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, por pedido de Pablo González Casanova, donde escribió Diferencias y semejanzas entre los países de América Latina y Para una revisión de las letras argentinas. En este último ensayo afirma la existencia de un vacío en la historia y en la literatura del país, espacio que será llenado por una operación de legitimación de su obra precedente, en especial de su Radiografía de la pampa, que realizará Martínez Estrada en diferentes instancias de intervención. Una de ellas es una conferencia pronunciada con motivo de un nuevo aniversario de Cuadernos Americanos y publicada por esta revista en 1960; otra implica una reinterpretación de las coordenadas nucleares presentes en su ensayo de 1933, a la luz de los cambios en sus parámetros analíticos, según expresa en el "Prólogo inútil" de su Antología editada en 1964 por el Fondo de Cultura Económica en México. El texto Los condenados de la Tierra de Frantz Fanon orienta su visión sobre los países de América Latina, al establecer un paralelismo entre América y África, secundariamente con Asia, en lo que respecta al colonialismo y al subdesarrollo. Con estas líneas rectoras emprende, al fin, su evaluación de la revolución cubana, tarea que complementa con su estudio sobre la vida y la obra de José Martí. El ciclo cubano de Martínez Estrada se inicia en 1960, año en el que recibió el premio Casa de las Américas por su ensayo Análisis funcional de la cultura, motivo por el cual viajó desde México a Cuba por unos días, y luego regresó para quedarse hasta el año 1963. El objetivo fue trabajar con Haydée Santamaría como director del "Centro de Estudios Latinoamericanos" perteneciente a dicha casa editorial. El presente libro ofrece una lectura inaugural de este último período, a la luz de las variaciones que propició en el campo de las ideas y en los parámetros interpretativos del escritor argentino.

Ezequiel Martínez Estrada. Cultura, política y redes intelectuales

MXN

MXN$230

0