No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

El velo de Antígona

El velo de Antígona

 

ISBN: 9786070291593

Autor(es): Ost, François

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Jurídicas

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$91

Precio Habitual: MXN$130

ISBN/ISSN 9786070291593
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Jurídicas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Temas especiales de derecho
Número de páginas 82
Tamaño 21 x 13.5 x 0.5
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

El velo de Antígona propone una lectura contemporánea de la tragedia griega de Antígona mediante la figura de Aicha, estudiante brillante y rebelde, que enarbola el velo islámico como símbolo de su libertad ante los miedos y certidumbres de la cultura occidental. Al reunir el drama con la reflexión filosófica y jurídica, el autor nos ofrece un acercamiento profundo y original en torno a algunas cuestiones a la vez clásicas y fundamentales para el futuro de nuestras sociedades democráticas: la libertad y la autoridad, la laicidad y el dogmatismo, así como el reconocimiento de la identidad y alteridad en sociedades cada vez más plurales. Al retomar y actualizar las vicisitudes envueltas en el mito griego, ahonda en las contradicciones y pasiones de los seres humanos, como solamente lo puede lograr el teatro.

Ost, François

Doctor en Derecho (1980), U.C.L., cuenta con la licenciatura especial en Derecho Económico (1977), U.L.B., licenciatura en Derecho, U.C.L. y licenciado en Filosofía (1976), U.C.L.

