No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: MXN$0
Libros UNAM

Contornos de diversidad y ciudadanía en América Latina

Contornos de diversidad y ciudadanía en América Latina

 

ISBN: 9786075241586

Autor(es): Guerrero, Ana Luisa / Olvera García, Jorge / Olvera García, Julio César (coordinadores)

Editor/Coeditor/Dependencia Participante: Centro de Investigaciones Sobre América Latina y el Caribe

Formato: Libro Impreso

Disponibilidad: En existencias

MXN$390
ISBN/ISSN 9786075241586
Entidad Académica Centro de Investigaciones Sobre América Latina y el Caribe
Edición o Número de Reimpresión 1a edición, año de edición -2017-
Tema Sociología
Número de páginas 259
Tamaño 23 x 17 x 1.8
Terminado o acabado Rústico
Idioma Español
Contenido INTRODUCCIÓN
Ana Luisa Guerrero Jorge Olvera García
Julio César Olvera García 5
INTERCULTURALIDAD, CONVIVIALIDAD Y SENTIDO DEL CHE EN EL MUNDO MAPUCHE
Ricardo Salas Astrain 47
Introducción 47
Crítica intercultural y saber mapuche acerca del che 31
La filosofía intercultural y el ser humano 39
Experiencia humana, convivialidad y dignidad de la persona. Algunos corolarios 40
Fuentes consultadas 44
MIRADAS SITUADAS A LOS FEMINISMOS NUESTROAMERICANOS
Graciela Hernández 47
Introducción 47
Los pueblos originarios en Nuestra América 48
Los pueblos originarios en el centro-sur de Argentina 49
Perspectivas teórico-metodológicas 51
Colonialismo y género 51
Del género al feminismo 53
Los feminismos de Nuestra América: teorías y prácticas 58
Los feminismos nuestroamericanos, de Aztlán y del Abya Yala 63
Balance del trabajo 68
Fuentes consultadas 69
CRÍTICA A LA IDEA DE CIUDADANÍA Julio César Olvera García
Jorge Olvera García
Alicia Sarmiento Velásquez 73
Fuentes consultadas 85
PERSPECTIVA ÉTICA DE LOS IMAGINARIOS COLECTIVOS DE LA MIGRACIÓN A ESTADOS UNIDOS
Jorge Adán Romero-Zepeda
Hilda Romero-Zepeda
Bernardo García Camino 87
Introducción 87
Corriente teórica 88
Imaginarios colectivos de la migración 90
La migración desde la psicología social 92
Migración centroamericana a Estados Unidos 96
Metodología 98
Resultados 99
Conclusiones 101
Fuentes consultadas 103
VIDA CIUDADANA: LA ACCIÓN PÚBLICA DE COMUNIDADES INMIGRANTES LATINOAMERICANOS
Claudia Abigail Morales Gómez 105
Introducción 105
Vita ciudadana desde la condición del paria 108
La acción fundamento de la vida ciudadana 143
De los desnacionalizados a la ciudadanía sin restricciones 116
Reflexiones finales 122
Fuentes consultadas 124
MODELOS DE PARTICIPACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL MODERNOS FRENTE A LA DIVERSDAD CULTURAL (ANTECEDENTES PARA UNA CRÍTICA DE LAS POLÍTICAS DEMOCRÁTICAS EN AMÉRICA LATINA)
Ana Luisa Guerrero Guerrero 127
Introducción 127
La participación en los modelos liberal y republicano 129
La participación en el marco de la multiculturalidad 133
Multiculturalismo/interculturalismo 137
La participación como vía de especificación de los derechos humanos en el marco de la multiculturalidad europea 140
Algunas peculiaridades de la participación social y política de los pueblos indígenas en América Latina 144
Fuentes consultadas 147
DERECHOS HUMANOS E INTERCULTURALIDAD: LA DIVERSIDAD COMO MARCO DE CONSTRUCCIÓN DE LA CIUDADANÍA EN AMÉRICA LATINA
Blanca Angélica Mejía Acata 149
El pluralismo epistemológico como opción contra hegemónica 1.52
Derechos humanos, colonialismo y horizontes contra hegemónicos 153
La vía intercultural 157
Fuentes consultadas 160
APROXIMACIONES PARA UNA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA E INCLUYENTE EN LA OBRA DE LUIS VILLORO
Reyna Itzel de la Cruz Quintana 163
Introducción 163
Aproximaciones al concepto de democracia 165
Democracia en Luis Villoro 1.68
Conclusiones 176
Fuentes consultadas 178
LA COMUNIDAD COMO A PRIORI DEL SUJETO: DE LA CONCEPCIÓN LIBERAL Y BIOPOLÍTICA EN LUIS VILLORO Y ROBERTO ESPOSITO
Carlos Juan Núñez Rodríguez 181
Introducción 181
La comunidad como a priori histórico en Luis Villoro 182
La comunidad como extraña y ajena 192
Conclusiones 198
Fuentes consultadas 199
EL DERECHO HUMANO A LOS PATRIMONIOS CULTURALES EN CLAVE DECOLONIAL
Lucía C. Colombato
Alejandro M. Médici 201
Introducción 201
El patrimonio cultural como producto de la modernidad 203
El patrimonio cultural como derecho humano 208
Función reguladora del patrimonio cultural y sus políticas.
El caso argentino 209
Hacia una resignificación del patrimonio cultural 215
Tres dimensiones del derecho humano a los patrimonios culturales 216
Tres retos para una construcción descolonizadora del derecho humano a los patrimonios culturales 220
Conclusiones 225
Fuentes consultadas 227
LA PRÁCTICA EDUCATIVA EN LOS AYMARAS: WANCHO LIMA,
CIUDAD DE LAS NIEVES Y LA ESCUELA-AYLLU DE WARISATA COMO PROYECTOS DE DIGNIDAD
Arturo Vilchis Cedillo 231
Preámbulo 234
La educación desde la clandestinidad 233
Destrucción y masacre en Wancho Lima 238
Warisata: la semilla aymara como fundamento pedagógico 241
La ética como fundamento de la dignidad y el respeto 244
Conclusiones 245
Fuentes consultadas 247
SOBRE LOS AUTORES 251

