No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

De Santa Anna a la Reforma. Su Alteza Serenísima

De Santa Anna a la Reforma. Su Alteza Serenísima

 

ISBN: 9786073010726

Autor(es): Salado Álvarez, Victoriano

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Instituto de Investigaciones Filológicas

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$760
ISBN/ISSN 9786073010726
Entidad Académica Instituto de Investigaciones Filológicas
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2018-
Tema Crítica Literaria
Número de páginas 584
Tamaño 23 x 17 x 4
Terminado o acabado rústico
Idioma Español
Contenido Agradecimientos V
Advertencia editorial VII
Estudio preliminar XVII
Fuentes hemerográficas primarias LIII
Bibliohemerografía general LXIII
DE SANTA ANNA A LA REFORMA, 1 5
Dedicatorias 7
Advertencia
SU ALTEZA SERENÍSIMA [Memorias de un veterano I]
I. Se da razón de mi patria, con otras noticias que no son impertinentes en esta verdadera historia 11
II. Empiezo mis estudios y resulto gran latino 23
III. Donde se declara quiénes eran y qué pensaban los padres Luna y Huerta 29
IV. Se presentan las distinguidas personas del cacique del pueblo, su mujer y sus hijos 41
V. Lo que era en aquellos tiempos un seminario 53
VI. La metamorfosis de Trini, el pronunciamiento de Blancarte y mi viaje a la hacienda 61
VII. De cómo se caminaba en aquel tiempo, y de cómo me metí en política sin quererlo ni saberlo 85
VIII. Armas y letras, batallas y diplomacia 111
IX. La ciudad de los palacios... por hacer 131
X. Se anuncia la llegada de Santa Anna y conozco a la sin par Anarda 151
XI. Se presenta la persona de Nicolás Cuevas, personaje muy principal en esta verdadera historia, y emprendo viaje a Cartagena 161
XII. Conozco al grande hombre y refiero cómo aceptó el venir a hacernos felices 171
XIII. Guerra intestina en el campo santanista. Suárez sin ministerio 195
XIV. Término de mis amores y principio del gobierno santanista 203
Memorias de un polizonte 223
Estafeta política y social 305
[Memorias de un veterano II]
[XV.] Conspiraciones y disfraces 383
[XVI.] Cae el monstruo de pies de arcilla... y madera 393
Índice de personas CXVII
Índice de obras CXLI
Índice de personajes CXLIX
Índice de lugares CLIII
Índice de ilustraciones CLXIII

Detalles

El nombre de Victoriano Salado Álvarez (Teocaltiche, Jalisco-Ciudad de México, 1867-1931) sigue siendo enigmático para muchos, aun entre los especialistas. Su vida transcurrió entre los extremos de las dos últimas gestas que sacudieron al país (Reforma y Revolución mexicana) y adquirió plena madurez en el Porfiriato, del cual fue una de sus más respetadas figuras intelectuales. Conocido por sus grandes obras de novela histórica: De Santa Anna a la Reforma (1902-1903) y La Intervención y el Imperio (1903-1906), que en conjunto forman los Episodios nacionales mexicanos, Salado encumbró la cultura decimonónica de aquella época, dedicándose a su tributo y defensa en los tiempos convulsos de la Revolución mexicana. Esta circunstancia le valió el destierro y, más tarde, por una ley implacable de dialéctica política, el descrédito y el olvido. Es paradójico que él mismo instara a sus contemporáneos a escribir sus memorias "porque es algo que le debéis a la posteridad" y, al mismo tiempo, que la posteridad haya acumulado con él una deuda tan grande. Este es el sentido de la labor de edición y rescate de sus obras: restaurar esa deuda histórica, que casi a modo de epitafio constituyó la última voluntad literaria de un autor tan desdeñado como imprescindible en nuestras letras nacionales.
Los Episodios nacionales mexicanos abarcan la agitada historia de México que va de 1851 a 1867. Con esta obra el autor ganó fama de gran novelista histórico y destacado rapsoda de la épica liberal mexicana. Escrita en un tono realista y siguiendo las novelas históricas de Benito Pérez Galdós, los Episodios nacionales mexicanos son una obra fundamental de la narrativa nacional, de una magnitud que es de admirar tanto por su extensión como por la maestría de la forma y la pluralidad de voces y recursos narrativos que utiliza. En este primer tomo se ofrece Su Alteza Serenísima, novela con que da inicio la primera serie de estos Episodios nacionales mexicanos. Salado utiliza como eje narrativo la historia de amor entre el protagonista Juan Pérez de la Llana y la bella Trini, idilio que padece las adversidades del rechazo familiar (en un plano micro-histórico) y las borrascas de los acontecimientos que sacuden el país (en un plano macro-histórico). De ese modo el escritor refiere con amenidad y elocuencia -sin perder jamás la fidelidad al hecho histórico- los sucesos que van desde la caída de Mariano Arista y la consecuente subida de Santa Anna al poder en 1853, hasta la Revolución de Ayutla y el destierro del dictador en 1855. Juan Pérez de la Llana será testigo, confabulador y partícipe directo de los acontecimientos que se narran en esta primera obra de la magna épica saladiana.

