No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Espacios y tiempos en diálogo: lecturas y reescrituras mitológicas en el Siglo de Oro español

Espacios y tiempos en diálogo: lecturas y reescrituras mitológicas en el Siglo de Oro español

 

ISBN: 9786073000260

Autor(es): Raquel Barragán Aroche

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Filológicas

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$250
ISBN/ISSN 9786073000260
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Filológicas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Literatura universal
Número de páginas 212
Tamaño 23 x 15.5 x 1.5
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido Presentación
Raquel BARRAGÁN AROCHE 5-10
La mitología en las décimas de Góngora: texto y contexto
Jesús PONCE CÁRDENAS 11-48
Deidades sin templo: Tácito y los versos 151-152 de la Fábula de Polifemo y Galatea de Góngora
Isabel COLÓN CALDERÓN 49-84
Bión de Esmirna y el concepto de amor trágico en dos poetas del Siglo de Oro: Garcilaso y Góngora
Leonor HERNÁNDEZ OÑATE 85-119
Un modelo de lectura burlesca de las Metamorfosis: la enunciación poética en la Fábula de Apolo y Dafne de Jacinto Polo de Medina
Raquel BARRAGÁN AROCHE 121-157
Teatro mitológico: referencia clásica e imaginación barroca
Aurelio GONZÁLEZ PÉREZ 159-191
Mito y literatura: transmisión, relectura y recreación
David GARCÍA PÉREZ 191-207

Detalles

El interés por la mitología no deja de propiciar eslabones críticos que describen los sentidos de su reescritura en distintas épocas; tal es el caso del presente volumen que compila una serie de artículos de especialistas para poner en perspectiva el uso y la función del mito mediante un diálogo entre espacios y tiempos. Todos parten de un mismo principio: lecturas que devienen en escrituras y que conforman horizontes de recepción en los que la mitología acaba convirtiéndose en un argumento con múltiples posibilidades. En su conjunto, estos trabajos pretenden cruzar las miradas de lectores y autores del Siglo de Oro, que desde su contexto áulico definieron una creación artística con repercusiones y alcances estéticos novedosos.

Raquel Barragán Aroche

Doctora en Literatura Hispánica por El Colegio de México. Su área de investigación se ha centrado en la tradición clásica y su influencia en la poesía hispánica del siglo XVI y XVII, así como también en el estudio de vejámenes novohispanos de la primera mitad del siglo XVIII. Desde enero del 2014 coordina el Seminario de Estudios Literarios del Siglo de Oro (SELSO), orientado a la recepción de la literatura Clásica en dicho periodo.