Detalles

El reto que plantea el libro es reflexionar la persecución de coexistencias pacíficas entre mayorías y minorías sin que en ellas medien intentos de extinción de la parte dominante sobre la dominada. La apuesta que recorre los capítulos consiste en problematizar los debilitados ideales de libertad e igualdad de la modernidad occidental, enmarcados por los contextos latinoamericanos en los que no se han logrado soluciones democráticas para sus entrañas de diversidad cultural. Se exhibe la incapacidad de modelos políticos para incluir la participación intercultural, los derechos a la educación y la creación de proyectos políticos que respondan a la conflictiva realidad latinoamericana en la que coexisten ambas partes de las extremidades: sociedad liberal y comunidad.

Guerrero, Ana Luisa

Doctora en Filosofía por la UNAM. Investigadora en el Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe. Pertenece al padrón de tutores del Posgrado en Estudios Latinoamericanos en donde imparte clases. Es miembro del SNI, nivel 1. Autora de varios títulos.

Olvera García, Jorge

Doctor en Derecho con Mención Honorífica y especialista en Derecho Procesal por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Profesor con Perfil PROMEP adscrito a la Facultad de Derecho de la UAEM, donde imparte cátedras dentro de los programas de estudios avanzados. Con veintisiete años de servicio en la institución, ha sido: Secretario Técnico de la Oficina de Rectoría, Abogado General, Director de Desarrollo Administrativo, Director del Centro Universitario Tenancingo, Director de la Casa de Cultura de Tlalpan, Subdirector Académico, Director de la Facultad de Derecho, Director de la Biblioteca Central y Director de Evaluación en la Secretaría de Rectoría. Responsable de diversos proyectos de beneficio universitario, como la coautoría en la inscripción del nombre de la UAEM en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México; fundación de la Defensoría de los Derechos Universitarios como órgano protector de los derechos de su comunidad; gestión jurídica para la Reforma de la Ley de la Universidad en 2005; e instauración del Comité de Registro de Testigos Sociales, entre otros. Autor de libros y artículos especializados en revistas de reconocimiento nacional e internacional; y coautor de obras académicas. Se ha hecho acreedor de reconocimientos institucionales como la Presea Ignacio Manuel Altamirano y, en dos ocasiones, la Nota Laudatoria.