Salado Álvarez, Victoriano

Nació en Teocaltiche, Jalisco, en 1867 y murió en la Ciudad de México en 1931. Abogado y diplomático. Cultivó la crítica literaria, la novela, la historia y la filología. Fue diputado, senador, subsecretario de Relaciones Exteriores y ministro en Guatemala. Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Colaboró en el Diario de Jalisco y en El correo de Jalisco.

ESTUDIO PRELIMINAR "Los Episodios nacionales mexicanos (1902-1906)" de Victoriano Salado Álvarez constituyen sin duda una de las empresas más ambiciosas y mejor logradas de nuestra literatura. Divididos en dos grandes series, De Santa Anna a la Reforma (1902-1903) y La Intervención y el Imperio (1904-1906), de tres y cuatro tornos respectivamente en su edición original, representan la culminación de la épica liberal impulsada en lo literario por Ignacio Manuel Altamirano con El Renacimiento (enero-noviembre de 1869) y que en México a través de los siglos (1882-1884), de Vicente Riva Palacio, tuvo su expresión histórica o historiográfica monumental. De fuerte orientación positivista, los Episodios de Salado sintetizan también el devenir de la historia de México en la época "providencial" de la apoteosis porfiriana, conjugando a su vez las inclinaciones de numerosos intelectuales que reavivaron el sueño de Altamirano en la segunda época de El Renacimiento (enero-julio de 1894) con la saga México, su evolución social (1902-1903), dirigida y en buena medida redactada por Justo Sierra Méndez. Como novela histórica mexicana, los Episodios de Salado Álvarez se ubican en la senda de Juan Díaz Covarrubias con Gil Gómez, el insurgente (1858); en sintonía con Clemencia (1869) y El Zarco (1888, publicado en 1901), de Altamirano; cercanos a Riva Palacio y Calvario y tabor. Memorias de las luchas de la Intervención (1868), así como a Juan A. Mateos y El sol de mayo (1868) o Sacerdote y caudillo (1869). Influidos por Manuel Payno y Los bandidos de Río Frío (1889-1891), por Ireneo Paz y sus Leyendas históricas de la Independencia (1894) o Doña Marina (1883), en abierto guiño a sus cuasihomónimos Episodios históricos mexicanos (1880-1883), de Enrique Olavarría y Ferrari, dialogan también con otros autores contemporáneos de mayor complicidad ideológico-literaria como Emilio Rabasa (La bola, 1888), Federico Gamboa (Apariencias, 1891) y José López-Portillo y Rojas (La parcela, 1898). Junto a todos estos nombres, símbolos mayores de las letras decimonónicas, las novelas de Victoriano han sido merecedoras de los juicios más elogiosos por parte de la crítica: "la perfección del género", comenta Carlos González Peña; "superiores a cualquiera otra serie de episodios históricos mexicanos", en palabras del crítico norteamericano John Lloyd Read; "lo mejor que en novela histórica se ha escrito en México", según refiere John Brushwood; las de "mayor equilibrio" y asimismo "de más rica imaginación dentro del estilo comedido y pulcro de la época", como reseña Ermilo Abreu Gómez en 1945; o bien, como las define José Luis Martínez en 1967, en el homenaje al escritor por el centenario de su natalicio: "una de las obras maestras de la novela histórica y una de las empresas más ambiciosas de nuestra novelística". Sin embargo, tras esa posición de encumbramiento o "culminación", de perfección literaria o clausura histórica, de síntesis o apoteosis de géneros, se oculta algo visiblemente paradójico: estas novelas son, por otro lado, apenas el inicio descollante en la carrera literaria de alguien cuya obra no vio otro destello de narrativa extensa semejante, en su propósito y en su magnitud, durante sus más de veinticinco años restantes de continua actividad literaria, histórica y periodística, por lo demás, en términos cuantitativos, de proporciones monumentales. ESTRUCTURA GENERAL Los Episodios nacionales mexicanos pueden considerarse un ciclo novelístico dividido en dos grandes series: De Santa Anna a la Reforma y La Intervención y el Imperio, de tres y cuatro tomos respectivamente. Cada una de estas series mezcla diversos géneros y tipologías textuales: desde el relato de memorias y el diario hasta el discurso epistolar, el diálogo y la escena de tipo teatral, inscritos en una estructura narrativa central que les da coherencia y unidad. Esta estructura es la novela, que integra y subsume la trama principal dentro de distintos escenarios o episodios históricos. A su vez hay tramas secundarias que se desprenden del tema unificador y dan pie a que el autor retrate aspectos colaterales o periféricos, ya de la época ya del argumento central, como si fueran apéndices o ilustraciones que enriquecen el material. En el caso de la primera serie De Santa Anna a la Reforma la división estructural comprende cuatro novelas: Su Alteza Serenísima, El golpe de Estado, Los mártires de Tacubaya (estas dos últimas concentradas en el segundo tomo de la edición original) y La Reforma. La