No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

El cambio y sus formas

El cambio y sus formas

 

ISBN: 9786073013697

Autor(es): Molina y Vedia del Castillo, Silvia Inés / Sánchez Almanza, Adolfo (coordinadores)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

Special Price MXN$224

Precio Habitual: MXN$320

ISBN/ISSN 9786073013697
Entidad Académica Facultad de Ciencias Políticas y Sociales
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Sociología
Número de páginas 248
Tamaño 23 x 16.5 x 1.2
Terminado o acabado rústico
Idioma Español

Detalles

Son varias las razones para leer un libro, pero leer éste en particular es importante porque trata una cuestión que afecta a todos: el cambio. En efecto, no hay persona, sociedad, ser vivo, pensamiento, sentimiento, valor o materia, que pueda evitar el cambio. Este es nuestro gran conocido-desconocido. Conocido, porque sabemos que inevitablemente ocurre; desconocido, porque no se dispone de una teoría del cambio como cambio, es decir, del cambio en sí y nada nos puede asegurar cuáles serán sus consecuencias reales.
El contenido de este libro está organizado en tres secciones. La primera de ellas, Del cambio y resistencia, se refiere a cuestiones generales relativas a una visión transdisciplinaria del cambio a nivel teórico y de generalización de modelos de resistencia al cambio. La segunda sección, Modelos y cambio en México, está integrada por varios capítulos en los que se muestran las formas -expresadas en modelos y gráficas- del cambio a nivel de la política, la economía y el desarrollo urbano. La tercera sección, Modelos, cambio y sociedad, muestra las formaciones de cambio que se presentan en espacios acotados de la realidad nacional de México, tales como el Seguro Popular, los videojuegos, el cine y las migraciones indocumentadas a Estados Unidos.

Molina y Vedia del Castillo, Silvia Inés

Doctora en sociología por la UNAM. Es Profesor Titular "C" de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Es Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (CONACYT). Sus líneas de investigación son: Metodología, Comunicación participativa y migraciones, Comunicación política, Sistemas emergentes autoorganizados e Identidad, tolerancia/intolerancia.

Sánchez Almanza, Adolfo (coordinadores)

Licenciado y Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Realizó un Posgrado en Desarrollo Rural Regional Integrado en el Centro de Estudios Rural Urbano Regionales de Rehovot, Israel. Cuenta con Diplomados en Administración metropolitana y en Desarrollo regional y relaciones intergubernamentales en el INAP. Investigador Titular C Definitivo de Tiempo Completo del Instituto de Investigaciones Económicas donde ingresó como Investigador Asociado, adscrito a la Unidad de Investigación de Economía Urbana y Regional. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel I, y al PRIDE con el nivel C. Sus líneas de investigación son: Economía urbana, regional y municipal, sistema de ciudades y asentamientos humanos, desigualdad, pobreza, marginación, calidad de vida, política social, administración metropolitana, planeación del desarrollo y ordenamiento territorial.