Olvera García, Julio César (coordinadores)

Doctor en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Administración Pública por la Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor-Investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI I) del Consejo Nacional de Investigación, Ciencia y Tecnología (CONACyT). Recientemente ha publicado: El Capitulo "Ciudadanía, Cultura Política y Abstencionismo" en el libro Ciudadanía, Participación Política y Procesos Electorales en el Estado de México (2011). El artículo "Construir ciudadanía desde las universidades, responsabilidad social universitaria y desafíos ante el siglo XXI" en Convergencia, Revista de Ciencias Sociales, FCPyS -UAEMex (2011). El libro Políticas Públicas, gestión y participación ciudadana en el México contemporáneo (2010).El Capitulo "Ciudadanía, gestión y vida colectiva. Una visión hacia la democracia en México" en el libro Gestión y Administración de la vida Colectiva (2009).

El presente libro es el resultado de la cooperación de dos equipos de investigación, el primero adscrito a la Universidad Autónoma del Estado de México, coordinado por los doctores Jorge Olvera García y Julio César Olvera García; el segundo coordinado por mí en el Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a través del Seminario Permanente "Filosofía Política de los Derechos Humanos en América Latina". La preocupación central que nos reúne en esta ocasión, después de varios encuentros y publicaciones conjuntas, es la diversidad cultural y su relación con la ética intercultural y las ciudadanías alternativas. El objetivo general consiste en problematizar los debilitados ideales de libertad e igualdad de la modernidad occidental, enmarcados por los contextos latinoamericanos en los que no se ha logrado la coexistencia pacífica y respetuosa de la diversidad cultural en su sentido colectivo además del individual, en tanto que para ello es necesario que se aseguren todas las dimensiones de los derechos humanos guardando interdependencia e indivisibilidad entre ellas como vías para fortificar las democracias en la región. La precariedad de la ciudadanía en Latinoamérica se manifiesta en su incapacidad para solucionar la exclusión de las personas y pueblos que pertenecen a una diversidad cultural no dominante, ella tiene deudas con la igualdad para la diferencia; precisamente a esta condición limite nos conduce el capítulo de Ricardo Salas Astrain: "Interculturalidad, convivialidad y sentido del che en el mundo mapuche", en el que el filósofo chileno nos presenta el modo de explicar y comprender la experiencia de lo humano por parte de la filosofía intercultural que, por una parte, valora el conocimiento que tiene el mundo indígena de sí mismo y, por otra, cuestiona los modos de menosprecio histórico hacia la dignidad de los pueblos indígenas. Ricardo Salas sostiene que tal experiencia de lo humano ha sido interpretada a partir de matrices eurocéntricas y racionalistas, emplea dos categorías de la tradición filosófica germana en sus análisis, a saber: la del "mundo de la vida" y de "reconocimiento", con ellas profundiza el debate epistémico acerca de los saberes humanos en contextos asimétricos. De tal forma, el autor efectúa un ejercicio intercultural para la comprensión del che en la tensión entre el sistema de conocimientos (rakiduam) y el saber mapuche (kimün), y se concentra especialmente en el modo de explicar y comprender la experiencia humana por parte de la filosofía intercultural que, por una parte, valora el conocimiento que tiene el mundo indígena de la persona y, por otra, cuestiona la hegemonía del mercado global. La propuesta consiste en obtener un pensamiento integrador que despliegue tanto el sentido conjunto del mundo material, humano y espiritual como una inserción ético-política en el mundo. Con todo ello, Ricardo Salas ofrece caminos y respuestas filosóficas para la convivialidad humana vinculando la dignidad tanto personal como colectiva. Uno de los grandes males alarmantes en todo el orbe, y de manera sobresaliente en nuestra América, es la violencia hacia las mujeres; la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas aprobó el 2 de julio de 201.0 establecer la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad entre los Géneros y el Empoderamiento de la Mujer (ONU-Mujeres)1 para contribuir y defender los derechos de las mujeres con el objetivo de dar término a tal situación. La dignidad como principio rector en las relaciones de género y cultura es exigible con energía ante la arrolladora y resuelta fuerza que las mata, las vulnera, las lastima; todas las propuestas que beneficien las relaciones humanas deberán redundar en el exterminio de la violencia hacia las mujeres y niñas. El ejemplo de este horror y centro de feminicidios es Ciudad Juárez en México. Hasta el momento no se cuenta