Presentación El presente volumen compila una serie de capítulos que ponen en perspectiva el uso y la función del mito mediante un diálogo entre espacios y tiempos. Todos parten de un mismo principio: lecturas que devienen en escrituras y que conforman horizontes de recepción en los que la mitología acaba convirtiéndose en un argumento con múltiples posibilidades estéticas y con distintas repercusiones culturales. Esta perspectiva tiene sus bases en una premisa fundamental que George Steiner definió por medio de una sutil y contundente metáfora: "la escritura dibuja un archipiélago en las vastas aguas de la oralidad humana". La literatura clásica es precisamente ese dibujo que marca en Occidente la fijación de la oralidad en la escritura. Se convierte en un paradigma para lectores de distintas épocas que con sus juicios de valor le otorgan el estatuto de canon en virtud de que las narraciones, en este caso mitológicas, no dejan de leerse y rescribirse. Por tanto, la organización de los textos de esta obra tiene como fin completar, con casos específicos, parte de la recepción de la mitografía en el Siglo de Oro, en virtud de que fue el argumento esencial de muchos géneros, lo que puede leerse como una moda, pero a su vez como un fenómeno que tuvo su proyección en la modernidad con distintas implicaciones culturales, cuya reflexión constituye el cierre de este libro. Por lo demás, digo muy conscientemente 'completar' los casos de recepción, pues desde la aparición del libro Fábulas mitológicas de José María de Cossío, cuya labor de reunir y estudiar un corpus amplísimo constituye la piedra fundacional, no han dejado de sumarse estudios sobre la influencia de los mitos en la literatura española de manera panorámica o relacionándolos con algún autor en específico. Para tener una idea del caudal de estudios baste mirar la bibliografía que propone Vicente Cristóbal en su capítulo "Mitología clásica en la literatura española: consideraciones generales y bibliografía" que recoge todo lo publicado hasta el año 2000. Siete años después podemos ver que el tema no se ha agotado y que cada estudio que aparece zurce nuevos elementos que definen su función en distintos géneros y estilos. Pero en todo esto no solamente se ha contemplado una tipología y función del mito, sino también se ha cuestionado la misma definición y el uso del marbete 'fábula' para señalar la conveniencia del término `epilio' que -propuesto por Vicente Cristóbal y desarrollado en los estudios de Jesús Ponce Cárdenas y Sofie Kluge3- permite tener una visión más abarcadora de los alcances del género en el Siglo de Oro, lo que, a su vez, establece un vínculo o diálogo más directo entre los estudios hispánicos y clásicos. Este hecho señala una activa reflexión sobre la recepción de la mitología en el Siglo de Oro a la que este libro pretende contribuir. A propósito conviene recordar las notas de Michel Foucault en Langage et littérature en relación con la cultura clásica y el siglo xvii, en las que afirmaba que el vínculo entre una época y otra era un asunto de memoria, de familiaridad, de saber, esto es: era un asunto de recepción. No obstante, el mismo crítico añadía a su reflexión que, a partir de cierto momento, la relación entre el lenguaje y la obra dejó de ser puramente pasiva de saber y de memoria, y se convirtió en una relación activa y práctica, lo que significaba que había un vínculo más profundo entre la obra y el lenguaje mismo, muy aparte del lenguaje cotidiano.4 Este hecho se hace extensivo al acto de creación literaria, ya que podemos hablar de lectores activos, aquellos que en el Siglo de Oro transformaron los argumentos de ese saber mitográfico, de raigambre oral, en una novedosa escritura poética -incluso en un lenguaje propio- que involucraba un contexto y unos códigos dentro de una nueva estética. Sin duda, los autores áulicos tenían muy claro la importancia del lector y, por ende, de la lectura, que podía devenir en imitación con sentido activo. No es fortuito que la figura del desocupado lector fuera tan relevante para justificar el significado de una obra en el horizonte de recepción. Este hecho es más claro en el Cisne de Apolo (1602) de Luis Alfonso de Carvallo, quien no duda en introducir en su preceptiva dialogada al personaje omnisciente de la "Lectura", que responderá a todas las preguntas que se planteen sobre la poesía, pues es quien posee el conocimiento más amplio respecto a las autoridades clásicas que sirven para justificar esa dirección teológica, muy ad hoc con el espíritu contrarreformista, que debía tomar el quehacer poético. Resulta curioso que dicho personaje proponga la manera de recrear o de leer de manera activa las fábulas mitológicas, por medio de cuatro sentidos -cuyos antecedentes están en Orléans, Garlandia y, por