novela Su Alteza Serenísima está dividida a su vez en cuatro episodios históricos: a) antecedentes de la revolución de Jalisco y preparativos para el regreso de Santa Anna; b) inicios, desarrollo y consolidación de la dictadura hasta el levantamiento de Juan Álvarez en el Sur; c) desarrollo de la Revolución de Ayutla, y d) decadencia y caída del régimen santanista. Todos ellos se desarrollan sobre el telón de fondo del tema unificador: la vida de Juan Pérez, sus hechos, sus amores, su trato con otras gentes, que permite desprender tramas secundarias o metadiégesis que a su vez dotan al relato de polifonía, diversidad y colorido. HISTORIA CRITICA / HISTORIA EDITORIAL Los Episodios de Salado constituyen uno de esos raros ejemplos en la dialéctica de la creación literaria en que la "magna obra" es a la vez la obra temprana, juvenil (comenzó a ser escrita cuando Victoriano contaba con escasos 34 años de edad, con sólo dos libros en su haber editorial). Por lo general los autores vuelven sobre sus primeras creaciones para dotarlas de esa "madurez" y amplitud de perspectiva que la experiencia literaria y el trato con el mundo proveen a la mirada estética, con un instinto incluso de "superación" o, al menos, de adecuación a la nueva Weltanschauung adquirida con el paso del tiempo (por lo menos ese sería el sentido de las segundas y terceras ediciones o de los "nuevos prólogos"). Las circunstancias de adaptación a la función pública primero como secretario de gobierno de Chihuahua y años más tarde dentro de la vida diplomática, por un lado, pero especialmente la dureza del destierro y las postreras penurias económicas, privaron a nuestro autor de la oportunidad de emprender una labor semejante en alcance y naturaleza a estos Episodios nacionales mexicanos. Por todo ello tenemos muy poco conocimiento de la figura histórico-literaria del Victoriano "maduro", cuya producción tardía, en su mayor parte dispersa en los periódicos (y que ha sido sometida al rescate sistemático por este equipo editor), se ve opacada por su monumental obra "de juventud". Si a eso añadimos el ser un autor tan descuidado por la crítica, de manera semejante o equivalente al largo exilio que le fue impuesto en vida, casi podría decirse que los Episodios nacionales mexicanos constituyen el único ejemplo en la obra de Victoriano que sobresale claramente del olvido." Desde poco después de su aparición las novelas merecieron la atención de críticos como Amado Nervo, en un artículo de 1903 recogido por Francisco González Guerrero en Semblanzas y crítica literaria (1952)" o Manuel Carpio en "Hombres de letras. Victoriano Salado Álvarez" (1907). Destacan también la reseña de Ermilo Abreu Gómez (1945)," así como el estudio que a ellos dedican los notables trabajos de John Lloyd Read, La novela histórica mexicana (1939), Julio Jiménez Rueda, Letras mexicanas en el siglo XLX (1944), José Luis Martínez, Literatura mexicana del siglo xx (1949-1950), John S. Brushwood, Breve historia de la novela mexicana (1959), Carlos González Peña, Historia de la literatura mexicana (1966), o los comentarios sobre el autor "Victoriano Salado Álvarez, escritor", de José Luis Martínez (1967), "Evocación de Salado Álvarez", de Alfonso Junco (1967), el prólogo a la segunda edición de las Memorias de Salado Álvarez (1985), de José Emilio Pacheco, sin olvidar los imprescindibles estudios monográficos de Francisco Jiménez, Los episodios nacionales de Victoriano Salado Álvarez (1974); más recientemente, De Santa Anna a la Reforma: discurso novelístico y recreación de la historia, de María Guadalupe Sánchez Robles (2007) y, por supuesto, las secciones a ellos dedicadas en la biografía Un porfirista de siempre, de Alberto Vital (2002)," su retrato sobre Victoriano en el tercer volumen de República de las Letras (2005), coordinado por Belem Clark de Lara y Elisa Speckmann," así como el extenso estudio introductorio que ofrece en Narrativa breve (2012), primer volumen de esta colección de las Obras." Los Episodios nacionales mexicanos han sido reeditados dos veces, en contraste con gran parte de la obra de Salado que permanece inédita: además de la edición de la Casa Ballescá y Cía de 1902-1906, Ana Salado Álvarez reeditó en 1945 una colección de bolsillo dividida en 16 tomos (Colección Málaga), en vez de los siete de que consta la edición original. En 1984-1985, gracias a los esfuerzos de Juan López y José Luis Martínez, apareció una reedición facsimilar sobre la original de Ballescá, coeditada por el Fondo de Cultura Económica, el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Cultural Hospicio Cabañas. En la presente edición, la primera que se realiza sobre la base de criterios filológicos modernos de acuerdo con los principios de la crítica textual, seguimos en todo la edición original de 1902-1906 de Santiago Ballescá.

De Santa Anna a la Reforma. Su Alteza Serenísima

MXN

MXN$760

0