con cifras exactas del número de víctimas, lo que ahí sucede muestra la afrenta sin control a la dignidad humana. Es indispensable, imprescindible y urgente que se resuelvan exhaustiva y totalmente los feminicidios, y que se terminen de manera definitiva. En estas tareas y debates los feminismos nuestroamericanos cobran importancia mayúscula para establecer éticas interculturales y diálogos de respeto solidarios en pos de políticas democráticas profundas y procesos de despatriarcalización, condiciones todas ellas para la concordia y el entendimiento ético-político de cualquier proyecto de vida en plenitud. Con este marco de exclusión social y violencia de género es propicio pasar al capítulo de Graciela Hernández, académica argentina, intitulado "Miradas situadas a los feminismos nuestroamericanos", en el que se nos ofrece una genealogía de los feminismos a través de la síntesis de los feminismos de nuestra América desde una mirada situada temporal y espacialmente, partiendo del presente y desde el centro-sur de Argentina, concretamente desde la ciudad de Bahía Blanca. De esta forma, nuestra autora muestra el lugar, el espacio desde el que ella organiza su trabajo y prácticas de investigación con mujeres mapuche que llegaron desde las provincias patagónicas y de Chile, y con migrantes bolivianas de las cuales muchas se consideran originarias. Podemos observar en su análisis las perspectivas teóricas que desarrolla a través de su relación con los llamados estudios culturales, claramente marxistas heterodoxos, así como de ejes teóricos del género poscolonial y decolonial que interpelan al colonialismo cuestionando el modelo colonial y patriarcal que Europa implantó en América, que se impuso homogeneizando a las personas que habitaban este continente y denominándolos "indios" sin tener en cuenta ninguna particularidad; también volvían invisibles a las mujeres o las estigmatizaban creando representaciones negativas como el de la "Malinche". Con base en todo lo dicho, Graciela Hernández propone perspectivas metodológicas cualitativas en las que se priorizan los análisis de textos que muestran las particularidades de los feminismos originarios nuestroamericanos, en relación con los afrodescendientes y mestizos que dan cuenta de nuevos mestizajes. También se incluyen los registros surgidos de la observación participante de la autora. Esto nos permite adentramos en los procesos de la reunión de caminos y de su conjugación en la realización de la Primera Marcha de las Mujeres Originarias, realizada en el año 2015 en la Capital Federal de Argentina, en la que participaron varones y mujeres que se organizaron en todo el país con el propósito de manifestarse bajo las consignas del Buen Vivir -surgidas en el mundo andino quechua y aymara- que, según Graciela Hernández, fue una concentración que generó un consenso aglutinador que supera particularidades espaciales, ideológicas e identitarias. Por estas razones es que el capítulo destaca la recepción del Buen Vivir en el espacio académico de investigación y en la cultura y las prácticas políticas mapuches actuales, ya que el feminismo comunitario se encuentra en proceso de construcción y recreación respondiendo a sus propias necesidades y con un pensamiento peculiar que nos enseña otras alternativas de relaciones humanas y despatriarcalización. Los contornos de la ciudadanía moderna, que como ya señalamos antes, no han sido capaces de responder a la inclusión de la diversidad cultural con la apertura de nueva institucionalidad, tampoco lo han sido para las condiciones de actores urbanos que permanecen en la marginación. El capítulo "Crítica a la idea de ciudadanía", de los académicos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) Julio César Olvera García, Jorge Olvera García y Alicia Sarmiento Velásquez aborda este último asunto analizando la ciudadanía desde una doble perspectiva. Por una parte, los autores elaboran una crítica de la idea tradicional y hegemónica de la ciudadanía que identifica su adquisición con la nacionalidad, lo que consecuentemente restringe la actividad política de los ciudadanos a una dimensión jurídica institucional y, en consecuencia, se condena a la ciudadanía a ser sólo una pieza del engranaje de la institución estatal reguladora. Los autores proponen, como alternativa a esta ciudadanía, el surgimiento de la participación ciudadana para las problemáticas cotidianas de la vida en la ciudad. Es decir, ofrecen la interpretación de la ciudadanía como vehículo para hacer del ciudadano un actor social que no sólo tenga un reconocimiento jurídico, sino que incida en la actividad política con potencial emancipador. La ciudadanía, como ejercicio de un sujeto interesado con el destino de sus conciudadanos, requiere que el Estado responda a este llamado para estar a la altura de las demandas civiles, políticas y