ende, en Alfonso X el Sabio- con el fin de justificar su uso como ficción: "literal, moral, alegórico y analógico". El poeta se enfrasca en una disquisición de tono medieval sobre la búsqueda de la verdad por medio de las ficciones poéticas, en la que no nos detendremos, pero que podemos señalar como síntoma de una forma de dirigir la lectura respecto a la función que debía tener la mitología frente a otras que ya estaban ancladas en el horizonte de recepción desde el Renacimiento y que iban encaminadas a dar primacía al deleite o a la definición de un gusto estético fijado en el arte de ingenio. Es lectura activa -en germen escritura- que va cambiando de acuerdo al horizonte de recepción. Por tanto, la delimitación del uso de la mitología en el Siglo de Oro constituye un microcosmos de tipos y funciones que los lectores-autores entrelazan con otros modelos y que se adaptan a las necesidades de cada estilo y género. Dar cuenta de los sentidos que toma el argumento de las historias de los dioses en la inventiva de los autores áulicos es la propuesta básica de lectura de este libro. Así, el volumen se abre con un capítulo de Jesús Ponce Cárdenas, titulado "La mitología en las décimas de Góngora: texto y contexto", en el que, después de definir algunos usos del mito en la poesía áurea, se presenta una relación detallada del influjo de varios elementos mitológicos a la luz de espacios, motivos, alegorías y figuras -la escenografía mítica y la materia amorosa, el uso político y la corrección- en tres poesías breves gongorinas redactadas entre 1603 y 1617. La relación entre ambas literaturas parte de coordenadas genéricas como el epigrama griego, el latino, la emblemática y la poesía amatoria italiana del manierismo y el Barroco. Por su parte, Isabel Colón Calderón, en su trabajo intitulado "Deidades sin templo: Tácito y los versos 151-152 de la Fábula de Polifemo y Galatea de Góngora", desarrolla un interesante y exhaustivo rastreo sobre los probables medios y las fuentes que explican cómo Tácito llegó a formar parte de las lecturas de Góngora, aquellas que, sin duda, incidieron en su Fábula de Polifemo y Galatea. También, dentro del ámbito de la poesía, el texto de Leonor Hernández Oñate, "Bión de Esmirna y el concepto de amor trágico en dos poetas del Siglo de Oro: Garcilaso y Góngora", viene a enriquecer una parcela poco trabajada: la de la influencia de Bión de Esmirna en pasajes selectos de la Égloga III, de la Fábula de Píramo y Tisbe y del romance de Angélica y Medoro "En un pastoral albergue", en los que se vislumbra la lectura del Lamento fúnebre por Adonis. En cuanto a las burlas en el género poético, el capítulo de Raquel Barragán Aroche, intitulado "Un modelo de lectura burlesca de las Metamorfosis: la enunciación poética en la Fábula de Apolo y Dafne de Jacinto Polo de Medina", plantea otra perspectiva del desarrollo de uno de los epilios de las Metamorfosis que más éxito tuvo en el Barroco; su objetivo se orienta a mostrar cómo el argumento, por medio de los métodos de enunciación, se adaptó a un estilo paródico que, después de Góngora, fue paradigmático para su época. Por su parte, Aurelio González Pérez, en su estudio "Teatro mitológico: referencia clásica e imaginación barroca", hace un recorrido pormenorizado que muestra la incidencia de la mitología en el género dramático. Esta exposición dibuja una estética del Barroco en la que la mitología clásica se transforma en una materia novedosa que define el horizonte de recepción. Por último, David García Pérez cierra el volumen con su interesante reflexión intitulada "Mito y literatura: transmisión, relectura y recreación" que, pese a que no versa estrictamente sobre el Siglo de Oro, se orienta a hacer un recuento sobre las concepciones del mito y sus proyecciones -o recepciones-culturales y artísticas en distintas épocas. En este sentido, nos muestra la gestación del pensamiento mítico que tiene su nacimiento en la oralidad y se asienta en el discurso escrito; esto es, cómo funciona el lenguaje oral dentro de la ficción, lo que, dado su enfoque general, es pertinente como conclusión del libro, pues dicha reflexión establece un cruce o diálogo con los demás capítulos desde el punto de vista de la recepción del mito. En su conjunto, los estudios, reseñados brevemente arriba, han querido dibujar someramente ese archipiélago en el que la tradición clásica mitológica es el contorno que va definiendo distintos tiempos, pero con un origen en común, razón por la que hemos pretendido cruzar las miradas de lectores y autores, al mismo tiempo, que desde su contexto áulico definieron una creación artística con repercusiones y alcances estéticos diversos.

Espacios y tiempos en diálogo: lecturas y reescrituras mitológicas en el Siglo de Oro español

MXN

MXN$250

0