Es en verdad un honor y un motivo de gran alegría para la Cátedra Extraordinaria "Benito Juárez" de la UNAM presentar a los lectores la versión en español de la obra de Francois Ost, Antigone voilée. Para quienes nos interesa la temática de la laicidad y, en general, las interacciones entre el Estado, la sociedad, la religión y los individuos, este texto constituye una de las aportaciones recientes más originales en la materia. Pocas veces se reúnen, en efecto, el derecho y el teatro, la razón y el drama. Y es una lástima, pues de acuerdo con nuestro autor, la ficción abre el horizonte de la razón, poniendo a prueba de la realidad nuestros conceptos y argumentos, aunque, paradójicamente, esta realidad sea imaginada. Asimismo, no importa realmente que una situación exista o no; basta que pueda existir para estimularnos y ponernos a pensar. ¿Qué haríamos de ser confrontada por ella? La tragedia nos provoca, nos obliga a poner en tela de juicio las certidumbres nacidas de nuestra reflexión racional frente a la complejidad de la condición humana. Visto desde el mirador de la ciencia jurídica y de la filosofía política, el texto ofrece una reflexión sólida en torno a algunos temas clásicos de dichas disciplinas, los cuales se entretejen entre sí a lo largo de la obra. Por supuesto, de manera similar a la Antígona de Sófocles, el texto de Francois Ost retorna el tema de la autoridad versus la conciencia, siendo ello una de las preguntas fundamentales de la teoría política. ¿Cómo conciliar las exigencias de orden y seguridad en nuestras sociedades modernas con una defensa robusta de la autonomía de las personas? ¿Debemos sujetarnos sin más a los dictámenes de autoridad? ¿Es válida la desobediencia en el marco de sociedades democráticas? La resolución de estos dilemas, desde luego, rebasa por mucho las pretensiones de Francois Ost. Sin embargo, el autor logra, mediante el recurso a situaciones y personajes ficticios, abrir pistas sugestivas para encarar desde un nuevo enfoque la cuestión de la tensión entre la ley y la conciencia, entre lo colectivo y lo individual, entre el derecho y la justicia. Estrechamente vinculado con lo anterior, la obra abre también una reflexión sobre el pluralismo que caracteriza cada vez más a nuestras sociedades modernas. Los movimientos migratorios -los cuales constituirán sin duda uno de los principales retos del siglo XXI-, la globalización y el intercambio acelerado de informaciones e ideas, han contribuido a complejizar los términos de la coexistencia pacífica dentro de sociedades cada vez más diversas. Lo anterior se hace visible con el surgimiento de nuevas identidades nacidas del contraste entre tradición y modernidad, dentro de contextos sociales, políticos y culturales en permanente mutación. Asimismo, Europa constituye un puesto de observación privilegiado, ya que la llegada e instalación definitiva de poblaciones musulmanas ha trastocado de manera profunda los consensos respecto a las relaciones entre la religión y la razón pública. Lo anterior nos obliga, por lo tanto, a repensar nuestras dicotomías clásicas -público-privado, laicidad-confesionalidad, Occidente-Oriente, etcétera- para poder volver a diseñar las bases de un nuevo pacto laico' orientado hacia la coexistencia, la fraternidad y la solidaridad entre todos. En este sentido, la propuesta de Ost nos exhorta a reflexionar en torno a qué tipo de laicidad es deseable en nuestras sociedades. En varios países europeos -en particular, Francia- la laicidad se ha vuelto un recurso discursivo central para todas las tendencias y partidos políticos, desde los más liberales y progresistas hasta los más conservadores, pasando por las corrientes nacionalistas, populistas y xenófobas que reaparecen de manera notable en este inicio de siglo. Aquí entran en conflicto dos tipos de laicidad: la primera cerrada, intransigente, restrictiva y hegemónica; la segunda incluyente, orientada hacia una defensa robusta de las libertades fundamentales, construida sobre el diálogo y la reciprocidad. Dentro de la primera cabe únicamente una visión formalista del derecho, representado en la obra por el director de la escuela, nuevo Creonte que defiende a toda costa el orden de su institución en contra del ímpetu y solidaridad de sus alumnos. La segunda en cambio, deja un espacio más amplio para el derecho como instrumento de resolución de los conflictos, basado en el intercambio de razones y argumentos en búsqueda de soluciones justas y equitativas, que puedan ser aceptadas para todas las partes. El formalismo de la madurez versus la creatividad de la juventud: sin duda, el conflicto generacional constituye una temática trascendental en la propuesta de Ost, la cual deja un espacio amplio para la expresión de una juventud que rechaza en gran medida las certidumbres de sus padres. El contraste entre el significado y el significante se vuelve entonces palpable cuando padre e hijo se confrontan en torno a los conceptos de libertad, igualdad y justicia. Ya se quejaba Sócrates de la irreverencia de los jóvenes hacia la autoridad y sus mayores de edad: nada nuevo, pues, bajo el sol. Pero, ¿cambian el mundo los jóvenes, o sólo son los adultos razonables de mañana? En todo caso, la juventud siempre ha representado en nuestros imaginarios el coraje, la pasión, la libertad, pero también el exceso, la intransigencia o la exaltación. Y es precisamente donde encontramos a Aicha: al borde del abismo, entre heroísmo y fanatismo, pasión y martirio. Los santos y revolucionarios no han dejado de fascinarnos debido a su entrega absoluta a la causa, lo cual provoca, para la enorme mayoría de nosotros, una incomprensión mezclada de admiración. En sociedades modernas, fuertemente secularizadas y racionales, la devoción y el fervor religioso pueden percibirse con cierta desconfianza, especialmente, si el culto practicado está asociado con prejuicios históricamente construidos, tal como el Islam en Occidente. Como en la obra de Ost, es efectivamente el velo islámico que ha cristalizado todas las tensiones, al ser considerado, por muchos actores políticos y sociales y gran parte de la opinión pública, como el símbolo de opresión de las mujeres en las sociedades arabo-musulmanas. Es entonces cuando el personaje de Aicha se vuelve paradójico y provocador: una joven, brillante alumna, perfectamente integrada en la sociedad, que hace de un signo de opresión, el velo, la bandera de su libertad. Hemos presentado brevemente algunos de los muchos temas que invitan a la reflexión en la obra de Ost. Sin darnos respuestas, nos generan dudas respecto de la situación actual que se está viviendo cuando culturas confrontadas llegan a momentos clímax en donde ninguna de las partes se proyecta hacia las otras. Momentos en donde los valores, los intereses, la historia, rompen el diálogo y generan un entramado de conflictos que acaban recayendo en dos personas que podían haber compartido una cotidianeidad en común, y que de un momento a otro se vuelven extraños, enemigos. Como de costumbre, Francois Ost nos presenta un texto profundo e inspirado, lleno de referencias literarias, que ofrece a los lectores varios niveles de lectura. Por lo anterior, la traducción fue un reto importante, pero indudablemente apasionante, gracias a los generosos consejos del autor y a la gran confianza y libertad que nos otorgó para este proyecto. En particular, la vocación dramática del texto exigió la búsqueda de la eficacia oral propia de las artes escénicas, la cual esperamos haber logrado en español. Otro dilema que surgió fue en relación con el propio idioma. Como se sabe, el español es un idioma -hablado por casi 560 millones de personas en el mundo, en más de 20 países, con lo que implica en términos de regionalismos, ya sea en la gramática, sintaxis, conjugación, vocabulario y expresiones populares. Fieles al pensamiento del autor, el cual ha podido, en otra ocasión, llevar a cabo una defensa apasionada del multilingüismo y de la traducción creativa, decidimos asumir cabalmente el español mexicano, cuidando, sin embargo, que la obra pudiera ser perfectamente entendible en otras variaciones del español. No creemos traicionar al autor al afirmar que el texto está abierto a ajustes semánticos de ser montado como obra de teatro. Finalmente, nos queda por agradecer al profesor Francois Ost por su generosidad y entusiasmo, y por haber aceptado la publicación de esta traducción en el marco de las actividades de la Cátedra Extraordinaria "Benito Juárez" de la UNAM sobre Laicidad. Queremos también manifestar nuestra gratitud a la Editorial Bruyllant por facilitar la firma del convenio de traducción, así como al Instituto de Investigación Jurídicas de la UNAM y en particular a su director, el doctor Pedro Salazar ligarte, por su interés y apoyo al proyecto. Agradecemos igualmente a Lorena Garza, becaria adscrita a la Cátedra, quien con su mirada fresca sobre el texto, ha dado los últimos toques a la traducción. Pauline CAPDEVIELLE Eva Marina VALENCIA LEÑERO

El velo de Antígona

MXN

MXN$130

0