culturales de los ciudadanos. Las reflexiones aquí expuestas no renuncian ni a la categoría ni a la función de la ciudadanía, ya que afirman que es central para el análisis social y político de la realidad, pero insisten en la resignificación de ella con la finalidad de visibilizar aquellas formas de organización colectiva que abren nuevos horizontes históricos que privilegien la autorrealización y la emancipación humanas por encima de la regulación social. Es un texto que coloca la preocupación por la ciudadanía en el contexto mexicano y que logra centrar la función de la ciudadanía en la construcción de la participación con sentido diferenciado de pertenencia y de identidad en la ciudad, de aquí que se acuda a exploraciones de antropología de la sociabilidad urbana para apoyar la resignificación del actor urbano. La propuesta de los autores consiste en la construcción de la ciudadanía que permita la práctica de la institucionalización del conflicto desde abajo, desde las mismas necesidades de los actores en resistencia para así transformar los escenarios concretos excluyentes a favor de escenarios estratégicos para la construcción colectiva de la convivencia futura pacífica y democrática. Hasta el momento, los capítulos anteriores nos introdujeron en las posibilidades de la interculturalidad para la comprensión de la diversidad de mundos repletos de sentido, así como en las perspectivas de feminismos nuestroamericanos que responden a las realidades de las mujeres en sus contextos de convivencia tanto al interior como al exterior de sus comunidades. Hemos visto también, los límites de la ciudadanía que requiere ser revitalizada para responder a los conflictos de los actores urbanos que no pueden ser resueltos con meras actuaciones esporádicas infructuosas en la creación de valores comunes. Ahora, vamos a ocuparnos de dos capítulos que abordan temas relacionados con los anteriores y que desarrollan escenarios que tensan las relaciones humanas desde los marginados de la membresía de la ciudadanía, como son las personas que no tienen "papeles" y necesitan acreditar su legalidad, es decir los inmigrantes ilegales. Otra cuestión que veremos más adelante es la de los modelos de participación política y social frente a la diversidad cultural. Por ahora, veamos el primero de ellos presentado por los profesores mexicanos Bernardo García Camino, Jorge Adán Rome-ro-Zepeda e Hilda Romero-Zepeda, en su colaboración intitulada "Perspectiva ética de los imaginarios colectivos de la migración a Estados Unidos", tema por demás candente en los momentos actuales de la llamada "era Trump", y que nos permitirá adquirir elementos de opinión sobre las causas de la inmigración, pues los autores aportan una visión y reflexión distintas de la tesis dominante, en la que se afirma que la migración hacia Estados Unidos se explica como una estrategia económica de sobrevivencia del núcleo familiar. Nos indican que existen muchos otros factores implicados en este fenómeno complejo y multicausal. En específico, la restricción del comportamiento de la migración a Estados Unidos como reflejo exclusivo de cambios macroeconómicos, es una simplificación que no brinda la comprensión suficiente para atender los problemas derivados de este fenómeno. La migración internacional campesina es un proceso que permite re-configurar subjetividades en las que la esperanza otorga a los migrantes expectativas para la realización de una nueva vida. Les da la esperanza a los migrantes de que en Estados Unidos pueden realizar sus expectativas de vida, en donde aun cuando este proyecto resulte infructuoso, simbólicamente evita que la comunidad camine hacia un suicidio colectivo. Emprender la migración permite al campesino salir del estado de abulia, le activa para confrontar sus miedos, rompe con su mutismo y altera su ensimismamiento. Este impulso vital convierte al migrante en un héroe para su comunidad, pues se sacrifica a sí mismo y cumple una tarea que va en beneficio de su familia y su comunidad, mostrando que ama a sus allegados y desea la perpetuación de su grupo. La tesis central a la que los autores llegan es que la migración es un proceso simbólico por el cual se busca significar las expectativas de vida del campesino centroamericano. Siguiendo este mismo tenor de ideas, la profesora mexicana Claudia Abigail Morales Gómez se propone analizar críticamente la vida ciudadana y la dignidad que se genera en ella a partir de la acción en lo público, para lo que considera la práctica de los migrantes latinoamericanos a la luz de la teorización del paria. Así pues, en su capítulo intitulado "Vida ciudadana: la acción pública de comunidades inmigrantes latinoamericanos", la autora recupera la categoría del paria desde el pensamiento arendtiano, lo que la lleva a plantear la discusión sobre la vulnerabilidad de los outsiders