Introducción Silvia Inés Molina y Vedia del Castillo Este libro habla de las formas del cambio en una dimensión general y transdisciplinaria; y muestra varios acercamientos a este fenómeno desde diversos enfoques teóricos, y desarrolla diferentes modelos según los cuales el cambio opera en distintos espacios de la realidad. Lo que se observa son formas de cambio que están implicadas en procesos muy diversos, ya que el cambio es un fenómeno que está presente en todo lo que a través de la ciencia se conoce. ¿Por qué es importante conocer las formas del cambio? Sencillamente porque la curiosidad de la ciencia no se satisface sólo con los datos que constatan que se ha producido un cambio o por los experimentos y las estrategias para provocarlo. La ciencia se interesa también por los procesos de cambio, y éstos implican en sí, por su propio dinamismo, las diversas formas en que el cambio se presenta. Lo que se observa en este libro adquiere sentido como un acercamiento a lo que es genérico en el cambio y que puede observarse en sus manifestaciones concretas, pero que al mismo tiempo queda oculto por las contingencias que las acompañan. El propósito es producir a través de la reflexión teórica y la construcción de determinados modelos, algunas de las formas genéricas en que el cambio se presenta en la realidad. Por lo tanto, es particularmente importante entender el concepto de forma, ya que las formas en que se asumen los cambios son procesos representables que facilitan entenderlos y que no siempre están presentes en los enfoques disciplinarios. Así, se habla de cambios en la economía, la biología, la sociología o la física, y se muestran los detalles específicos de esos cambios, pero no siempre de las formas que asume cada uno de ellos ni mucho menos de las semejanzas y diferencias entre estas formas, sus continuidades o la existencia de adyacencias entre ellas. ¿Tienen alguna importancia las formas? Para contestar esta pregunta uno debe atender al concepto mismo de forma. Algunos tratan la forma como algo directamente ligado a un objeto. Desde esta perspectiva, la forma es algo indisociable de los objetos, es una de sus propiedades y puede ayudar a su comprensión. "La forma aporta inteligibilidad para comprender un objeto. He aquí una pista a favor de esta afirmación: muchos objetos nada sospechosos de estar relacionados entre sí, exhiben la misma forma" (Wagensberg, 2004: 22-23). Cuando uno se detiene a reflexionar en ello, surgen algunas preguntas: ¿Son las formas más generales que lo que contienen? Aquí parece presentarse una paradoja: si muchos objetos tienen la misma forma, ésta es algo que no está determinada por el objeto, sino que tiene cierta identidad propia y la impone al objeto. ¿Puede entonces la forma ser algún tipo de objeto? Algunas formas tienen nombres específicos y se pueden identificar por lo que son de manera directa. Por tal razón, podemos hablar, por ejemplo, de una galaxia en espiral y de la forma espiral en que se desarrolla el caparazón de un caracol nautilus. El objeto varía, la disposición de su forma es similar: es una espiral. Al tratar de entender la razón de este fenómeno, podemos indagar entonces: ¿por qué distintos objetos adquieren la misma forma? ¿Qué es un objeto? Un objeto es un fragmento de realidad que puede tener una referencia material (piedra, edificio, aleja, urna, puente, planeta, etcétera); también puede ser un elemento o conjunto de elementos ideales (una serie de ideas, un pensamiento, una fórmula, un sentimiento, una crítica, etcétera). Un sistema puede ser tratado como un tipo de objeto; un proceso también, en la medida en que se pueden convertir en el "objeto de una investigación". Y esto último es así, porque objeto es "todo lo que es o puede ser tema del pensamiento o de la acción" (Bunge, 2000: 594). Por lo mismo, los procesos tanto materiales como ideales pueden tratarse como objetos. Cada objeto tiene su propia forma. Pero como lo señala Wagensberg, esta forma puede ser común a muchos objetos y además, cuando se tratan los procesos o las relaciones (interacciones) para estudiar sus características, éstas se asumen como objetos de estudio. En el caso de los procesos, la forma está determinada por la secuencia de relaciones y caminos, así como de sus modificaciones en tiempo y espacio. También la forma particular de cada objeto cambia conforme lo hace el objeto. Luhmann (1991) lo señala cuando dice que los sistemas autopoiéticos crean estructuras nuevas en el momento en que observa que los cambios en un sistema afectan su entorno, porque alteran sus límites (un límite es una forma). Esta relación de formas y objetos ha venido prefigurando la observación científica dentro de horizontes disciplinarios específicos. Aunque ésta sea la manera en que habitualmente se los observa, en este libro el concepto de forma adquiere el significado griego de esencia. ¿A qué se le llama esencia aquí? La esencia es el conjunto de propiedades de un objeto, proceso o relación; lo que es genérico en ella. La forma es la esencia de los objetos materiales e inmateriales y de todos los procesos. Esta puede ser a veces incorporada arbitrariamente a ciertos objetos, como cuando se fijan las fronteras de un país, se periodizan los procesos históricos o cuando un investigador delimita su objeto de estudio. La forma parece tener diferentes propiedades, tanto si está ligada a un objeto material o ideal, como si es parte de un proceso, sistema o relación. Una de estas propiedades es su plasticidad. El carácter plástico y la posibilidad de transformación de las formas de cambio se desdibujan en algunos trabajos que privilegian el contenido sobre la forma. ¿Qué les da sentido a las formas? Es decir, ¿qué impulsa incesantemente a la forma hacia su propio cambio y qué lo contiene, moldeándola? No se trata aquí de dispersar lo que se conoce sobre la forma hacia un infinito de posibilidades. El infinito a los ojos de la ciencia no es más que "algo que aún no hemos entendido o contado" (Rovelli, 2016: 211). Es posible acceder a las formas del cambio desde otro horizonte, porque lo accesible de las formas, límites, fronteras, horizontes, distrae por la cercanía de su distancia a nuestro entendimiento y lo aleja de formas menos visibles pero igualmente presentes. Sólo recientemente los científicos han podido saber que "Vemos una estructura elemental del mundo en la que no existe el tiempo ni el espacio, y que consiste en un pulular de fenómenos cuánticos" (Rovelli, 2016: 10). Pero ahora se invita a que el lector entre en una dimensión de su universo cercano, en que el espacio y el tiempo no son significativos, porque la universalidad de las formas del cambio no depende del tiempo ni el espacio, aunque paradójicamente se materializa al situarse en los objetos y procesos, y allí sí se presenta espacial y temporalmente. Al asentarse en objetos, las formas adquieren dimensiones. Pueden ser las fronteras de los objetos y pueden transformarse estructuralmente con ellos. Es en estos casos que hablamos de cambio.

El cambio y sus formas

MXN

MXN$320

0