y sobre la interpretación de su acción como una forma de resistencia y dignificación que el movimiento de migrantes ha logrado posicionar en la ciudad de Nueva York. La presencia de este grupo en el ámbito público, nos dice Claudia Abigail Morales, tiene un lugar político en donde visibiliza su humanidad frente a quienes no los consideran como parte de la sociedad y la política. Se nos explica que es por ello que los jóvenes latinoamericanos dreamers, como movimiento, han luchado por su derecho a permanecer y pertenecer a una comunidad política a pesar de no poseer la nacionalidad, circunstancias que pueden ser entendidas a través del pragmatismo de Dewey y la fenomenología de Hannah Arendt. Hoy, ante el clima de intolerancia, están siendo perseguidos como nunca; emplean y se valen de manifestaciones y del uso de las redes sociales para dar a conocer sus demandas de legitimación y legalización y, sobre todo, legitimar sus posibilidades de acción creando una mirada discursiva distinta que los incluya y los deje de criminalizar por no tener papeles. Este texto contribuye a obtener elementos de juicio para explicar las circunstancias actuales. Respecto al capítulo "Modelos de participación política y social modernos frente a la diversidad cultural (antecedentes para una crítica de las políticas democráticas en América Latina)", texto con que contribuyo, expongo los interiores de los modelos de participación políticos modernos con base en las interpretaciones que ha venido efectuando el filósofo vasco Xabier Etxeberria. Elegí a este autor porque ofrece una explicación sobre los marcos referenciales de la filosofía política que le han dado sentido a la participación de los modelos liberal y republicano, además problematiza el hecho de que ellos no consideran el contexto multicultural, explica que los objetivos tanto liberales como republicanos no atienden la creación de la institucionalidad para la diversidad cultural. Desde estos postulados es que luego atisbo la cuestión de la participación en nuestra región, en específico de ciertas experiencias políticas en Bolivia, sólo con el objetivo de vislumbrar los efectos de la marginación social y política de los pueblos indígenas que formaron parte de las bases políticas que transformaron a Bolivia en un Estado plurinacional e intercultural. Los modelos de participación social y política que se expusieron en los primeros apartados muestran su incompletud frente a los pendientes de las democracias latinoamericanas, las que no podrán ser tales manteniendo la exclusión de sus propias entrañas de diversidad cultural. Desde aquí, logramos tender un puente hacia el capítulo "Derechos humanos e interculturalidad: la diversidad como marco de construcción de la ciudadanía en América Latina", de la latinoamericanista mexicana Blanca Angélica Mejía Acata, quien parte del hecho de que América Latina es una de las regiones más diversas, tanto en lo geográfico como en lo lingüístico y cultural. Opina que la diversidad no es siempre apreciada como riqueza, y afirma que en muchos casos la diferencia se traduce como desventaja y vulnerabilidad. Desde su perspectiva, el Estado liberal no ha sido capaz de resolver la igualdad en la diferencia, por ejemplo, la igualdad de los pueblos indígenas. Se establece un diálogo con Boaventura de Sousa Santos para explorar las opciones emancipatorias que puedan proponerse como lógicas explicativas y como éticas a favor de la pluralidad e inclusión de los pueblos indígenas. Propone apostar por la interculturalidad como una de las vías de análisis y fundamentación que permita considerar a la diversidad como una característica de lo humano, lo que en su opinión ayudaría a construir una ciudadanía abierta y plural, creando nuevas referencias, formas de acceso y dimensiones para el ejercicio político. Tales contornos de diversidad y su relación con respuestas interculturales como las que nos ha propuesto Blanca Mejía, tienen en la obra del filósofo mexicano Luis Villoro una serie de planteamientos que invitan a explorar críticamente sus posiciones filosófico-políticas. A continuación las abordaremos. En el capítulo: "Aproximaciones para una democracia participativa e incluyente en la obra de Luis Villoro", Reyna Itzel De la Cruz Quintana ofrece un análisis del pensamiento político del filósofo mexicano a partir de la pregunta ¿cuál es el Estado más justo? Para lo que acude a las distinciones que este autor realizó sobre los modelos de asociación política y sus relaciones con el disfrute de la libertad y la igualdad modernas. Se exponen las propuestas de Estado plural como respuesta al problema de la exclusión liberal de la diversidad cultural. Para Villoro, nos dice la autora, el objetivo es obtener una igualdad que vaya más allá de la que proporciona el modelo de la asociación para la libertad; su gran reto consiste en lograr un modelo social y político que no deje en la zaga a los pueblos indígenas. El Estado plural villoriano es la propuesta para la cuestión del Estado justo en tanto que en su fundamentación ofrece las condiciones para la realización de necesidades básicas y del bien común. La pregunta que Reyna de la Cruz destaca para interrogar los planteamientos de Villoro, en tanto permite continuar con la crítica, es la siguiente: ¿Hasta qué punto la comunidad propuesta por Villoro no se convertiría en fuente de intolerancia frente a perspectivas distintas que surjan en el interior de la misma, y cuál sería la relación con el disenso y el consenso? La contribución del filósofo mexicano Carlos Juan Núñez Rodríguez se interna en la filosofía política para someter a crítica las alternativas provenientes del modelo liberal y de quienes pretenden ir más allá del sujeto que esta corriente defiende para reivindicar el lugar de la comunidad como fundamental para la vida política. Éste, pues, es el tema de su texto: "La comunidad como a priori del sujeto: de la concepción liberal y biopolítica en Luis Villoro y Roberto Esposito", la preocupación central consiste en analizar las relaciones entre comunidad y sujeto. En Latinoamérica, afirma Carlos Núñez, esta relación se reflexiona atendiendo las circunstancias históricas de la región y de sus tradiciones. Como representante de esta intencionalidad, Núñez Rodríguez nos presenta las concepciones del filósofo mexicano Luis Villoro sobre comunidad y sus acepciones, las que, grosso modo, plantean una serie de significados que se engarzan y que dotan de cierto bagaje conceptual que vienen al encuentro de la interpretación y comprensión de la historia, es decir, se cuenta con un a priori que condiciona la concepción de la comunidad. De tal forma, la concepción de comunidad en sus tres sentidos: como invención, como historia y como futuro son posibilidades que emergen en unos momentos y lugares con referentes desde los que cobra significado la comunidad. Esta es la interpretación del pensamiento de Villoro que Núñez Rodríguez ofrece para destacar la propuesta central de ese filósofo: "La comunidad inventada e impuesta por el liberalismo ya no es una opción". En cuanto al abordaje que aquí se realiza del filósofo italiano Roberto Esposito, se centra en su adscripción al liberalismo desde un enfoque biopolítico que sostiene que la única comunidad posible es la liberal que deviene en su propio exterminio y ante la que no hay alternativa. Los contrastes entre uno y otro pensador por medio de la ponderación de sus principales argumentaciones y perspectivas asumidas, es en sí una contribución del autor que, bajo sus propias reflexiones en torno a estos dilemas y debates, apuesta por la creación de proyectos políticos que respondan a la conflictiva realidad latinoamericana en la que coexisten ambas partes de las extremidades: sociedad liberal y comunidad; el reto lo plantea en los términos de la persecución de coexistencias pacíficas sin que medien intentos de extinción de la parte dominante sobre la otra. Lucía C. Colombato y Alejandro M. Médici se ocupan desde Argentina del derecho a los patrimonios culturales, siendo un tema de gran importancia por su exigencia a lo largo y ancho de nuestra América. Los autores abogan por el reconocimiento, tratamiento y exigibilidad del derecho humano a los patrimonios culturales, lo que implica, nos dicen, efectuar una re significación de lo que hasta ahora se ha entendido por patrimonio cultural y proponen reflexionar en torno a la definición misma de los derechos humanos. El fenómeno de la conservación del patrimonio cultural es estrictamente moderno, lo que se muestra en su relación con la idea moderna de nación mono cultural, y se reitera en la institucionalización que se ha hecho de la protección del patrimonio cultural desde los criterios de los Estados-nación liberales. Se destacan en el capítulo los análisis de las políticas argentinas sobre esta materia que constatan la función reguladora que le han impreso, como se puede también para el caso de la campaña genocida llevada a cabo durante la Guerra del Desierto. Asimismo, se analizan los principales mecanismos jurídicos internacionales destinados a la protección y conservación de los patrimonios culturales, para descubrir la colonialidad y el eurocentrismo de la matriz epistémica desde la cual ha surgido el patrimonio cultural y no la idea de los patrimonios culturales. En el texto se evidencia que tales dispositivos impiden dar cuenta de las luchas intranacionales por el dominio de los sentidos de identidad y participación que están en juego alrededor del patrimonio cultural, ya que el acceso a éste debiera traducirse en el acceso a bienes y prácticas culturales vinculadas con la dignidad humana que es plural. Los puntos de vista que se exponen sobre el tema tienen la virtud de conducirnos al debate sobre los derechos culturales a partir de la reivindicación de la diversidad cultural como derecho humano, se sitúa su triple dimensión: personal-individual y colectiva, temporal y territorial. Los autores proponen miradas interculturales que implican la construcción descolonizadora del derecho humano a los patrimonios culturales y, en congruencia con las tres dimensiones ya mencionadas, plantean los tres retos siguientes: recuperar la dimensión colectiva del derecho a los patrimonios culturales a través de una gestión democrática del patrimonio cultural; involucrar a los colectivos subalternizados en la política patrimonial y fortalecer las memorias alternativas a las oficiales para garantizar el acceso y goce democráticos de los patrimonios y recuperar la dimensión territorial desde una concepción comunitaria de la propiedad. Los derechos culturales tienen íntima relación con el derecho a la educación, ambos tienen el objetivo de caminar hacia el conocimiento y respeto de la memoria colectiva como derecho que tienen los pueblos, de tal manera que deconstruir la historia para develar la memoria y el pasado significa recobrar las posibilidades del futuro, ya que la proyección de vida tiene que ver con el apropiamiento de lo que se ha sido, no hablamos aquí de esencialismos históricos ni tampoco de esfuerzos por detener el tiempo o regresar a un atrás que fue mejor, sino del derecho a la autonomía de los pueblos. Esta es, pues, la propuesta que se plantea: derecho al patrimonio para la construcción de un porvenir descolonizado. Tales preocupaciones son también expuestas en el capítulo que escribe Arturo Vilchis Cedillo, "La práctica educativa en los aymaras: Wancho Lima, ciudad de las nieves y la Escuela-Ayllu de Warisata como proyectos de dignidad". El texto está centrado en cómo fueron las prácticas pedagógicas llevadas a cabo en Wancho Lima (Perú, 1923) y la Escuela-Ayllu de Warisata (Bolivia, 1931-1940) para, posteriormente, introducirse en la pregunta: por qué ellas. El autor nos expone y explica que las prácticas pedagógicas se concibieron como proyectos escolares que buscaron el desarrollo integral de aymaras como individuos críticos e incluyentes de una sociedad, siempre bajo el fundamento de ser éticamente responsables. Perspectivas pedagógicas incluyentes que cuestionaron y se opusieron a las formas pedagógicas, a los valores morales, a las formas y modelos económicos y las estructuras políticas, por lo cual no sólo se quedaron en una crítica, sino que plantearon un horizonte posible a través de la educación. El método utilizado por Vilchis Cedillo no parte de una definición de dignidad como una abstracción conceptual histórica, definitiva y estática, sino que su definición se irá conformando a través de la historicidad y del proceso inductivo de interpretación de ambas experiencias, para ello, muestra que la epistemología tiene la función de permitir la apertura a formas orales, testimoniales y artículos periodísticos para construir la historia. Sin duda, el autor nos invita a reflexionar las limitaciones de la epistemología eurocentrada para aperturar otros horizontes reflexivos de creación intelectual y práctica. Las investigaciones de cada uno de los autores aquí reunidos conforman una muestra de los andamiajes intelectuales de la academia latinoamericana que se interesa en dar cuenta de las relaciones entre la diversidad y las prácticas políticas. Así, la ciudadanía, entendida como una membresía que permite ejercer la igualdad, se ha visto cuestionada por diferentes agentes que le reclaman ser un impedimento para la protección y el respeto de la dignidad de las personas, como lo denuncian los llamados 'sin papeles", outsiders, que se ven empujados de los contornos de la igualdad para el otorgamiento de los derechos humanos. Otro sujeto poli-tico y social que también cuestiona las limitaciones de la igualdad que representa la ciudadanía es el de los pueblos indígenas, que en sus resistencias y demandas de derechos humanos muestran que los modelos políticos y sociales que prescinden de su participación no han sido capaces de comprender sus exigencias en tanto se mantienen sin asegurar ni proteger su dignidad y derechos a la diversidad cultural. Son cuestiones todas ellas que requieren la comprensión interdisciplinaria para contribuir a colocarlas y mantenerlas abiertas, ya que la diversidad cultural, en sus ámbitos individual y colectivo, está sujeta a los vaivenes de las relaciones de poder y en riesgo de violencia permanente, incluso extrema, cuando se le proscribe, rechace, persiga o señale como intolerable o perjudicial para la sociedad. Por todo ello son temas de urgencia ética, de los que la academia no puede desatenderse ni sustraerse.

Contornos de diversidad y ciudadanía en América Latina

MXN

MXN$390

0